M. Terry / El Sol

Bienvenidas al Club — el equipo de basquetbol femenino de North Hollywood gana su primer campeonato de la City Section.

Si las chicas del equipo de basquetbol femenino de North Hollywood usaran camisas con manga debajo de sus uniformes, serían de un color más azul de lo que ya son los colores de la escuela.

Estas Huskies están más cerca de ser un grupo de amigas del vecindario que juegan un deporte por diversión en los fines de semana que la próxima gama de jugadoras de primer año en la universidad de Connecticut. North Hollywood no está llena de talentos sorprendentes o muchachas sumamente altas. Aisha Burton y Subira Mayo son las jugadoras más altas, midiendo 5 pies 9 pulgadas.

Para tener éxito tuvieron que convertirse en el tipo de equipo donde se esperaba que todo el mundo contribuyera a la casa. Y ninguna contribución — ya sea puntos, rebotes o defensa — es demasiado pequeña.

Pero este grupo puede alardear de algo que ningún otro equipo de la División II de la City Section puede decir: soy un campeón.

North Hollywood tiene esa distinción después de derrotar a Venice el viernes 4 de Marzo con marcador de 61-44 en la final de la División II que se jugó en el Centro de Aprendizaje Roybal en Los Angeles. Es el primer título femenino de basquetbol en la historia de North Hollywood. Las Huskies habían llegado a la final en tres ocasiones previas, 1987, 1988 y 1993.

¿Campeones sorpresivos? Quizás, quizás no. Pero las Huskies ven este título como una recompensa al esfuerzo de todo un grupo.

“Había deseado esto desde mi primer año”, dijo Giselle Ramírez, sumamente emocionada al final del encuentro. “Todas trabajamos duro para llegar hasta aquí. Y nos merecemos esto. Lo ganamos”.

Probablemente, ningún otro equipo calificado a los playoffs de la City Section en los primeros lugares eran menos conocido o apreciado como los Huskies (18-4). Pudieron haber sido los co-campeones de la Liga East Valley junto con Poly — ambos con registros en la liga de 11-1– pero no había mucha más información sobre ellas; un calendario ligero sin ninguna sorpresa, ningún trofeo de un campeonato corto, y derrotas abrumadoras ante oponentes de fuera de liga como son El Camino Real y Moorpark.

Ese calendario ligero fue, en parte, diseñado así. El entrenador Robert Ruffin no es fanático de llevar a sus jugadoras por todos lados durante el descanso de invierno. “Me gusta que estén en casa para las festividades. Le doy eso a las chicas”, dijo Ruffin. “Yo soy padre también; me gusta estar con mi familia durante las vacaciones”.

Ruffin también tiene ideas específicas acerca de unir a equipos. Las Huskies tienen una actividad de grupo cada semana. Puede ser una cena en una pizzería. Una visita a Skid Row o un centro de rehabilitación de las drogas y el alcohol. El quiere que ellas sepan sobre el mundo más allá de basquetbol — y que no siempre es perfecto.

Pero inculcarles el valor del trabajo duro no significa mucho — al menos en la cancha de basquetbol — si las jugadoras no están dispuestas a practicar su deporte. Y no toda la motivación puede venir del entrenador.

Después de la derrota contra Moorpark el 22 de Diciembre, Ramírez y la forward Miya Bleeker reunieron a sus compañeras para una junta y demandaron más dedicación en la temporada. Desde esa reunión, las Huskies se volvieron imbatibles; con una racha de 14-1, incluyendo 13 victorias en fila. Eso incluye los triunfos en los playoffs de la División II contra escuelas de Los Angeles como Hamilton y Jordan, así como Arleta y Venice.  

“Tenemos una química increíble”, dijo Bleeker. “Todas sabemos quienes somos. Y sabemos dónde estamos en la cancha. Sé donde están mis jugadoras de poste, donde están las aleras. Y puedo depender en todo el mundo para tirar a la canasta — y encestar”.

North Hollywood nunca se quedó atrás en el partido del título contra Venice, aunque las Gondoliers (10-17) hicieron las cosas interesantes.

Venice, que ocupaba la casilla seis en los playoffs, alcanzó la final después de derrotar a San Fernando, Sherman Oaks CES y Cleveland. En la primera parte las Gondoliers atacaron primordialmente desde larga distancia. Seis de los primeros siete tiros desde la cancha fueron de tres puntos, y eso mantuvo a las Huskies en aprietos.

Pero Venice, que tuvo 11 puntos por parte de Zammiah Phillips y Amy Koshimizu, no pudo hacer una canasta de tres puntos en la segunda mitad, y rara vez exhibió la paciencia para correr su ofensiva — o cualquier ofensiva. Aún cuando recuperaban rebotes, las Gondoliers no podían convertirlos en canastas.        

Mientras tanto, North Hollywood trabajó en ambos lados de la cancha. Las Gondoliers no podían concentrarse en una sola jugadora de los Huskies. Mayo (ocho puntos), que pasó parte de la semana en el hospital con un ataque de asma, hacía daño bajo la canasta mientras que Ramírez, Bleeker y Michelle Huerta lograban canastas desde el perímetro.

North Hollywood recibió el impulso que necesitaba cuando abrió el cuarto periodo marcando 8 puntos sin respuesta de su contrincante. Eso aumentó su ventaja a 50-32, y casi terminó con cualquier esperanza que tenía Venice de alcanzarlas, especialmente con la dificultad que tenían las Gondoliers de hacer canastas.

“Sabía que éramos buenas. No sabía que llegaríamos hasta aquí”, dijo Mayo. “Estoy orgullosa de mi equipo”.

Será interesante ver cuanto mas evolucionan las Huskies. Este es básicamente un equipo joven: Ramírez — quien lideró con 14 puntos — Bryn Mekpongsatorn y Vanessa De La Cruz son las únicas estudiantes de último año, lo que significa que Ruffin podría tener nueve jugadoras que regresen el año entrante.  

“Este fue el mejor grupo que he tenido en 35 años de entrenar a chicas porque ellas escuchaban, venían a trabajar en el entrenamiento y van a clase”, dijo Ruffin. “Nunca nadie se quedo ilegible. Ellas solo querían seguir adelante.

“Sí tengo que encontrar a alguien que tome el liderazgo de Ramírez. Bleeker es una de nuestras mejoras jugadoras, pero ella es callada. Pero ella será una estudiante de último año. Queremos que ella obtenga una beca. Queremos que le pongan atención”.

Esa es la próxima temporada. ¿Cómo va a celebrar North Hollywood esta noche histórica?

De la manera típica de las Huskies.

“Voy a ir a cenar con mi familia”, dijo Bleeker.

“Voy a dormir muy bien hoy”, agregó Ramírez.