M. Terry / El Sol

Un compromiso total — (Izq.- der.) Kyra Jacks, Sasha Samuels y Kianna Hamilton-Fisher, tienen a El Camino Real en posición de ganar el título de la División Abierta de basquetbol femenino de la Ciudad.

La temporada 2015-2016 del equipo femenino de basquetbol de El Camino Real iba a ser interesante, sin importar el resultado.

El equipo estaba muy seguro de que su entrenadora, Cara Blumfield, no llegaría al final de la temporada. Y con buena razón: Blumfield estaba esperando su primer hijo– Cruz– quien llegó al mundo el 19 de Febrero, el día en que el equipo jugó su partido de cuartos de final en contra de Fairfax de Los Angeles.

Y llegar a la postemporada supuso sus propias dificultades. Este conjunto de Conquistadors, aunque varios de ellos regresaban del equipo del año pasado, podían ser separados en tres grupos distintos — estudiantes de último año, los de segundo año y los novatos. La química no era la ideal. Nadie sabía, al menos al principio, si todas en El Camino Real serían compatibles o combustibles.

Pero véanlas ahora. Las Conquistadors (24-8), que ocuparon la cuarta casilla en la postemporada, están a un partido de su primer juego de campeonato de la City Section desde 2011, cuando ganaron el título de la División II. El sábado 5 de Marzo, El Camino Real juega contra Palisades of Pacific por el campeonato de la División en la City Section, en un partido que se realizará en la Universidad Estatal de California Dominguez Hills. El encuentro da inicio a las 6 p.m.

Llevar a ECR hasta la final ha sido un proyecto en conjunto de entrenadores y jugadoras.

Renard Bevers, que era el entrenador asistente de Blumfield antes de ser promovido a co-entrenador hace un par de años, mantuvo a las Conquistadors en la jugada para compartir el título de la Liga West Valley con la secundaria Granada Hills, y luego ganar sus partidos de postemporada en contra de Fairfax y Granada Hills.

“Yo era el entrenador que me levantaba durante los partidos fuera de casa”, dijo Bevers. “Habíamos planeado esto por bastante tiempo, para cuando no estuviera [Blumfield]”.

Sasha Samuels, de 17 años y quien juega como guarda, dijo que la transición de Blumfield a Bevers fue muy fácil.

“Renard tomó un paso al frente y llevó el programa entero al siguiente nivel”, dijo ella. “Él sabe lo que hace y tenemos total confianza en él”

La conexión de la química llegó durante el curso de la temporada.

Samuels indicó ciertos problemas de conexión con sus compañeras en años pasados, y que quería que las otras estudiantes de último año fueran más proactivas en buscar conectarse con jugadoras menores.

“En años pasados no había la unión que tenemos ahora — hablando unas con otras, llevándonos bien después de las prácticas ayudó bastante”, dijo Samuels. “Somos un grupo muy unido”.

Pero la forward Kyra Jacks, de 16 años y tercer año, admitió que las jugadoras jóvenes todavía debían mostrar a las jugadoras experimentadas que merecían ser parte del equipo mayor.

“Al principio fue difícil porque [las jugadoras de último año] ya tenían su juego establecido”, dijo Jacks. “Teníamos que probarnos ante ellas. Pero empezaron a aceptarnos. Algo grande, como dijo Sasha, fue lo que pasó afuera del basquetbol. Hablamos unas con otras — acerca de los chicos y todas las cosas divertidas. Salimos y vamos a comer juntas”.  

Bevers dijo que está orgulloso de la unidad del equipo.

“Ahora hay una mezcla”, dijo el entrenador. “Esa ha sido nuestra fuerza — esa mezcla en la rotación. Requirió de mucho trabajo porque enfrentamos problemas este año y el año anterior …ha sido un proceso largo el que todo el mundo esté en la misma página. Requirió del trabajo de entrenadores y las chicas”.

Las Conquistadors han ganado sus últimos seis partidos. Pocos fueron menos difíciles que la semifinal contra Granada Hills el 27 de Febrero en el Centro de Aprendizaje Roybal en Los Angeles. El partido no se decidió hasta que la forward Kianna Hamilton-Fisher encestó un tiro de tres puntos, rompiendo un empate de 38-38 con 38 segundos en el reloj. ECR terminó ganando por marcador de 43-38.

“Me sentía un poco nerviosa”, dijo Hamilton-Fisher, de 15 años. “Pero estábamos empatadas…así que se trataba de mantenernos juntas, enfocadas, calmadas. No estaba tan nerviosa porque sabía que [Granada Hills] iba a tener la oportunidad de hacer otro tiro de cualquier manera”.

Blumfield vio el partido de la semifinal desde el banquillo, aunque cuidadosamente porque todavía se está recuperando.

“(Fairfax) fue el primer partido que me perdí como entrenadora de ECR”, dijo ella, por medio de un correo electrónico. “He estado comprometida con este equipo por cuatro años desde que la clase de estudiantes de último año llegaron como novatos. Enseñamos y predicamos el compromiso y sacrificio con el equipo, y creo firmemente en eso.

“Sabía que debía estar en ese partido (siempre y cuando no hubieran complicaciones médicas) , aunque no estuviera como entrenadora, sólo para mostrar mi compromiso y apoyo a estas chicas. Ellas han trabajado tan duro toda la temporada y fue emocionante verlas alcanzar [la final], un objetivo que deseaban alcanzar con tanta vehemencia”.

El Camino Real no ha ganado un título en la División I o más alto desde 1980. Pero Palisades, el equipo que ocupa la casilla tres en la postemporada, supone un desafío formidable.

Las Dolphins (23-8) son un grupo con mucha confianza después de demoler a Legacy of South Gate 79-39 en el otro partido de semifinal. Las Tigers habían ganado 29 de sus 31 partidos anteriores, y habían derrotado a Palisades al principio de la temporada. Pero la presión sofocante de las Dolphins en medio de la cancha terminó robando las ganas de Legacy.

Las Conquistadors entienden este desafío. Palisades hizo lo mismo con ellas el año pasado cuando las derrotaron 64-40.

“Perdimos por mucho y eso nos frustró”, dijo Samuels. “La presión fue demasiada — para nuestras guards, para mi, para todo el equipo. No pensábamos que sería así. Sentíamos que no estábamos preparadas. Pero esta vez tenemos una idea de lo que nos espera”.

“Era como si chocábamos una y otra vez con una pared”, agregó Jacks. “No estábamos listas, mentalmente. Creo que hemos crecido como equipo desde entonces”.

Pero soportar la presión constante de Palisades no es lo único que El Camino Real debe hacer para poder ganar.

“Nuestra defensa tiene que estar en su punto. Y nuestra ofensiva tampoco puede fallar, o vamos a perder”, dijo Hamilton-Fisher. “Tenemos que encestar, hacer layups y tiros libres”.

Y hacerlo en conjunto.

Otros partidos de campeonato de la City que involucran equipos femeninos del Valle son: North Hollywood se mide ante Venice por el título de la División II el viernes 4 de Marzo en el Centro de Aprendizaje Roybal en Los Angeles empezando a las 6 p.m.; Northridge Academy juega contra Kennedy de Los Angeles por el título de la División IV esta noche, 3 de Marzo en el Centro de Aprendizaje Roybal empezando a las 5 p.m.