Sustancia marrón que se encuentra en el parque de Bernson Holleigh en Porter Ranch. El parque está cerrado hasta nuevo aviso.

La oficina de abogados de R. Rex Parris, basada en Lancaster, que representa a varios residentes, quiere que South Coast Air Quality Management District (AQMD), de a conocer las comunicaciones que ha tenido con la compañía de gas en referencia a los resultados de la calidad de aire en la instalación de almacenamiento en Aliso Canyon y alrededor de la comunidad de Porter Ranch.

 “Estos son documentos públicos y tenemos el derecho a verlos”, dijo la abogada Patricia Oliver.

La fuga de gas, que forzó a miles de residentes de Porter Ranch a abandonar sus casas y escuelas fue sellada hace 3 semanas. Pero los residentes dicen que todavía persisten los mismos problemas de salud que ellos alegaban fueron causados por la fuga.

Oliver dijo que los abogados estaban negociando con los oficiales de AQMD el Miércoles, el 9 de marzo, para hacer las comunicaciones disponibles.  Si las negociones se caen, Oliver dice que planea traer acción legal en La Corte Superior de Los Angeles para obligar que AQMD haga publico los documentos.

“Mucha gente fue impactada [por la fuga] y ahora tienen que regresar al lugar del crimen. La parte más difícil es cuando se le dice al público que está seguro, y sin embargo se enferman. Y estas no son enfermedades que tu dijeras son causadas por el estrés. ¿Cómo es que un niño de dos años tiene otro salpullido tan pronto como regresa a casa? ¿Cómo es que a un adulto le sangra la nariz?”.    

Aproximadamente 200 quejas de dolor de cabeza, náusea, sangrado de nariz y salpullido en la piel han sido reportadas al Departamento de Salud Pública del condado de Los Angeles, según Alexandra Nagy de Food & Water Watch, una de varias organizaciones que monitorean el manejo de la fuga por parte de Southern California Gas Company (SoCalGas), propietaria del pozo.

“Conozco a alguien que fue al hospital debido a que los problemas en su casa fueron demasiado persistentes”, dijo Nagy este martes 8 de Marzo.

Junto con estos problemas de salud, los residentes que han regresado a sus casas en la comunidad de Porter Ranch han reportado encontrar sustancias parecidas al petróleo dentro y fuera de sus hogares y autos.

El pasado viernes 4 de Marzo, los residentes mostraron su descontento durante una protesta que realizaron en la esquina de la calle Rinaldi y la avenida Corbin, uno de muchas que han sostenido desde que empezó la fuga en octubre pasado.

Nagy dijo que aunque autoridades de gas y del estado han venido monitoreando la calidad del aire en el lugar de la fuga, muy poco se ha hecho sobre la calidad de la seguridad en la comunidad aledaña.

“Es muy frustrante, por el poco tiempo que se le dio a la gente para regresar”, dijo Nagy.

“El Departamento de Salud no ha hecho exámenes dentro de la casa. Algunas gentes han encontrado residuos en sus cocinas, paredes y en otras superficies dentro de sus hogares. Sus hogares se han convertido en pequeñas cajas tóxicas”.

Nagy dijo que la compañía de gas “sigue diciendo que todo está bien porque ha mejorado la calidad del aire…pero todavía hay algo que está mal, y no saben qué es. ¿Y quién paga por eso?”.

Las autoridades de salud del condado dijeron que están midiendo los niveles de metano dentro de 100-200 viviendas para determinar si es seguro que la gente regrese a sus casas. Pero los residentes siguen dudando porque, dicen, los exámenes no incluyen otras sustancias como benceno e ignoran los síntomas médicos que enfrentan los residentes al regresar a sus hogares.

Las familias desplazadas, cuyos gastos de vivienda temporal son cubiertos por SoCalGas, recibieron originalmente 48 horas para regresar a sus casas una vez fue cerrado el pozo. Esa fecha límite se extendió a 8 días y luego a 30. La fecha límite actual es el 18 de Marzo.     

Según su sitio web, las autoridades de SoCalGas dijeron que más de 2,000 cheques de reembolso por millas, para un total aproximado de $1.9 millones, fueron enviados antes del 4 de Marzo.

El sitio web también indica que la empresa está dispuesta a proveer dinero para limpiar las casas.

“Continuamos ofrecieron limpieza exterior para los dueños de casa que han reportado manchas de color marrón que crean estén relacionadas con la fuga del pozo. Esas manchas generalmente han sido reportadas en superficies exteriores. Sin embargo, también analizaremos reportes de residuos en superficies dentro de las casas”, detalla el sitio web.

La fuga empezó el 23 de Octubre y lanzó toneladas de metano y otros tóxicos a la atmósfera durante 112 días. La compañía de gas y la agencia estatal de la División de Petróleo, Gas y Recursos Geotérmicos declararon la fuga oficialmente cerrada el 18 de Febrero.

Los residentes han pedido que todo el campo de pozos, con más de 100 de estos que se ubican en las colinas detrás de Porter Ranch, sea cerrado de manera permanente. Pero las autoridades dicen que 115 pozos en el campo Aliso Canyon proveen hasta el 60 por ciento del gas que utilizan los 5.6 millones de clientes residenciales y 215,000 clientes comerciales e industriales de SoCalGas, así como 52 plantas eléctricas.

Matt Pakucko, presidente de la organización Save Porter Ranch, dijo que empezó a tener problemas de salud al regresar a su casa.

“Me dieron dolores de cabeza en menos de una hora”, dijo Pakucko. “Mi novia tuvo dolores de cabeza y palpitaciones. No nos vamos a quedar ahí”.

El también quiere que SoCalGas pague por la limpieza.

“Todavía le estamos pidiendo a la compañía de gas que limpie nuestras casas, porque ellos causaron un derrame tóxico y todavía hay residuos. Aunque el aire está bien en los puntos de monitoreo, no vivimos en esos lugares. Vivimos en nuestras casas”.

Pakucko agregó que las autoridades de salud también cerraron el parque Holleigh Bernson en Porter Ranch el martes de esta semana después de encontrar evidencia de una sustancia marrón en bancas, fuentes y equipo de juegos infantiles.

“Había residuo de petróleo en todos lados”, dijo Pakucko. “Primero, el Departamento de Salud envió a gente ahí (el 6 de Marzo) y no encontraron residuos. Pusimos algunas fotos en nuestra página de Facebook. Finalmente regresaron con nosotros, junto con personal de manejo de sustancias tóxicas, y tuvimos que mostrárselos”.

Pakucko añadió que también ayudó que había cámaras de televisoras presentes.    

“Lo preocupante es el Departamento de Salud”, continuó. “Ellos están haciendo las encuestas y los exámenes del interior de nuestras casas. Y no podían ver el residuo en el parque. Tengo miedo que no vayan a encontrar nada”.

Pakucko dijo que la próxima reunión comunitaria con autoridades de SoCalGas será el 17 de Marzo.