M. Terry / El Sol

Enfocados en la victoria — Alex León, Jesús Carranza y Manny Rivera dicen que Poly puede competir por el título de la División I de la City Section.

La atención de la División I de la City Section en el Valle está puesta en el sorprendente Cleveland, el campeón defensor El Camino Real y los contendientes obvios como Chatsworth y San Fernando.

Pero los Parrots han consolidado un buen equipo en la temporada 2016. Están a punto de terminar sus partidos en la Liga East Valley, donde tienen ventaja de tres juegos sobre Verdugo Hills y North Hollywood con cuatro encuentros todavía por disputarse. Actualmente tienen un registro de 16-9 y una racha de seis victorias consecutivas, así como ocho triunfos en sus últimos nueve partidos, antes de sus encuentros contra Monroe esta semana. Y si los playoffs empezaran hoy, podrían ocupar la séptima, sexta y hasta posiblemente la quinta posición.

En la opinión del entrenador Gabriel Cerna, los Parrots son un grupo muy unido que han jugado dos o tres temporadas juntos. Ellos disfrutan la compañía del otro. Y creen en jugar de forma colectiva en cierta forma, concentrándose en el pitcheo y la defensiva. Y los jugadores están poniendo su esfuerzo en el salón de clase; varios de ellos tienen en mente la universidad, aunque no sean parte de un equipo colegial.

“Este grupo ha tenido la mayor camaradería en los siete años que he estado aquí”, dijo Cerna, quien es ahora el director deportivo. “Ellos actúan como uno solo. Han sido una unidad muy divertida para entrenar. Nunca tengo que recordarles acerca de ir a entrenar al cuarto de pesas o asegurarme que están haciendo sus tareas escolares”.

Si nadie afuera de la secundaria Poly o la Liga East Valley sabe quiénes son los Parrots, y lo que están haciendo, Cerna no se molesta.

“A nosotros no nos importa”, dijo. “Seguimos haciendo nuestro trabajo y eso es lo que le inculcamos a nuestros chicos. Hacemos nuestro trabajo cuando se debe hacer. Y vamos en ascendencia en el momento justo”.

La confianza se filtró desde Cerna y sus asistentes a los jugadores.

“Todo el mundo está enfocado en ‘este será nuestro año’”, dijo el pitcher Alex León (4-2, 2.29 ERA). “Salimos todos los días y jugamos con nuestros corazones, dando todo lo que tenemos. Aquí somos familia. Todo el mundo se lleva bien, todos cuidan de los demás”, dijo el adolescente de 16 años.

Lo que ha funcionado esta temporada, según el pitcher Manny Rivera, es jugar mejor en los partidos fuera de liga. Poly quizá tenga registro general de 7-9, pero muchos de los partidos han estado muy cerca; dos de las derrotas, ante Venice y Roosevelt de Los Angeles, se decidieron en la última entrada.

También está “el partido contra San Pedro”, dijo Rivera (6-2, 2.43 ERA). “Perdíamos por una carrera, pero nos mantuvimos ahí, todo el mundo se lo creyó y regresamos para ganar. Hemos jugado con buenos equipos y no estábamos tan lejos de ellos”.

“No recibimos el mismo respeto que equipos del oeste del Valle. Pero considero que si jugamos a todo nuestro potencial, podemos llegar lejos [en pos de un campeonato de la ciudad”, dijo el estudiante de 18 años.

La ofensiva de Poly se ha beneficiado del retorno del jardinero central Jesús Carranza (.366 con 26 hits, el líder del equipo). Carranza, de 17 años, dijo que se sentía “quemado” cuando era un estudiante de segundo año y no jugó. Pero se dio cuenta que extrañaba el deporte.

“No fui a todos los partidos, pero revisaba para ver cómo estaban”, dijo Carranza, estudiante de último año. Y cuando el entrenador asistente Andy Montes se unió de nuevo al equipo, Carranza estaba dispuesto a regresar también. “Me llamó para asegurarse que regresaría durante el verano”.

Carranza concuerda en que la conexión en el equipo es fuerte. “Como grupo, podemos reírnos unos de los otros y cosas así. Pero todos sabemos que no es mala onda, no es nada personal”.

Claro que todas las temporadas se basan en una jugada o un partido que impulsa a un mejor desempeño. Para Poly, ese partido fue la victoria de 1-0 sobre Valencia el 3 de Marzo en el Torneo Easton.

“Es el tipo [de victorias] que me hacen pensar que podemos hacer las cosas bien en los playoffs”, dijo Carranza.

Pero fue la victoria sobre Valencia que eventualmente llevó al momento más problemático para el lanzador Danny Pimienta (2-1, 0.94 ERA), quien ponchó a 12 durante el encuentro. Pero en su próximo partido no tuvo tanta suerte contra Oaks Christian de Westlake Village y perdió 4-2. Frustrado, Pimiento golpeó su mano de lanzar contra una pared y se rompió el nudillo de su dedo meñique.    

Apenas le quitaron el yeso al zurdo este lunes 18 de Abril. Con seis partidos por disputarse, hay suficiente tiempo para reintegrar a Pimienta en la rotación y fortalecer más a los Parrots antes de la llegada de los playoffs.

Esto tiene a Poly, cuyos puntos fuertes son el pitcheo y la defensa, ansiosos de mostrar que están entre los contendientes para disputar la final de la División I en el Estadio de los Dodgers el 28 de Mayo.

Así de bien como están jugando los Parrots ahora, ¿existe el miedo de que vayan a alcanzar su punto álgido antes de tiempo?

“Nuestro pitcheo solo tiene que seguir haciendo como hasta ahora, especialmente en contra de equipos que tienen buen pitcheo”, dijo Carranza. “Nosotros nos encargamos de detenerlos”.