AP

MEXICO (AP) — Autoridades mexicanas rescataron a 150 migrantes de distintas nacionalidades que llevaban 14 horas en el contenedor de un camión, hacinados y sin agua suficiente.

Según indicó el lunes el Instituto Nacional de Migración en un comunicado, los migrantes eran transportados por cuatro presuntos traficantes que les habían cobrado entre 30.000 y 50.000 pesos (entre 1,750 y 3,000 dólares) para llevarlos hasta la frontera con Estados Unidos.

El camión había salido de Puebla, en el centro-sur del país, con destino Monterrey, en el norte, y fue localizado por las autoridades en una revisión en el estado de Zacatecas.

En el camión había 110 guatemaltecos, 27 salvadoreños, 10 hondureños, dos dominicanos y un ecuatoriano, muchos de los cuales tenían síntomas de deshidratación por las condiciones en las que viajaban. Entre ellos había 25 menores, todos acompañados de un adulto.

Los extranjeros dijeron que nunca se le proporcionó ningún alimento ni tampoco agua y que algunos de ellos estaban a punto de perder el conocimiento.

Asimismo, informaron a las autoridades migratorias que llevaban más de 14 horas en el contenedor del tráiler, desde que iniciaron su trayecto en Puebla con rumbo inmediato a Monterrey, Nuevo León.

“Comentaron que nunca se le proporcionó ningún alimento ni tampoco agua, por lo que venían deshidratados y algunos de ellos a punto de perder el conocimiento”.

El Instituto narró que las personas señalaron que contactaron desde sus países de origen a los presuntos traficantes, cobrándoles por anticipado la cantidad de 30 a 50 mil pesos por persona, con la promesa de llevarlos a Estados Unidos.

En el lugar, los extranjeros, entre ellos 25 menores de edad, todos acompañados, y 125 adultos, fueron atendidos por los Servicios de Salud de Zacatecas y la Cruz Roja Mexicana, brindándoles los primeros auxilios.

En tanto, los cuatro mexicanos y presuntos traficantes de personas fueron puestos a disposición del Agente del Ministerio Público de la Federación por el presunto delito de tráfico de extranjeros.

Los migrantes fueron trasladados a las instalaciones del INM en Zacatecas, donde se les proporcionó alimentos, agua, atención médica y comunicación directa con sus familiares y asistencia consular para iniciar su procedimiento administrativo migratorio.

Los migrantes, en su mayoría centroamericanos, tuvieron que encontrar nuevas rutas para llegar a Estados Unidos después de que agentes mexicanos comenzaran a hacer redadas en los trenes de carga a los que antes se subían, conocidos como “La Bestia”, para alcanzar la frontera.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *