La elección primaria ya es historia, pero algunos viejos conocidos y rivales tendrán que verse las caras una vez más en Noviembre cuando la segunda vuelta decida quién representará diferentes oficinas políticas a nivel de condado, estatal y federal.

En 2011, California adoptó un sistema de primarias de los “Dos Primeros Candidatos”, donde los dos candidatos que reciban la mayor cantidad de votos en cada contienda avanzan a una segunda vuelta en Noviembre, sin importar su afiliación política.

Como se esperaba, la lucha por el distrito 39 de la Asamblea estatal pone una vez más a la actual asambleísta Patty López contra su antecesor, Raúl Bocanegra. El distrito cubre Sylmar, San Fernando, Tujunga y Mission Hills, entre otros.

Bocanegra recibió el 45.7% de los votes en la primaria del martes, seguido por López con 26.9% de apoyo. Ninguno de los otros cuatro candidatos en contienda alcanzaron los dos dígitos.

Hace dos años, López, quien no tenía ningún historial político, con poco dinero y corriendo una campaña de base con ayuda en su mayoría de mujeres e inmigrantes recorrió el Distrito y tocó puertas, mientras que Bocanegra los ignoró y dio por hecho su reelección. Pero la sorpresa fue cuando López derrotó al entonces asambleísta Bocanegra por 467 votos.

Esta vez, los volantes de Bocanegra eran incesantes en las viviendas de los votantes y sus anuncios se propagaron; el candidato gastó más de medio millón de dólares para recuperar su cargo, gracias en gran parte al respaldo financiero y político del partido Demócrata y muchos sindicatos.

López, que ha enfrentado críticas por su falta de experiencia política, y hasta por hablar inglés con un acento muy pronunciado, ha contrarrestado esas críticas indicando que “California es hogar de casi 10 millones de inmigrantes”.

Sus simpatizantes también señalan que López aprendió mucho durante su tiempo en la Asamblea Estatal y que ha impulsado leyes importantes, como la que permite a personas usar luz solar para secar su ropa. Sus detractores dicen que estas medidas no son importantes y que no ha respondido a las necesidades básicas de su Distrito.

Una vez más, López realizó una campaña de perfil bajo. Su único apoyo importante viene del presidente de la Asamblea, Anthony Rendón, quien personalmente donó dinero a su campaña y dice apoyar su reelección.

CONTIENDA POR EL CONGRESO

Un par de políticos veteranos se verán las caras en Noviembre en pos de representar al Distrito 29 del Congreso, que incluye gran parte del noreste del Valle de San Fernando.

El actual representante Tony Cárdenas (D-Panorama City) obtuvo una fácil victoria con 62.2% del voto en contra de los 13.1% recibidos por el ex Legislador estatal y ex Concejal de la Ciudad de Los Ángeles Richard Alarcón, que apenas superó a Joseph “Joe” Shammas que obtuvo 11.2% de la intención electoral.

Alarcón intenta reiniciar su carrera política y lanzó su candidatura después que a principios de este año una corte de apelaciones desestimó una condena en su contra por fraude electoral, después que un jurado determinó que mintió sobre el hecho de vivir en su distrito cuando se postuló para el Concilio Municipal. Pero Alarcón todavía enfrenta problemas legales, ya que la Fiscal del Condado de Los Angeles pretende enjuiciarlo, junto a su esposa, Flora Montes de Oca, por los mismos cargos a finales de este mes.

Cárdenas también enfrenta problemas legales sobre una investigación que involucra a uno de los empleados de su oficina y otros socios.

EL DISTRITO 5 DE LA JUNTA DE SUPERVISORES

Kathryn Barger competirá en Noviembre para reemplazar al supervisor del condado por el Distrito 5, Michael Antonovich, en contra del empresario Darrell Park.

Barger lideró la lista de ocho candidatos para el cargo con 29.8% del voto; Park recibió 15% y apenas superó al senador estatal Bob Huff.

El concejal angelino Mitch Englander, que lideró en recaudación de fondos con $1.3 millones — en contra de los $1.2 millones para Barger — terminó con 12.4% del voto.

Antonovich, quien representó el Distrito por 36 años antes de no poder competir más por límite de tiempo, dio su apoyo a Barger — su directora de oficina. Ella también recibió apoyo de la ex supervisora Gloria Molina y la actual supervisora Sheila Kuehl, así como de varios sindicatos importantes.

El Distrito 5 incluye el Valle del Antelope y Santa Clarita, así como una porción del Valle de San Fernando y San Gabriel.

La Junta de Supervisores del Condado controla un presupuesto de $28.5 billones, mucho más grande que el de algunos estados, y provee servicios a más de 10 millones de residentes en 88 ciudades y áreas no incorporadas.