LOS ANGELES (CNS) – Un ex maestro de una escuela primaria de Pacoima que está en la cárcel acusado de abusar de estudiantes testificó este martes – a través de una declaración por video – que nunca abusó de ningún niño, incluyendo uno que es uno de sus acusadores en una demanda que actualmente se decide ante un jurado.

Cuando el abogado que lo cuestionaba le preguntó si había manoseado a cualquiera de sus alumnos, Paul Chapel II respondió, “No, eso no ocurrió”.

Al preguntarle el abogado de nuevo si estaba seguro de su respuesta, Chapel respondió “sí señor”.

Contradiciendo testimonios anteriores presentados en una demanda civil, Chapel, de 54 años, negó que alguna vez se quedó a solas con un alumno en el salón de clases.

“Era inapropiado para un maestro estar a solar con un alumno”, dijo el educador.

El ex maestro de tercer grado en la escuela primaria Telfair sirve una sentencia de 25 años de cárcel impuesta contra él en 2012, después de no refutar los cargos de abusar de 13 niños durante un periodo de 4 ½ años.

Al preguntarle sobre por qué estaba en prisión, Chapel dijo, “supuestamente por abusar de niños”.

Dos niños, ahora de 13 y 14 años, presentaron la demanda contra el Distrito Escolar Unificado de Los Angeles. El chico mayor, identificado como Justin, testificó la semana pasada que se siente “enojado, realmente triste, atemorizado y asqueado” cuando recuerda lo que Chapel le hizo durante el periodo de 2010-2011.

Justin dijo que no era uno de los alumnos de Chapel, pero a menudo visitaba al maestro durante el recreo, almuerzo y después de la escuela.

El jovencito dijo que Chapel lo abusó primero acariciando su estómago antes de mover sus manos a sus partes íntimas.

Pero Chapel dijo que no tocó al menor de manera inapropiada y que sus recuerdos de Justin eran limitados. Dijo también que Justin llegaba a su clase porque al maestro regular del niño no le caía bien el estudiante.

“Parecía como un buen chico”, dijo Chapel.

Agregó que sus estudiantes querían sentarse en sus piernas, pero que él no se los permitía. “Yo tenía una regla que nadie se sentaba en mis piernas”, dijo.

Justin testificó que Chapel lo preparó para el abuso dándole dulces. Pero Chapel dijo que él daba dulces y comida a muchos de sus estudiantes.

“Muchos niños llegaban a la escuela con hambre, así que yo les daba de comer en el recreo”, dijo.

Chapel dijo que creció en Northridge y Chatsworth. Él testificó que se graduó de la secundaria Granada Hills y obtuvo su licenciatura y credencial de enseñanza en la Universidad Estatal de California Northridge.

Dijo que tomó clases de español y disfrutó haber enseñado por casi una década en la escuela primaria Andasol Avenue en Northridge a finales de los año 80 y principios de los 90. Dijo que muchos de los estudiantes de la escuela Andasol eran traídos desde el área del Parque MacArthur, donde muchos de sus alumnos hablaban español en casa.

“Me gustaba que recibí estudiantes de todo tipo”, dijo Chapel.

En el testimonio de esta semana, la madre de un acusador de 13 años – que ahora tiene 14 años – dijo que el jovencito no quiere hablar de lo que vivió.

La mujer, identificada como Teresa, dijo que su hijo David le contó que Chapel lo tocaba debajo de su ropa, lo besaba y le soplaba en el cuello y lo hacía sentarse en sus piernas.

Pero ella dijo que David, quien al contrario de Justin sí estaba en la clase de Chapel, no quiere hablar en detalle sobre el tema.

“Él se pone defensivo”, dijo Teresa. “No quiere hablar de eso. Él dice, ‘ya pasó, ¿por qué me estás haciendo esto? No es algo importante, estoy bien”.

Ella dijo que después que Chapel abusó a su hijo, éste empezó a rehusarse a usar el baño en la escuela, esperando mejor hasta llegar a la casa. Ella dijo que cuando le preguntaba por qué, él respondía, “los baños están sucios”.

Agregó que David, que ahora está en la escuela intermedia, a veces tiene problemas con maestros hombres al comienzo del semestre y que gradualmente los acepta. Ella dijo que la mayoría de los nuevos amigos del chico son niñas.

El LAUSD ha admitido culpabilidad en el caso; el juicio es para determinar los daños que se le deben a Justin y David.

En junio de 2014, el LAUSD acordó pagar $5 millones a otro grupo de ex estudiantes de la escuela Telfair y en mayo otorgó $4.42 millones a otros tres ex alumnos del plantel.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *