Downtown LA Rally

Shock, tristeza, solidaridad y determinación se mezclaron esta semana mientras las olas emocionales del tiroteo masivo en un club gay de Orlando, Florida se esparcian a través de la comunidad LGBTQ (Lesbiana, Gay, Bisexual, Transgénero) local.

El Presidente Obama se refirió al evento como un acto de terror y de odio. Terror por la aparente conexión entre el atacante y grupos terroristas. Odio porque iba dirigido a un lugar de reunión para la comunidad LGBTQ de Orlando.

Para Richard Zaldivar, fundador y CEO de Wall Las Memorias, el evento inmediatamente marcó el cambio de la celebración al horror.

Apenas el sábado 11 de Junio, Zaldivar y su pareja, Joselito, estuvieron en la Casa Blanca en un evento organizado por el Presidente Obama en honor del Mes del Orgullo LGBTQ. Para el domingo ellos tenían planes de tomar parte en el Desfile Gay de West Hollywood y la felicidad se vino abajo con la noticia del tiroteo.

“Cuando despiertas con este tipo de cosas, la gente estaba nerviosa, dubitativa”, dijo Zaldivar,

“Eso les dio un shock tremendo a la gente, los mandó de regreso al closet”, dijo el líder de la agencia no lucrativa dedicada a promover el bienestar y prevenir enfermedades entre la población afectada por el VIH/SIDA al usar la inspiración del monumento del SIDA como catalizador para el cambio social.

Al mismo tiempo, Zaldivar dijo que “nuestra comunidad es resistente. Necesitamos mover las fuerzas y tomar acción, hacer activismo y no impedirnos hacer las cosas cotidianas”.

CRÍMENES DE ODIO EN LOS ANGELES

Desafortunadamente, los crímenes de odio en contra de la comunidad LGBTQ no son nada nuevo.

“Nuestra comunidad es victimizada a diario en pueblos pequeños y zonas rurales. La comunidad Transgénero es blanco de ataques, los golpean y a veces los matan”, dijo Zaldivar.

La Comisión de Relaciones Humanas del Condado de Los Angeles (LACCHR) publicó su reporte anual de crímenes de odio en Septiembre pasado, que reveló que hubo 389 incidentes reportados en el condado en 2014, el segundo nivel mas bajo en los últimos 25 años.

Un total de 198 de esos casos eran casos de ataques basados en raza, etnia y origen nacional. Eso representó un descenso del 7% en comparación con el 2013, cuando hubo 214 de esos casos.

Mientras tanto, 108 de esos incidentes fueron crímenes cometidos en base a orientación sexual, un aumento del 14% en comparación con 2013, cuando hubo 95 casos.

“La tasa de violencia en orientación sexual siempre ha sido alta, pero subió del 71 al 81%, el mas alto desde 2003”, indicó el reporte. “Los crímenes de odio contra transgéneros continuaron siendo los mas violentos de cualquier grupo, con el 93% de todos esos crímenes siendo de una naturaleza violenta”.

El mayor número de crímenes ocurrió en el área metropolitana de Los Angeles, seguido por el Valle de San Fernando.

“Hemos tenido dos asesinatos en el Valle de San Fernando en los últimos 13 meses”, dijo Ronnie Veliz, un activista de la comunidad LGBTQQ en el Valle de San Fernando.

Uno de esos asesinatos ocurrió el 31 de Enero de 2015 cuando los bomberos respondieron a un siniestro en la madrugada y encontraron a Yazmin Vash Payne muerta a puñaladas en el apartmento que compartía con Ezekiel Dear.

Dos días después, el hombre se entregó en una estación de Policía. Eventualmente lo acusaron de asesinar a la mujer transgénero y prendern fuego al apartamento. Actualmente sigue tras las rejas a la espera de un juicio.

En Marzo de este año, Shehada Khalil Issa fue arrestada después que la Policía encontró a su hijo muerto a tiros afuera y a su esposa muerta a cuchilladas dentro de su casa en North Hills.

El caso generó mucha atención y se propagó en las noticias nacionales al revelarse que el hombre de 69 años aparentemente cometió los crímenes debido a que su hijo, Amir Issa de 38 años, era gay.

Shehada Issa sigue en la cárcel sin derecho a fianza y enfrenta la pena de muerto o una sentencia de por vida en prisión sin opción a la libertad condicional por estos crímenes.

EN “ESTADO DE EMERGENCIA”

“Este terror y violencia ha venido pasando por muchas décadas”, dijo Veliz, que es parte de Somos Family Valle, una organización LGBTQ de padres y jóvenes en el Valle de

San Fernando.

Dijo que el hecho de que hasta la ex-esposa y ex-compañeros de trabajo del atacante de Orlando han dicho que éste por varios años expresó puntos de vista homofóbicos, “trae a la luz la urgente necesidad de apoyar la comunidad LGBTQ y todas las comunidades de color. Los musulmanes LGBTQ siempre han existido y siempre existirán. El amor y la aceptacióm deben triunfar”.

El Domingo, Veliz se despertó con cientos de mensajes de texto diciéndole que “tuviera cuidado”.

“Me regresaron todas las razones de por qué escapé de Perú”, dijo Veliz al ver las imágenes y darse cuenta del tiroteo en Orlando.

“Estamos muy familiarizados con la violencia estructural y la homofobia. Sabemos como es porque es lo que hemos vivido”, añadió Veliz.

Pero al ir mas profundo, Veliz anotó que también se debe reconocer el componente Latino del caso. El tiroteo ocurrió en un club gay frecuentado en su mayoría por puertoriqueños en una noche de Latinos gay.

“Esta es un estado de emergencia y una oportunidad para que todo el país y el mundo sepa que somos mas que igualdad matrimonial. Eso no nos salvó”, dijo Veliz. “Esta es una señal que tenemos que regresar a las raíces de nuestro movimiento que tenían que ver con la seguridad, dignidad y la liberación de la gente LGBTQ, particularmente de la gente de color”.

EL CAMINO POR DELANTE

Para Zaldivar, el tiroteo también es un reflejo de la propagación del “mensaje de odio” a nivel nacional.

“Cuando alguien expresa racismo desde un podio, eso tiene la tendencia de generar miedo en la gente y eso se convierte en acciones horribles”, dijo Zaldivar.

También dijo que el momento en que ocurrió este incidente no es accidental.

“Es simbólico, durante el mes de Junio es cuando nos unimos. Ahora es cuando debemos unirnos como una gran familia”, dijo Zaldivar.

Para él como para Veliz, esta es una llamada a la acción y una oportunidad para unir a su comunidad y hacer que el público en general entienda sobre temas LGBTQ.

“Nuestra comunidad es muy resistente. Vamos a mover las fuerzas y convertirlas en acción, activismo y no detenernos de hacer lo que hacemos en la vida cotidiana”, dijo Zaldivar.

“Debemos tener Esperanza y continuar organizándonos para que el Valle y los vecinos se eduquen de la importancia de los Latinos en los asuntos de la comunidad LGBTQ”, dijo Veliz. “Vamos a continuar trabajando con nuestros jóvenes y familias para asegurar que liberemos a nuestra gente de cualquier señal de homofobia y transfobia. Solo entonces podemos tener un Valle de San Fernando seguro para todos”.

Se planean dos eventos esta semana para recordar a las víctimas del tiroteo en Orlando y crear unidad y conciencia sobre la comunidad LGBTQ.

Hoy jueves 16 de Junio, de 6-10 p.m., Somos Familia Valle llevará su exhibición de arte “Protect Our Children: (Re) creating Family Acceptance” a la Caminata de Arte de Canoga Park, que tiene lugar en la esquina de Sherman Way y la avenida Owensmouth.

El sábado 18 de Junio, empezando a las 5:30 p.m., el Proyecto Wall Las Memorias organiza el evento gratuito Lincoln Heights Raise Our Pride, que tendrá lugar en la Iglesia de la Epifanía, 2808 de la calle Altura en Los Angeles.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *