SAN SALVADOR, El Salvador (AP) — El Fiscal General de El Salvador citará al expresidente Mauricio Funes para que declare por la tregua entre las pandillas, un pacto entre estos grupos criminales para bajar el índice de homicidios que habría recibido el visto bueno de las autoridades.

La tregua se registró durante el gobierno de Funes (2009-2014).

El fiscal Douglas Meléndez dijo el martes que desde hace más de un año la administración anterior de la Fiscalía “venía manejando que se estaba haciendo una investigación de la tregua, (pero) lo que hemos encontrado es indagaciones aisladas en diferentes expedientes”.

Meléndez evitó identificar a las personas que serán citadas en la investigación, pero en el proceso de la tregua fueron mencionados funcionarios y personalidades, entre los cuales se encontraban el general David Munguía Payés, que se desempeñaba como ministro de Justicia y Seguridad Pública, el exdiputado y exguerrillero Raúl Mijango y al obispo castrense y policial, monseñor Fabio Colindres.

Al ser consultado sobre los nombres dijo: “No sabría decirles, podrían ser más. Lo que estoy diciendo es que sí vamos a investigar porque la población merece una respuesta de este tema y de otros”.

En la primera semana de marzo de 2012, los líderes de las pandillas Mara Salvatrucha MS13 y Barrio 18 acordaron una tregua para bajar la cifra de muertes violentas, luego de que en esa época se registraran al menos 14 muertes al día. Dicho alto en las hostilidades se alcanzó con la intermediación del obispo castrense y policial y del exguerrillero Mijango en representación de la sociedad civil.

Los homicidios bajaron hasta cinco por día, pero la tregua se rompió en septiembre de 2013, luego de que las autoridades retirarán una serie de beneficios para los cabecillas de las pandillas presos, y los homicidios comenzaron a subir.

El presidente Salvador Sánchez Cerén, que asumió en junio de 2014, cerró toda posibilidad de diálogo o negociación con las pandillas.

En El Salvador, considerado uno de los países más violentos del mundo, los pandilleros están involucrados en la mayoría de los crímenes que se cometen en el país. Se han establecido en populosos barrios del país y están integradas por más de 70,000 jóvenes y adolescentes. Más de 10,000 están presos.

Las autoridades de Seguridad Pública han dicho que los grupos se han convertido en narcopandillas, han recibido entrenamiento y armamento militar y están involucradas en la mayoría de los crímenes que se cometen en el país. El 70% de los homicidios se atribuye a las pandillas y un 49% de las víctimas son miembros de esas estructuras criminales, según las informaciones oficiales..

Al menos 6,657 personas fueron asesinadas en 2015 en El Salvador, con un promedio de 104 muertes violentas por cada 100,000 habitantes, que superó los registros históricos de este pequeño país centroamericano y lo confirma como uno de los más violentos del mundo.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *