AP

CIUDAD DE MÉXICO.- A cinco días de las elecciones de mitad de término del gobierno de Enrique Peña Nieto, las urnas se siguen manchando con sangre. Ayer, el candidato a diputado federal por el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) por el Valle de Chalco, Estado de México, Miguel Ángel Luna fue asesinado cuando desconocidos entraron a su bunker de campaña y le dispararon.

La Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) confirmó en un comunicado que Luna se encontraba en un inmueble que aparentemente utilizaba como búnker en la colonia Xico, Valle de Chalco -ciudad de la que fue alcalde-, hasta donde presuntamente arribaron varias personas que le dispararon, causándole una herida en el tórax.

“Luego de la agresión, el lesionado fue trasladado hasta el hospital Fernando Quiroz, del Instituto de Salud del Estado de México, donde se reportó su ingreso sin signos vitales”, dice el comunicado.

La PGJEM condenó el acto y explicó que en el lugar de los hechos trabaja personal especializado de la Fiscalía de Homicidios y del Instituto de Servicios Periciales, quienes realizan las diligencias para identificar a los probables responsables del homicidio, localizarlos y detenerlos.

A través de un comunicado, el PRD informó que en el ataque resultó también herido de bala el candidato a Séptimo Regidor, Tonatiuh Gutiérrez.

“El PRD condena la violencia y llama a una contienda civilizada, en paz y con democracia”, apunta el comunicado en que la agrupación demanda a las autoridades el pronto esclarecimiento de los hechos y el castigo a los responsables.

Luna tuvo una carrera agitada y volátil en la política mexicana. Fue presidente municipal de Valle de Chalco por el PRD, luego se pasó al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y ganó una diputación federal por esa agrupación política. Hace tres años fue candidato del PRI a la alcaldía y había regresado al PRD para ser postulado como candidato a la diputación federal por el mismo distrito.

“Proceso electoral en paz”

Ayer, el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, condenó el asesinato de Luna y ordenó a las instancias de procuración de justicia y seguridad ciudadana “a hacer uso de todas sus capacidades a fin de localizar y capturar a quien o quienes hayan perpetrado este crimen”.

Ávila, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el mismo del presidente Enrique Peña Nieto, afirmó que de acuerdo con las primeras indagatorias de la PGJEM el homicidio no está vinculado con el actual proceso electoral que concluirá el próximo 7 de junio.

Además, afirmó que en la entidad se ha desarrollado un proceso electoral en paz, y aseguró que su Administración trabaja para que el próximo domingo los habitantes salgan a las urnas a votar con tranquilidad y confianza, de acuerdo con un comunicado del Gobierno estatal.

El asesinato de Luna ocurre una semana después del asesinato de José Salvador Méndez, coordinador de campaña del candidato a diputado por el PRI en Zacatlán (Puebla), Lorenzo Rivera, y en la Ciudad de México de Israel Hernández, coordinador de la candidata a diputada local del PRI Aida Beltrán.

Poco antes, a mediados de mayo, Enrique Hernández, candidato del Movimiento Regeneración Nacional a edil de Yurécuaro, Michoacán, fue asesinado en una plaza donde realizó un mitin, mientras Héctor López, candidato del PRI a regidor en el municipio de Huimanguillo, Tabasco, murió por el impacto de balas.

El candidato del PRI a la alcaldía de Iguala, Guerrero, Ulises Fabián, fue asesinado el 1° de mayo por un grupo armado.

En marzo hubo otro asesinato, el de la aspirante a candidata del PRD a la alcaldía de Ahuacuotzingo, Guerrero, Aidé Nava, decapitada presuntamente por un grupo del crimen organizado.

Hace cuatro días, el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, aseguró que las campañas para las elecciones del 7 de junio han transcurrido dentro de los cauces previstos, a pesar de la violencia.

“En el contexto adverso la normalidad electoral transita por cauces previstos”, dijo Córdova, quien consideró que los ataques a los candidatos han sido aislados, aunque sí reconoció imposible menospreciar hechos como la muerte de algunos de ellos.

El próximo domingo, más de 83 millones de mexicanos están convocados a las urnas para elegir 1996 cargos públicos, entre ellos 500 diputados federales y los gobernadores de nueves estados.