Foto Cortesia de la Familia

Poco antes de las 7 a.m. del lunes 25 de Abril, Jason Wilson disparó a su esposa, Deana Broughton, antes de dispararse a sí mismo en la casa móvil que compartían ubicada sobre la cuadra 15400 de la calle Cobalt en Sylmar.

Cuando las autoridades llegaron, Wilson fue declarado muerto en el lugar. Deana fue llevada al hospital en condición crítica.

Las dos pequeñas hijas de la pareja estaban en la casa al momento de los disparos, pero resultaron ilesas.

Fue un trágico final para una “relación tumultuosa” entre la pareja, generada en parte por las drogas y el abuso doméstico, dijo Amber Schwartz, la prima de Broughton.

“Se dejaban y volvían. En Noviembre de 2014 mi prima se casó con él pensando que las cosas iban a mejorar, pero se dio cuenta que había cometido un error y empezaron a dejarse y reconciliarse. Ella intentaba pedir un divorcio”, dijo Schwartz.

“Ella le pidió que se fuera en Diciembre y unas semanas antes de que ocurrió esto él regresó. Creo que él tenía tendencias suicidas o probablemente estaba deprimido. Ella básicamente le dijo que se fuera, pero él no estaba listo para dejar a su familia”, agregó Schwartz.

Jason disparó a Deana en la cabeza segundos antes de voltear el arma contra sí mismo.

Desde entonces, Deana, una madre que cuidaba de sus tres hijos, Kortnie, de 6 años; Ashley de 3 y su hijo adolescente Lance, lucha por sobrevivir.

Los cirujanos le practicaron una traqueotomía en el hospital. Schwartz dijo que ella sufrió un paro cardíaco y estuvo muerta por 45 minutos. Desde entonces, la mujer de 40 años ha estado en coma, postrada en una cama del Centro Médico Providence Holy Cross en Mission Hills.

Las hijas de Deana están en hogares de crianza. Su hijo está viviendo con su padre.

Todo esto mientras la familia enfrenta el desafío de pagar la hipoteca de la casa de Deana y otros costos.

Schwartz creó una página en el sitio de Internet GoFundMe pidiendo donativos para cubrir $5,000 (antes del cierre de esta edición, 51 personas habían donado $2,375). El dinero recaudado irá a pagar por la casa de Deana y arreglar otras cosas en la vivienda.

“Nuestros familiares y amigos han contribuido con lo que pueden, pero estamos llegando al límite de nuestros recursos y ahora estamos pidiendo la ayuda del público”, dijo Schwartz.

“Los costos médicos, ni siquiera sabemos a cuánto llegarán”, expresó Schwartz. “Si podemos recaudar más dinero, sería grandioso”.

Deana, quien se graduó de la secundaria Sylmar, y quien Schwartz describe como una persona “divertida, cariñosa y que cuidaba de los demás”, pronto será reubicada a una casa de convalecencia en Studio City hasta que salga del coma.  

UN DIAGNÓSTICO INCIERTO

Cuando salga del coma es algo impredecible.

“En estos momentos estamos a la espera de que despierte”, dice Schwartz. “Estamos poniendo vibraciones positivas para que ella pueda hacerlo”.

Deana está conectada a máquinas que la mantienen con vida en la unidad de cuidados intensivos y ha tenido varias cirugías para poder estabilizar su condición.

Schwartz agrega que Deana “hace movimientos que los doctores dicen son típicos de las personas en un coma; el doctor dice que son espasmos musculares. Abre los ojos, parpadea, se mueve, aprieta la mano. Nosotros seguimos diciendo que ella está ahí, solo que todavía no despierta. Ella está jugando en el otro lado y necesitamos que regrese”.

Pero salir del coma es apenas la mitad de la batalla.

“Los doctores dicen que ella perdió mucho de su masa cerebral, así que será un proceso largo”, admite Schwartz.

“Ella necesitará rehabilitación física intensiva así como terapia emocional; también seguramente requerirá apoyo para ella y sus hijos como parte del proceso de sanación”, indica Schwartz, quien la visita a menudo en el hospital mientras trata de mantener a la familia unida.

“Estoy en el proceso de tener a las niñas de regreso conmigo y ser su guardián temporal”, dijo ella. “En estos momentos estamos visitándolas para que nos conozcan mejor”.

“Es difícil. Nunca pensé que vería o pasaría por algo como esto en mi vida”, dice Schwartz.

Si usted quisiera ayudar a Deana Broughton, visite https://www.gofundme.com/2b5zepk4

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *