M. Terry / El Sol

Juegan un Gran Béisbol -- El jardinero derecho Chris González y el pitcher Sam Villa son dos de las razones por las que los Cavaliers  han ganado 19 de sus primeros 20 partidos.

Es un inicio soprendente.

El equipo de béisbol de Cleveland es casi perfecto.

Lleva 19 triunfos en 20 partidos, así como una racha de 11 juegos invictos antes de empezar la acción en la Liga West Valley.

A simple vista este parece ser un mejor equipo que el que alcanzó la final de la División I de la City Section, donde perdieron 4-3 ante el rival de liga El Camino Real, en el Estadio de los Dodgers. Pero los Cavaliers dicen que es demasiado temprano para hablar de esto. No han enfrentado su calendario más difícil. Que aún deben medirse en contra de Chatsworth y los campeones defensores Conquistadors en juegos de liga. Que a pesar de tener a varios jugadores titulares que regresaron del año pasado, es esencialmente un equipo joven.

“¿Un gran comienzo? No le ponemos atención a eso”, dijo Sid López, entrenador de pitcheo. “Todo lo que vemos es si podemos competir. La razón por la que estamos ganando es porque somos capaces de competir, y empieza en el montículo”.

Claro, el pitcheo. El aspecto del juego que Cleveland cree que se compara con la mayoría de equipos de la City Section — y que en algunos casos sobresale.

López, quien ha sido entrenador en secundarias y colegios por más de 30 años, tiene lo que describe como una fórmula “muy simple” para ganar en cuanto a lanzadores. Hay que lanzar strikes. Uno tras otro. Atacar y controlar la zona de strike, desafiar a bateadores, y hacerlos que les cueste que llegar a la base. El quiere a los oponentes abanicando, no mirando.

Los lanzadores de Cleveland deben estar dispuestos a hacer al menos dos tipos de lanzamientos — preferiblemente fastball y changeup — y conseguir strikes de forma consistente. Lo demás es “cerezas en el pastel”, como le gusta decir a él. Y el programa de lanzamientos que López enseña aquí, el cual apropió del entrenador de UCLA John Savage, refuerza esa doctrina diariamente.

“Todos estos años que enseñé la mecánica del pitcheo, no me di cuenta [al principio] que era muy simple: se trata de poder lanzar de forma apropiada”, dijo López. “Y puedes hacer eso cuando juegas a atrapar la pelota. Lo hacemos todos los días (excepto los sábados)

“No tiramos fuego, tiramos strikes. Les enseñamos como controlar una fastball y una changeup. No estamos en busca de una ‘superestrella’. Buscamos a chicos que pueden dominar esos dos lanzamientos. Y en la secundaria, eso es grande. No hay muchas oportunidades para que los chicos lleguen a la base a menos que hagan contacto. Así que ‘dominar’ es una gran palabra, porque no hay muchas personas que puedan dominar la pelota. Y somos muy estrictos con eso”.

Lanzar dentro de la Zona de Strike. Arriba o abajo, adentro o afuera — siempre y cuando esté dentro de la Zona. López aborrece las bases por bolas porque, para él, es un lanzamiento desperdiciado.

“No tenemos a un chico que lance a 90 millas por hora. ¿Pero cuán exitoso fue Greg Maddux toda su vida?”, dijo López, en referencia al jugador que entró al Salón de la Fama después de ganar 355 partidos en 23 temporadas en la Liga Mayor de Béisbol. “Estamos buscando a chicos que puedan mirar la pelota. Ahora, hay ciertos momentos en que no queremos lanzar a algunos chicos, y no veo mal una base por bolas en la circunstancia correcta. Pero desafiamos a la gente”.

Cleveland tiene al menos seis jugadores que lanzan regularmente, liderados por Sam Villa (7-0,  0.60 ERA). Villa fue el pitcher que perdió en Dodger Stadium, y busca regresar. El dice que ha aprendido los conceptos que López presenta al equipo.

“Trabajar en el programa de lanzamientos ha ayudado mucho. Ha mejorado todos los lanzadores”, dijo Villa. “A mi me abrió la mente, y me ayudó mucho más. Antes, mi changeup no era tan buena. Pero trabajar en ella todos los días me ha hecho mejorar”.

El jardinero Chris González es el líder bateador del equipo con promedio de .358. Los bateadores de Cleveland intentan poner al equipo adelante tan rápido como sea posible para que el pitcheo sea más efectivo.
”Nosotros también intentamos ser agresivos y no desperdiciar lanzamientos”, dijo González, quien también tiene 20 carreras impulsadas y ocho bases robadas. “Tratamos de conseguir carreras tempraneras para nuestros pitchers y quitarles la presión”.

La única vez que la fórmula no funcionó fue el 9 de Marzo, cuando los Cavaliers cayeron 8-0 en un partido de un torneo ante Notre Dame y su lanzador estrella Hunter Greene, que lanza fastballs que alcanzan las 94 mph. Cleveland solo obtuvo un hit en cinco innings contra Hunter.

“[Greene] nos intimidó”, dijo González. “El es muy bueno y todo el mundo se vio intimidado. Debimos haber tomado las cosas más seriamente en vez de estar asustados. Enfrentamos buenos lanzadores cada semana en la liga. Pero no tuvimos una buena forma de enfrentarlo y debimos haber trabajado un poco más en eso”.
Cleveland ya enfrentó una gran adversidad. Scott Drootin era el entrenador, pero fue suspedido debido a una supuesta confrontación con un jugador. Nadie en Cleveland quiere hablar de eso –“Realmente no podemos mientras (El Distrito Escolar Unificado de Los Angeles) investiga”, dijo el entrenador interino Greg Venger — pero los jugadores dijeron de forma privada que hubo una reunión y prometieron que el supuesto incidente no sería una distracción.
Hasta ahora no lo ha sido. Pero después de sus dos partidos contra Taft esta semana y un partido de torneo el 16 de Abril en contra de Westchester de Los Angeles, el calendario se pone más difícil — incluyendo encuentros próximos contra Chatsworth y El Camino Real. Los tres equipos empezaron la semana invictos en la liga, y el campeonato de la Liga West Valley — así como una buena posición en los playoffs de la División I de la City Section — probablemente se base en los resultados que obtengan al enfrentarse entre sí.

Villa cree que haber alcanzado la final de la City Section el año pasado impulsará a los Cavaliers en su búsqueda de gloria esta temporada, a pesar de haber perdido a jugadores clave como Ben Kaser, Raudel Martínez y Alex Zepeda que se graduaron en 2015.

“Casi toda la plantilla titular regresó”, dijo Villa. “La mayoría de nosotros pasó esta temporada pensando en todas las cosas buenas que hicimos antes, y sabemos que podemos regresar al Estadio de los Dodgers otra vez”.

De hacerlo, los Cavaliers planean poner un montón de brazos y strikes en contra de sus oponentes.