Martín Zabala /AP

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, estrecha la mano del presidente de EE.UU., Barack Obama, a la izquierda, en la casa de gobierno en Buenos Aires, Argentina, miércoles, 23 de marzo de 2016. Obama está en una visita oficial de dos días a Argentina.

BUENOS AIRES (AP) — El Presidente Barack Obama prometió este miércoles ir detrás del grupo Estado Islámico de manera agresiva y que el mundo debe unirse para luchar en contra del terrorismo. 

Obama dijo que Estados Unidos también va a ayudar a en la investigación que se adelanta por las bombas puestas en Bruselas. 

Obama habló desde Buenos Aires en una rueda de prensa conjunta con el presidente argentino Mauricio Macri. Ahora está de visita en Argentina luego de estar dos días y medio en La Habana. 

El grupo Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad de los atentados terroristas de Bruselas, que cobraron la vida de al menos 34 personas y dejó heridos a más de 200. 

La estrategia del gobierno de Obama se ha enfocado en los líderes del grupo Estado Islámico y atacar y reducir sus guaridas en Irak y Siria y también tratando de poner fin a la guerra en Siria.

El presidente de Estados Unidos y su par argentino Mauricio Macri inauguraron el miércoles una nueva etapa de acercamiento tras años de desencuentros y mutua desconfianza al acordar un mayor intercambio comercial y cooperación en la lucha contra el narcotráfico.

Obama a su vez reconoció de forma implícita la vinculación de Estados Unidos con la dictadura militar que gobernó el país sudamericano entre 1976 y 1983, pero señaló en conferencia de prensa que su país “ha emprendido mucha autocrítica” sobre el rol que tuvo en los años setenta en la región.

Macri indicó que coincidió con Obama en “la importancia de aumentar el comercio” bilateral que actualmente “es bajísimo” y que trabajarán “juntos para potenciar más las inversiones de las compañías” norteamericanas.

El mandatario argentino también destacó el objetivo conjunto de “darle una batalla sin cuartel al crimen organizado y el lavado de dinero”.

La visita de Obama fue cuestionada por organismos de derechos humanos por coincidir con la conmemoración del 40 aniversario del golpe de Estado que instauró la dictadura.

El presidente estadounidense expresó su esperanza de “reconstruir la confianza y la fe” entre su país y Argentina y ratificó que ordenará la reapertura de archivos sobre la última dictadura militar en poder de la inteligencia de Estados Unidos.

Esta es la primera visita oficial de un mandatario estadounidense desde 1997, cuando vino el también demócrata Bill Clinton.

Durante la misma visita oficial, la primera dama estadounidense, Michelle Obama, destacó que las mujeres argentinas han avanzado mucho más que sus compatriotas contra las barreras del machismo en la política.

Durante un encuentro el miércoles con unas 400 estudiantes de secundaria, la primera dama elogió la capacidad de la mujer argentina de movilizarse contra el flagelo de la violencia de género.

Las jóvenes quedaron atrapadas por el relato sobre su vida.

Obama, con un vestido azul francia, valoró que el Congreso argentino “tiene uno de los porcentajes más altos de mujeres en el mundo… hasta hace poco tuvieron a una mujer presidenta (por Cristina Fernández) y ahora una vicepresidenta (Gabriela Michetti)”.

Afirmó que “son hitos que todavía en mi país no se han alcanzado”.

La primera dama también tuvo palabras de elogio para la movilización de unas 200.000 mujeres en junio de 2015 en Buenos Aires bajo la consigna “Ni una menos”, frente a una ola de femicidios que sacudieron a la opinión pública y forzaron a los legisladores a sancionar normas contra este flagelo.

El encuentro con las estudiantes se dio en el marco del programa gubernamental “Dejemos que las niñas aprendan” (Lets girls learn, en inglés), el cual alienta a las adolescentes a completar sus estudios para su desarrollo personal y en beneficio la sociedad en su conjunto.