FACEBOOK / AP

Las firmantes organizaciones al frente del movimiento de personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTQ) compartimos el profundo dolor de los muertos y los numerosos heridos durante la Noche Latina, celebrada en el club Pulse en Orlando, Florida. En este acto devastador de violencia que afectó a las personas LGBTQ se perdieron o se perjudicaron vidas por siempre. Nuestros corazones están con las familias y los amigos afectados por este horrendo crimen. Sabemos que sus vidas nunca volverán a ser las mismas.

Esta tragedia nacional ocurrió en el contexto de la legislación anti LGBTQ que sacude al país, algo que no debemos olvidar en este momento de dolor. La unidad y la respuesta conjunta contra al odio es lo que le debemos a los caídos y a las personas en duelo. Se necesitará una decisión colectiva a nivel nacional, racial y político para cambiar el curso de la violencia anti LGBTQ. Nuestra respuesta frente a este horrendo crimen, cometido por una sola persona, tendrá un profundo impacto en las comunidades musulmanas de este país y en el mundo entero. En calidad de movimiento interseccional, no podemos permitir que el sentimiento contra los musulmanes sea el centro de atención, pues no es más que una distracción de un problema mayor, que es la epidemia de violencia a la que hacen frente las personas LGBTQ, incluidas las que pertenecen a la comunidad musulmana.

La animadversión y violencia contra las personas LGBTQ no es novedad para nuestra comunidad. Es parte de nuestra historia y es nuestra realidad. En 1973, 32 personas LGBTQ fallecieron en un incendio provocado en Upstairs Lounge en Nueva Orleans. Más de cuarenta años después, actos similares de violencia anti LGBTQ son habituales. Los crímenes motivados por prejuicio contra la orientación sexual e identidad de género fueron la segunda razón de delitos motivados por el odio que documentó el FBI en 2015 (más del 20%). Los homicidios y la violencia contra las personas transgénero a nivel mundial han dejado un saldo de más de 2,000 vidas en los últimos 9 años. Los crímenes motivados por el odio contra las comunidades de inmigrantes en los Estados Unidos, que incluyen un gran número de personas LGBTQ, han aumentado en los últimos 10 años a la vez que la retórica anti-inmigrante se ha intensificado.

Para aquellos que tienen múltiples identidades dentro de grupos marginados, el impacto de esta violencia y discriminación incluso ha tenido consecuencias más graves. Estas identidades interseccionales y sus repercusiones saltan a la vista en todos los niveles tras la tragedia de Orlando, que afectó de manera desmesurada a los miembros latinos de nuestras comunidades, y tiene consecuencias xenófobas que amenazan a los musulmanes LGBTQ. Según la Coalición Nacional de Programas Anti-violencia (NCAVP), en 2015 hubo 24 informes de violencia motivada por el odio relacionada a los homicidios, y 62% de esas víctimas fueron personas LGBTQ de color. Las personas transgénero y de género no conforme sumaron un 67% de los homicidios, la mayoría entre las cuales fueron mujeres transgénero de color. La violencia contra las personas transgénero y de género no conforme ha seguido en 2016 con 13 homicidios reportados solo este año. Las investigaciones de NCAVP sobre violencia motivada por el odio muestran que las personas LGBTQ sufren de violencia no solo en manos de desconocidos, sino también en sus entornos cotidianos por empleadores, colegas, arrendadores y vecinos. La matanza de Orlando es sencillamente un caso extremo del tipo de violencia a la que hacen frente las personas LGBTQ cada día.

Como personas LGBTQ que vivieron la crisis del SIDA, sabemos qué significa y lo que se siente ser culpabilizado y estar aislado en medio de una crisis que por el contrario necesita solidaridad, empatía y colaboración de todos los sectores. Hacemos un llamamiento a todos los integrantes de nuestro movimiento y a todos los que nos apoyan para unirnos y rechazar el odio y la violencia en todas sus formas. Hay que mostrarnos unidos como una comunidad LGBTQ diversa, representada por diferentes religiones, colores, nacionalidades y orígenes.

Arcus Foundation

Believe Out Loud

BiNet USA

Bisexual Resource Center

Center for Black Equity, Inc.

CenterLink: The Community of LGBT Centers

The Consortium of Higher Education LGBT Resource Professionals

The Council for Global Equality

Courage Campaign

Equality Federation

Family Equality Council

Freedom for All Americans

Freedom to Work

GLBTQ Legal Advocates & Defenders (GLAD)

Gay Men’s Health Crisis

The Gill Foundation

GLAAD

GLMA: Health Professionals Advancing LGBT Equality

GLSEN

Genders & Sexualities Alliance Network

The Harvey Milk Foundation

Human Rights Campaign

interACT: Advocates for Intersex Youth

The Johnson Family Foundation

Lambda Legal

MAP

Marriage Equality USA

Muslim Alliance for Sexual and Gender Diversity

National Coalition of Anti-Violence Programs

National Gay & Lesbian Chamber of Commerce

National Black Justice Coalition

National Center for Lesbian Rights

National Center for Transgender Equality

National Council of La Raza

National LGBTQ Task Force

National Minority Aids Council (NMAC)

National Queer Asian Pacific Islander Alliance

The New York City Anti-Violence Project

Out & Equal Workplace Advocates

OutRight Action International

The Palette Fund

PFLAG National

Pride at Work

Services & Advocacy for GLBT Elders (SAGE)

Southerners on New Ground (SONG)

SpeakOUT Boston

The T*Circle Collective

Tarab NYC

Transgender Education Network of Texas

Trans People of Color Coalition

Transgender Law Center

The Trevor Project

The Williams Institute

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *