S. Sandoval / El Sol

Esta Es Parte De Una Serie Sobre El Tren De Alta Velocidad

Cientos de residentes del Valle de San Fernando y otras áreas protestaron el martes 9 de Junio frente al edificio estatal Ronald Reagan en el centro de Los Angeles antes de una reunión de la Junta del Tren de Alta Velocidad.

Sin importar de dónde provenía la gente, todos tenían el mismo mensaje para el Gobernador Jerry Brown: estaban en contra del plan del Tren Bala para pasar por sus comunidades. La oposición fue férrea y los comentarios públicos duraron todo el día.

En una conferencia de prensa antes de la reunión, los residentes de San Fernando se pararon al lado de un cartel donde estaba escrito: El Legado del Gobernador Brown – Desplazamiento, Destrucción, Devastación.

La pequeña ciudad hizo arreglos para que un autobús llevara a los residentes hasta el centro de Los Angeles, para aquellos que pudieron tomarse el día.

Residentes de Acton/Agua Dulce, la Ciudad de San Fernando, Pacoima, Lake View Terrace y Shadow Hills tenían la misma queja una vez hablaban ante la Junta: “El Tren de Alta Velocidad destruirá comunidades, quitará casas y negocios y dañará nuestras vidas”. Ellos hablaron con una voz en conjunto para decirle a la Junta que las muchas reuniones comunitarias organizadas alrededor del proyecto han sido presentaciones superficiales ofrecidas por consultantes bien pagados que han ignorado sus preocupaciones.

Todos expresaron el mismo miedo – que les arrebaten sus casas y propiedades por medio de dominio eminente (eminent domain). Algunos testimonios fueron muy emotivos y algunas personas no pudieron evitar derramar algunas lágrimas.

“¿Qué le voy a decir a mi hija de 5 años cuando me pregunté si vamos a perder nuestra casa?”,  preguntó una madre residente en Shadow Hills que tenía a la pequeña a su lado. ¿Qué le puedo decir y todavía decirle la verdad?”

John Rosengrant también se emocionó al dirigirse a la Junta, ya que dijo que podría ser impactado por partida doble. “Mi casa está en la trayectoria de la ruta propuesta para el tren en San Canyon y mi negocio está sobre la ruta trazada en la Ciudad de San Fernando”, dijo.

Rosengrant se mostró visiblemente afectado durante la reunión, pero luego dijo al San Fernando Valley Sun/El Sol que todos en la comunidad están molestos por la incertidumbre que se cierne sobre sus vidas.

“Te sientes molesto y sin ayuda. Yo trabajé por 30 año y luego te das cuenta que tu casa no tiene valor. No la puedes vender, solo vale un cuarto de lo que una vez valió y es devastador. Rosengrant dijo que existe la posibilidad de que su casa no sea afectada, pero se verá forzado a vivir a 80 yardas de una vía ferroviaria.

“He trabajado muy duro por mi casa y negocio y con el dominio eminente te bajan el valor de tu casa y te dan lo que sobra, nadie me regaló nada”, dijo.

El es propietario de Legacy Effects en la Ciudad de San Fernando, que produce efectos especiales para las películas y ahora debe considerar si muda este negocio fuera de la ciudad. “Todo es incertidumbre actualmente”.

Los residentes que esperaban hablar intercambiaban información y teléfonos para mantenerse actualizados. “Ellos te van a arrebatar tu casas y empleos, pero luego dicen que van a dar trabajo a la gente. Eso no significa que vamos a obtener esos empleos después que arrasen con los lugares donde trabajamos. Este maldito tren ni siquiera se construye en este país, hasta el acero para construirlo viene de otros países”.

Los únicos que hablaron a favor del proyecto fueron los representantes de los sindicatos que esperan los trabajos de construcción que se crearán y los varios consultantes que buscan contratos potenciales.

Algunos residentes expresaron su inconformidad con su legislador local que no los ha apoyado.

Residentes de Pacoima y San Fernando se refieren con particular enojo para con el concejal angelino Felipe Fuentes quien la semana pasada envió una carta a la Autoridad del Tren de Alta Velocidad para animarlos a que se elimine una ruta que impactaría la comunidad de Shadow Hills, mientras que la ruta SR-14, que impactaría Sun Valley, Pacoima, la Ciudad de San Fernando, Sylmar y Santa Clarita sigue en la mesa.

Los supervisores Michael Antonovich y Sheila Kuehl recomendaron cambiar la ruta SR-14 de la propuesta de superficie a una de túneles a través de las comunidades del noreste del Valle de San Fernando.

“Dos de esas autoridades ni siquiera representan la Ciudad de San Fernando”, dijo la vicealcaldesa Sylvia Ballin. “¿Qué derecho tienen esos autores para hablar en representación de nuestra comunidad? No queremos que esta ruta pase y destruya nuestra ciudad, y eso es todo”, dijo Ballin de forma enfática.

Brian Saeki, Administrador de la Ciudad de San Fernando, indicó que el informe más reciente de la Autoridad del Tren de Alta Velocidad (HSRA) reportó incorrectamente que la Ciudad de San Fernando apoyaba que se excaven túneles en esa municipalidad. El dijo que pidió que corrigieran ese registro.

La Vicealcaldesa Ballin dijo que en ninguna de las cartas enviadas a la Junta se han pronunciado a favor de la ruta SR-14, de ninguna forma. “El problema es que ellos no escuchan. No queremos que esta ruta pase sobre la superficie, abajo del suelo o en ningún lugar en nuestra ciudad. Nos destruirá”, dijo Ballin.

“Estuvimos a punto de irnos a la bancarrota hace dos años”, Saeki dijo a la Junta. “A través del trabajo arduo de la comunidad y si ponen esta ruta estaríamos en la misma posición que hace dos años, y francamente, no creo que podamos recuperarnos otra vez.”.

Saeki recomendó que las reuniones futuras se realicen en la Ciudad de San Fernando.

Conscientes de que la comunidad estaba molesta con los legisladores locales y estatales, la Asambleísta Patty López emitió el siguiente comunicado el mismo día que tuvo lugar la reunión:

“En un comunicado anterior, declaré mi oposición a las rutas propuestas para el tren de alta velocidad y sigo en desacuerdo con las rutas. Hasta la fecha he escuchado numerosas preocupaciones de mis comunidades. Comparto estas preocupaciones serias de mis representados ya que las cuatro rutas propuestas no solo impactarían seriamente las áreas urbanas de mi distrito de forma negativa, pero potencialmente podría devastar las zonas rurales y naturales”.

“Después de reunirme con mis constituyentes y revisar las rutas propuestas, me han mostrado el impacto hacia las propiedades, negocios y la calidad de vida en general. Además, muchas preguntas de la comunidad todavía no han tenido respuesta, las comunidades siguen frustradas con el proceso y todavía están inciertas en cuanto a sus opciones o los próximos pasos”.

López dijo que estaría organizando una reunión con la Autoridad del Tren de Alta Velocidad y la comunidad.

Los residentes creen que quizá ya sea muy tarde. La reunión de la Junta marcó el fin de las reuniones comunitarias y ayer enviaron un comunicado indicando que estaban cambiando al proceso de construcción, “para contratar a un equipo internacional experimentado que construya un sistema de tren de alta velocidad de alta calidad”.

Este anuncio parece ir de acuerdo a los comentarios hechos por los residentes que se quejan que la Junta y sus empleados simplemente cumplen con un protocolo, pero realmente están trabajando rápidamente para acelerar el proyecto.

Benny Bernal, quien dijo ser padre de seis hijos y que quiere que estos sepan la historia de la Ciudad de San Fernando, dijo que estaba preocupado por la falta de respuestas que recibió al asistir a las reuniones comunitarias. “Estoy aquí para representar no solo a San Fernando, Sylmar, Lake View Terrace y otras comunidades”, expresó.

Bernal dijo que entre sus preocupaciones están los mantos acuíferos.

“Estamos hablando de excavar bajo el suelo. Yo he tratado de preguntarle a los consultantes sobre el agua y no recibo respuestas, solo dicen que tratarán de colectar tanta agua como sea posible”.

Bernal también enfatizó ante la Junta que el proceso de dominio inminente destruirá a las comunidades trabajadoras del Noreste del Valle de San Fernando. “Cuando nuestros padres compran su casa, no la compran como una inversión, la compran para morir en ella y dársela a sus hijos de generación en generación”, dijo.

Miguel Montanez, un residente de San Fernando por 42 años, también se quejó por la ruta.

“Hay una fuerte oposición a esta ruta. Está cerca de la Misión San Fernando. San Fernando es una comunidad de familias hispanas trabajadoras. Afectará negativamente la preservación de nuestra ciudad”, expresó.

Mary Carrillo, quien dijo ser la abuela del concejal de San Fernando, Robert Gonzáles, también se dirigió a la Junta. “Mi familia ha vivido en San Fernando desde 1944, por cinco generaciones y tengo una tataranieta quien espero que viva en San Fernando y sean seis generaciones. Nuestra ciudad es pequeña, solo mide 2.4 millas y este tren la va a cortar en mitad. Tenemos historia y le dimos el nombre al Valle de San Fernando, tuvimos la primer biblioteca, hemos pasado por temblores y desastres naturales, pero ahora este tren (si pasa) destruirá mi comunidad”, dijo.

Mary Mendoza, quien representó a un grupo que se hace llamar “Residentes por un Mejor San Fernando”, dijo que se oponen al paso del tren bala por su comunidad, ya sea sobre la superficie o debajo. “En nuestra ciudad, todos nos conocemos. Nuestros niños van a la escuela juntos. Si esto pasa, podríamos perder eso”.

Margarita Montanez, quien ha vivido por 40 años en San Fernando, dijo que “el sábado, domingo y lunes anduve caminando y noté que la comunidad estaba muy molesta con este tren. La razón es porque no queremos que este tren divida nuestra ciudad o que construyan una pared de 20 pies”.

El residente Steven Bravo intentó dar a la Junta una visión de su ciudad. “El corredor de San Fernando es muy pequeño y ya tenemos al tren Southern Pacific que usa los rieles de Metrolink”, dijo.

Él y otros residentes han indicado que no hay espacio para que se construyan rieles para el tren bala.

Sharon Kimmel dijo que nació en el Hospital San Fernando y fue a la secundaria del mismo nombre. “Crec­í en Pacoima y estoy muy devastada, el hecho es que históricamente las líneas de tren se han usado para segregar a la gente de color y este tren de alta velocidad es como una línea ferroviaria en esteroides”, dijo Kimmel.

Cindy Montanez, ex Alcaldesa de la ciudad de San Fernando y Asambleísta estatal, también criticó el “proceso público” y pidió que se eliminara la ruta SR-14 a través del noreste del Valle de San Fernando y la ruta E-2 que pasaría por Shadow Hills. “En el fin de semana recolecté mil firmas en contra de la ruta SR-14 en dos días”, dijo ella.

Genaro Ayala, un activista por mucho tiempo en Pacoima, terminó su testimonio ante la Junta con esta frase. “No queremos que nos desplacen. Nuestra historia está llena de estos incidentes, como Chavez Ravine”.

“Nos gustan nuestras comunidades. Sabemos que tienen un trabajo por hacer y nosotros también haremos el nuestro”, dijo Ayala.