A. Garcia / El Sol

Era una “Feria de Trabajo Nada Típica” en el Centro de Recursos Laborales del Noreste del Valle en Pacoima este pasado sábado, donde había representantes de empresas de la nueva economía como son Uber, Lyft y AirBnB que respondían a preguntas de los asistentes.

Habían pocos puestos afuera del edificio ubicado sobre el bulevar Glenoaks y ninguno de ellos representaba a las cadenas gigantes de tiendas, ni tampoco compañías de construcción o manufactura. Aparte de negocios que tienen que ver con Internet, sólo había un par de agencias no lucrativas locales y del Departamento de Parques y Recreación de la Ciudad de Los Angeles.

En efecto, en el lugar donde el Alcalde de Los Angeles, Eric Garcetti, anunció una nueva aplicación para teléfonos inteligentes que permite a las personas buscar empleos desde la palma de su mano, no había espacio para “el Estados Unidos Corporativo”. O quizá, en esta “feria de trabajo nada típica”, la idea era mostrar “empleadores nada típicos”.

Así que el evento se enfocó en las empresas que son las estrellas de la economía “gig”, las oportunidades laborales de hoy en día y la tendencia laboral futura, donde reinan los empleos de servicios y empleados, empleadores y clientes se comunican entre sí vía un teléfono celular.

“Estamos viendo a mucha gente que llega a preguntar (por trabajos)”, dijo Casey Pascual, uno de los representantes de Uber en la feria de trabajo de Pacoima. “Mucha gente ya son conductores (de Uber) y están buscando expandirse”, dijo en referencia al nuevo servicio que ofrece Uber en Los Angeles, donde aparte de llevar a la gente de un lugar a otro, los conductores también pueden entregar comida de diferentes  restaurantes a las casas.

La “Economía Gig”

Según “Paychecks, Paydays and the Online Platform Economy” (Cheques de Paga, Días de Paga y la Economía de Plataforma en Línea), un estudio realizado por JPMorgan Chase Institute, entre 2012 y 2015, 4.2% de los adultos — alrededor de 10.3 millones de personas en el país — fueron empleados a través de estas plataformas por internet. En cualquier mes, 2.5 millones de adultos tomaron parte en esta industria, según el Instituto.

Es un crecimiento enorme que algunos economistas acreditan por ayudar a poner fin a la recesión de mediados de la década de los 2000 y mantener a los estadounidenses trabajando en un periodo en que los cheques de paga, empleos y beneficios se reducen cada vez más.

“Estamos viendo empresas que continúan enfrentando desafíos para reclutar a trabajadores preparados y especializados, que está llevando a una demanda creciente de trabajadores ‘cuando se necesiten’. Está claro que la economía gig jugará un papel importante en ayudar a impulsar el crecimiento sostenible de las empresas”, dijo Susan Sobbott, presidente de Global Commercial Payments, American Express, en un comunicado publicado este mes que tenía que ver con tendencias laborales futuras.

En efecto, Los Angeles, al igual que muchas otras ciudades de la nación, se ha repuesto de una tasa de desempleo que alcanzó el 13% en 2013. Hoy en día, esa tasa es de 6.2%.    

Pero la “economía gig” tiene sus límites. Por toda la libertad y dinero extra que representan, el estudio de JPMorgan Chase Institute reveló que el dinero devengado en estos empleos a menudo se utiliza para complementar o suplementar los ingresos de trabajos regulares, pero no necesariamente para reemplazarlos.

Esto se debe en parte a que estos empleos a veces no alcanzan para cubrir todas las necesidades básicas en ciudades caras como Los Angeles.

Según el análisis, el ingreso promedio para alguien que trabajó en estos empleos fue de $533, representando un tercio de sus ingresos totales promedio. La tasa de participantes activos que perciben 50% o más de sus ingresos mensuales a través de este método se ha reducido desde el verano de 2014, a medida que ha subido el número de participantes en estas empresas.    

Estos empleos también tienden a ser para jóvenes o aquellos con ingresos bajos.

Es por eso que a Frank Ruiz, un residente de Mission Hills, no le impresionó lo que encontró en la feria de trabajo.

Ruiz, quien llegó bien vestido al evento y con su currículo en mano, perdió su empleo después de trabajar por 29 años en la planta de fabricación de aviones Boeing en Long Beach el año pasado, apenas a siete meses de obtener su pensión completa.  

Ruiz tiene experiencia, certificados que le permiten trabajar en proyectos de alta confidencialidad y seguridad nacional. También tiene 55 años.

“Es difícil. Ven tus canas y nada más cierran sus ojos. Quieren a gente joven por menos paga”, dijo Ruiz de la reacción cuando va en busca de trabajo, algo que ha venido haciendo por casi un año.

En Noviembre y Diciembre pasado trabajó temporalmente para un subcontratista, pero ese proyecto terminó y desde entonces, depende de su cheque de desempleo, un beneficio que está a punto de caducar.

“Hasta he solicitado trabajos en Arizona. Pensé que sería fácil encontrar un empleos (con toda mi experiencia)”, se lamentó Ruiz.

Dijo que algunos de sus ex compañeros de trabajo se mudaron a Washington y otros estados más alejados, pero con dos hijos todavía en casa y una hipoteca, “no me puedo ir así de fácil”.

Y luego está el tema del pago.

A menudo es difícil encontrar un nuevo empleo donde te remuneren tan bien — mucho menos mejor — que en tu trabajo anterior. Ruiz sabe esto, así como también Omar Flores, de 36 años, un residente de Chatsworth que también llegó a la feria de trabajo en busca de opciones después de que lo “descansaran” de su empleo en una empresa de efectos visuales en Noviembre.

El trabajo, que era sumamente especializado, pagaba muy bien, pero ese tipo de carreras se han ido fuera del país.

“Estoy tratando de expanderme a otras áreas”, dijo Flores mientras revisaba las diferentes empresas que estaban presentes en la feria de trabajo de Pacoima.

“Hay algunas compañías aquí que valen la pena ver, como (Managed by Q, una empresa de limpieza y manejo de oficinas) que hacen construcción”, dijo. “Pero la mayoría son trabajos de manejar, de entregas, hasta de servicio de aparcacoches”.

“No tengo más opción que buscar hacer algo más. Tengo que acomodarme, adaptarme a los cambio. No quiero, pero si tengo que agarrar más de un empleo, lo haré. Tengo cosas que pagar”.

El Alcalde Eric Garcetti Devela Aplicación

de Teléfono JobsLA

¿Buscas un empleo? La solución está en tus manos

“Hemos tenido un crecimiento de empleos increíble en los últimos años”, expresó el Alcalde de Los Angeles Eric Garcetti durante una conferencia el sábado durante la feria de trabajo en Pacoima. Garcetti se jactó de que bajo su administración “90,000 personas han encontrado trabajos”.

“Es un gran momento para estar trabajando en LA, ahora es tiempo que LA trabaje para ellos”, agregó mientras develaba la aplicación para teléfonos JobsLA, que permite buscar 50,000 trabajos en la ciudad de Los Angeles y casi 150,000 en todo el condado.

La aplicación gratuita, que también puede accederse a través de www.jobsla.org, recaba empleos de unos 20,000 sitios de trabajo y los actualiza constantemente, permite a los usuarios enviar sus currículos y crear cartas de presentación por internet para solicitar estos empleos. También le permite a los empleadores colocar empleos de forma gratuita y buscar talento local.

“JobsLA pone el poder de encontrar un empleo en la palma de tu mano”, dijo Garcetti.

JobsLA está disponible para teléfonos iOS y Android, y puede bajarse de manera gratuita desde la tienda de aplicaciones iTunes o Google Play.

“Actualmente en el condado de LA, 150,000 empleos esperan solicitantes. No hay una excusa, si estás buscando un trabajo, podemos encontrarte el trabajo correcto para ti. Te puedes registrar. Te podemos ayudar con tu educación, el currículo, todo es gratuito”, añadió Garcetti.