AP

GUATEMALA (AP) — Osamentas, ropa, lazos y otros enseres fueron puestos ante un tribunal en el juicio que se sigue contra un militar y un civil por violaciones sexuales masivas, asesinato y desaparición forzosa durante la guerra en Guatemala.

“Aquí hay una blusa, una camisa, también hay osamentas del caso específico” narró la juez Yassmín Barrios, presidenta del Tribunal al constatar lo que contenían más de 35 cajas presentadas al tribunal.

El militar retirado Esteelmer Francisco Reyes Girón es juzgado por el Tribunal de Mayor Riesgo “A” por los delitos contra los deberes de la humanidad en su forma de violencia sexual, y asesinato, porque entonces comandó un pelotón que habría participado de los delitos y presuntamente ordenó dichos crímenes.

También Heriberto Valdez Asij, ex comisionado militar – un civil con funciones castrenses- por delitos contra los deberes de la humanidad en su forma de violencia sexual y desaparición forzada.

Las cajas cafés con el rótulo “Finca Tinajas, Panzós, Alta Verapaz” conteniendo los restos de las víctimas, detallan el lugar, al norte del país, donde fueron encontrados y exhumados por la Fundación de Antropología Forense de Guatemala en 2012.

Los hechos se habrían cometido contra varias comunidades indígenas Q’eqchís, entre 1982 y 1983, en el destacamento militar Sepur Zarco, ubicado en el municipio de El Estor en el departamento de Izabal, en el norte del país.

La fiscal Hilda Pineda explicó que en fosas clandestinas la ropa es igual de valiosa que las osamentas pues son el “único elemento de asociación de la víctima hacia el familiar”.

El perito Oscar Ariel Ixtapan, también narró al tribunal que las osamentas exhumadas presentaban heridas de diversos tipos sobre todo golpes y heridas de bala, “También se localizaron vendas y lazos en boca y manos”.

En la segunda semana del juicio, se han presentado peritajes y testimonios como el de 11 mujeres violadas y esclavizadas domésticamente que han hablado sobre los delitos cometidos. Mientras Reyes Girón se ha negado a hablar ante el tribunal, Valdez Asij se declaró inocente de los cargos.

Guatemala vivió una cruenta guerra entre 1960-1996, entre el ejército y la guerrilla marxista. Según Naciones Unidas, unas 245.000 personas fueron asesinadas o desaparecidas en el marco de la guerra.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *