En un día de viento, como el que se registró este martes 26 de Enero en el Valle de San Fernando, sirve como otro recordatorio del impacto de la fuga de gas metano que ha generado que familias abandonen sus casas y negocios en Porter Ranch.

Desde que se descubrió el derrame el 23 de Octubre en el predio de pozos conocido como Aliso Canyon, el cual es propiedad de la Compañía de Gas del Sur de California (SoCalGas), los expertos dicen que ha lanzado más gases de invernadero a la atmósfera que cualquier otro lugar en el estado.

Ellos dicen que la fuga de tanto metano — que en su punto álgido en Noviembre emanaba 58,000 kilogramos por hora — fue más del doble del total de emisiones de ese gas en todo el área de Los Angeles. Y esos totales fueron más altos de lo que típicamente emana la actividad industrial en todo el estado.

“El Concilio de Los Angeles, en su reunión, dijeron que estaban recibiendo no cientos, sino que miles de quejas provenientes de otros puntos alejados de Porter Ranch, quejándose de síntomas y malestares que han reportado los residentes de Porter Ranch”, indicó Matt Pakucko, Presidente y co-Fundador de Save Porter Ranch, una organización comunitaria en esa zona.

“Sabemos que hay niveles elevados de metano hasta el condado de Orange”, dijo Alexandra Nagy, vocera de la organización Food & Water Watch.

“Y al escuchar de nuestras comunidades, sé que hay gente enfermándose en Woodland Hills, Canoga Park, West Hills. He escuchado algunos reportes de síntomas en el área de Santa Clarita y Simi Valley…en el transcurso de las audiencias de AQMD, ellos han llegado y testificado que tienen síntomas. Es sorprendente ver gente de todos lados hablando de esto”.

Los síntomas han incluido dolores de cabeza, náusea y sangrados de nariz.

El lunes 25 de Enero, representantes de la Compañía de Gas dijeron que un pozo de alivio que se está taladrando para cerrar la fuga está casi terminado, pero indicaron que todavía hay trabajo por hacer.

De acuerdo con SoCalGas, ese pozo de alivio alcanzó una profundidad de 8,400 pies y está a unos 200 pies de alcanzar su objetivo. Pero aunque este pozo está cerca de terminarse, la última fase que lo conectaría al pozo de la fuga, para luego taladrar en el, necesita más tiempo.

Cuadrillas de esa empresa planean sellar el derrame metiéndole líquidos y lodo por medio del pozo de alivio, al pozo del derrame.

Autoridades de SoCalGas dicen que debido a que este es un esfuerzo vigente para sellar la fuga, la emanación de metano se ha reducido a menos de 19,000 kilogramos por hora.

“Nuestro equipo de expertos ha venido trabajando 24 horas al días, siete días a la semana, desde que empezamos las operaciones del pozo de alivio, y estamos complacidos con el progreso que hemos hecho hasta ahora”, le dijo a City News Service Jimmie Cho, Vicepresidente Senior de Operaciones de Gas e Integridad de Sistemas para SoCalGas. “Nuestra prioridad sigue siendo la seguridad de aquellos que trabajan en el lugar y los residentes de la comunidad”.

Cho agregó que SoCalGas ha “desarrollado varios planes de contingencia en caso que encontremos desarrollos no esperados en el proceso del pozo de alivio que pudiera retrasar nuestro progreso. Estimamos controlar y parar la fuga en Febrero, como lo detallamos en el plan que presentamos” a la División de Petróleo, Gas y Recursos Geotérmicos del estado.

La compañía todavía espera tener el proyecto terminado para o antes de finales de Febrero.

Según SoCalGas, una vez detengan el derrame con líquidos y lodo, se inyectará cemento para cortar el pozo de la reserva, “parando así el derrame en su fuente”.

Al reparar el derrame, las autoridades de SoCalGas tienen órdenes de:

— Cerrar y sellar permanentemente el pozo y no inyectar gas o sacar gas de el en el futuro una vez se cierre la fuga;

— Pagar por un estudio de salud independiente para analizar cualquier efecto potencial en la salud de los residentes;

— Pagar por el monitoreo continuo del aire que será realizado por SCAQMD y/o un contratista bajo la supervisión de esa agencia;

— Desarrollar e implementar un programa mejorado de detección de fuga;

— Vigilar continuamente el pozo de la fuga con una cámara infrarroja luego que se detenga el derrame;

— Proveer información a SCAQMD sobre la cantidad de gas inyectado y sacado del lugar, así como información para calcular la cantidad de gas metano emitido;

— Someter un plan para notificar a SCAQMD y que esta informe a las agencias gubernamentales y al público sobre cualquier emisión de gas;

— Reportar todas las quejas sobre mal olor presentadas ante SoCalGas desde el 23 de Octubre y de forma continua al SCAQMD; y

— No usar reductores de olor o neutralizadores para intentar reducir los olores que emanan de la fuga, a menos que sean aprobados por SCAQMD.

El Concejo Municipal de Los Ángeles mantuvo su promesa de poner presión sobre SoCalGas, aprobando una moción este martes para que esa compañía ofrezca servicios de relocación no solo a residentes afectados por la fuga en Porte Ranch, sino a los residentes de comunidades vecinas.

Hasta la fecha, se estima que unas 2,500 familias han sido relocalizadas, y otras 1,500 han pedido hacerlo, indicaron autoridades de SoCalGas.

Estudiantes de dos escuelas en el área de Porter Ranch también fueron movidos a otros planteles, lejos del la zona.    

El Concejal Mitch Englander dijo que había temor de que SoCalGas dejara de ofrecer estos servicios de relocación, especialmente luego de que se anunció que estarían por alcanzar el cierre del pozo donde se genera la fuga. El dijo que la ciudad le recordó a la compañía que tiene una obligación legal de ofrecer servicios de relocación a sus residentes “afectados razonablemente” por la fuga de gas.

“Una vez más, y junto al Procurador Mike Feuer, los llamamos para recordarles que tienen esta orden estipulada”, dijo Englander. “Ellos no pueden parar. Tienen que seguir trabajando con estas personas. La respuesta de ellos fue, ‘Sí, claro, lo haremos’”.

La moción de Englander requiere que SoCalGas extienda esos servicios de relocalización a comunidades como Granada Hills, Northridge y Chatsworth. Representantes de la empresa indicaron que siguen cumpliendo con esta orden, que el 10 por ciento de sus relocalizaciones, servicios de purificación de aire y otras mejoras han sido para residentes en esas tres áreas.

Los representantes de la empresa indicaron que una vez se apague la fuga y se limpie el aire, los residentes que han abandonado sus casas podrán regresar a sus viviendas.

Pakucko está ansioso de que llegue ese día, especialmente cuando ve árboles moviéndose con la fuerte brisa y gente arropada con chamarras y bufandas.

“Estamos aguantando, esperando que SoCalGas y sus expertos cierren la fuga”, dijo Pakucko. “No pueden hacer nada sobre el viento; cuando hay, fluye colina abajo hacia los residentes. El viento corre de norte a sur directamente hacia Porter Ranch desde esa facilidad donde está el pozo”.

Pakucko dice que quiere ver otros resultados de una situación que ha causado tantos problemas en Porter Ranch.

“Espero que esto traiga algunos cambios en regulaciones más fuertes — y verdaderos castigos para aquellos que violen la ley”, dijo.