M. Terry / El Sol

Un as del montículo — Con marca de 3-0, el lanzador derecho de los Tigers, Steven Villagrán, ha dejado una buena impresión en los fanáticos de béisbol de la secundaria San Fernando.

Este martes 15 de Marzo es un día perfecto para el béisbol con ni siquiera una nube en el cielo. Me dirijo a la secundaria San Fernando para ver a los Tigers jugar contra su archienemigo Sylmar en el juego de apertura de la Liga Valley Mission para ambas escuadras.

Me interesa ver a un jugador de segundo año que tiene emocionado al entrenador Armando Gómez.

Su nombre es Steven Villagrán, un chico de 16 años muy callado que juega en el outfield y como pitcher.

Villagrán tiene una buena fastball que coloca bastante bien, y una breaking ball que usa ocasionalmente. Lo que sobresale es una calma que lo rodea, tanto en el montículo como en el plato.

“Quizá es nuestro mejor jugador”, dijo Gómez.

Normalmente, no es bueno que un estudiante del grado 10 sea tu mejor jugador. Puede significar que tu equipo es joven; y los Tigers de 2016 son bastante jóvenes, con 11 jugadores de tercer año en su escuadra de 21 jugadores (Villagrán es el único estudiante de segundo año). También podría significar que tu equipo no es muy bueno o experimentado y que los entrenadores están poniendo a jugar a niños y buscando al próximo grupo.

Las cosas no son así en San Fernando, cuyo registro de 5-2 en general, 1-0 en la liga con la victoria de 3-2 de este día contra los Spartans. Gómez espera competir por el título de la Liga Valley Mission y tiene a otros jugadores de los que espera grandes cosas, como el paracortos Kevin Gallo, “que tiene las mejores manos de cualquier paracorto que he tenido en 20 años” y el jardinero Nathan Cisneros, “quien es más rápido y atrapa cualquier cosa en el centro”.

Otros a los que hay que poner atención esta temporada, según Gómez, son los infielders Alex Hernández y Albert Robles, y el jardinero Marcus Rebolledo.

Pero la conversación vuelve de regreso a Villagrán. Y es fácil ver por qué en este día.

Villagrán lanzó un juego completo de siete entradas, permitiendo apenas dos hits. También obtuvo dos de los siete hits que San Fernando consiguió en contra del lanzador de Sylmar, Andrew Ochoa.

“El es bastante especial”. Es como Alonzo (García, un lanzador sobresaliente en el equipo que ganó el campeonato de la ciudad en 2013); un estudiante que saca “A” y nunca dice una palabra.

“¿La última vez que tuve un estudiante del grado 10 que fuera tan bueno? Ha pasado mucho tiempo. Probablemente Alonzo. Sabía que era especial cuando estaba en el grado 10, pero no como este chico. Alonzo ha sido el mejor chico que he tenido, aparte de mi propio hijo. Pero creo que Steven los sobrepasa a ambos”.

Villagrán solo jugó la mitad de la temporada de béisbol el año pasado porque también jugaba football en su primer año en la secundaria. Este año decidió concentrarse en béisbol. Hasta ahora ha sido una decisión positiva: tiene marca de 3-0 con victorias sobre Banning, Garfield y Sylmar.

Se ha convertido en el lanzador No. 1 de los Tigers.

“Queríamos ponerlo en contra de Banning (en una victoria de 4-2 el 17 de Febrero), sólo para ver a alguien diferente, y no tuvo problemas”, dijo Gómez.

Villagrán — que ponchó a cuatro, caminó a cuatro más y golpeó a un bateador — tenía una ventaja de 2-0 después de tres entradas, pero enfrentó dificultades en la cuarta. Sylmar (5-6, 0-1) empató el partido con un single de Mario Cruz, y un lanzamiento “loco” de Villagrán permitió que Christian Ruiz marcara carrera.

Pero San Fernando recobró la delantera en la parte baja de la cuarta entrada cuando Cisneros marcó desde la segunda base, en el segundo de los dos doubles de Gallo.

Sylmar intentó emparejar las cosas en el sexto episodio, poniendo a corredores en segunda y tercera base con un out. Ruiz pensó que podía pegarle suficientemente profundo para empatar el partido, pero Rebelleo hizo un lanzamiento perfecto para sacar a Josh Meza en el plato.

Se esperaba que Gómez sacara a su lanzador joven después de esto, y empezar la séptima entrada con un brazo fresco. Pero no lo hizo.

“Vi en sus ojos que quería regresar. Es valiente”, dijo Gómez.

Y luego expresó tres palabras mas reveladoras.

“Confío en él”, dijo el entrenador.

Villagrán ratificó la fe de Gómez, retirando a los Spartans en orden para obtener la victoria. Ahora ha ganado los tres partidos que ha iniciado esta temporada, permitiendo un total de 13 hits y siete carreras en 21 entradas. Eso le significa un ERA de 1.71.

Villagrán estaba tan emocionado con su desempeño, que después de estrechar la mano con los jugadores de Sylmar, se fue al jardín para correr.

Gómez lo regresó a la banca de los Tigers para hablar con un visitante.

“El que el entrenador me dejara en el partido mostró la mucha confianza que tiene en mí”, dijo Villagrán. “Sólo tenía que salir y hacer lo que hago. La defensa me iba a respaldar. Todos tenemos confianza en la defensa. Es increíble”.

Claro que este era apenas el primer partido de la Liga Valley Mission. Sylmar tendrá la revancha en su campo el 17 de Marzo. Y la próxima semana los Tigers pasarán la vacación de Semana Santa en Las Vegas jugando tres partidos en el prestigioso Torneo Durango. Gómez ya piensa en poner a Villagrán para el partido del martes en la noche en contra de la secundaria Durango.

Habrá momentos en los que Villagrán quizá pierda un partido, una vez que sus contrincantes descifren sus lanzamientos.

Pero las posibilidades son emocionantes para este equipo de los Tigers.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *