M. Terry / SFVS

Jugadores de Alemany Miles Bryant, Cayden Dunn, y Lamin Touray.

Cuando James Washington entra al tráiler de los entrenadores en la secundaria Alemany y se sienta para platicar, se siente una presencia en el cuarto. No es algo asfixiante, pero se siente.

Es la fuerza de vida de alguien que ha visto, ha pasado y a logrado mucho — y todavía tiene mucho que lograr.

Su próxima tarea: Nuevo entrenador de la secundaria Alemany en reemplazo de Dean Herrrington desde Enero pasado. Es su primera vez en el cargo.

Washington dice que no sabe por qué quedo libre el puesto. Pero era una oportunidad que no podía pasar por alto si se la ofrecían.

“Había algunas cosas que estaban pasando. El director estaba teniendo conversaciones, y buscaba a alguien que pudiera con el paquete, y con el peso del cambio”, dijo Washington.

“No puedo hablar por el director, pero creo que él necesitaba una persona con una personalidad fuerte; alguien que supiera como crear comunidad. El quería que su programa de football fuera más que eso. El quiere que sea parte de la comunidad de Alemany. Y creo que yo encajaba perfecto con las que él mencionaba y en las que congeniamos”.

Washington tiene una idea específica del tipo de jugador que quiere.

“Mis asistentes y yo forjamos una filosofía que llamamos ‘CLIC'”, explicó. “C” es por carácter; “L” es por liderazgo o líder; “I” es por inteligente; y “C” es por entrenable. Es lo que busco en un jugador de Alemany.

“Queremos chicos que tengan personalidad. Que sean líderes dentro y fuera de la cancha. Y queremos chicos que sean entrenables — dentro y fuera de la cancha. Todo lo que se construya alrededor de un legado que deje, cualquier legado que presente, será generar hermandad entre jóvenes que se quieren años después de graduarse”.

Él entiende que su selección quizá no sea popular. En 10 años en Alemany, empezando en 2006, Herrington tuvo un récord de 84-23, ganó siete títulos de liga consecutivos, alcanzando la final de la División Western de la Southern Section en 2009– donde perdió contra la secundaria Mira Costa de Manhattan Beach por 24-21 — y alcanzó las semifinales de la División Pac-5 en 2010 y 2013.

Pero los equipos de Herrington no llegaron a los playoffs en los últimos dos años en la super competitiva División Pac-5, sin duda la división más dura en la Southern Section. En 2015 los Warriors terminaron con marca de 5-5 después de empezar la temporada 5-0.

Inicialmente, Washington espera mucho escrutinio y dudas hacia él por parte de los fanáticos de los Warriors. Hoy en día, la obsesión de ganar en football a nivel de secundaria puede ser sofocante.

El está comvencido que puede y que responderá a las demanda de los simpatizantes.

“Cualquier cosa que he hecho, (la gente) quería resultados”, dijo Washington. “Pero los resultados no son (solo) derrotas y triunfos. Es cómo impactas a los jóvenes, cómo puedes cambiar a 50-60 personas. No todos van a ir a la universidad. Pero garantizo que todos serán hombres cuando salgan (del programa de football)”.

Para aquellos que quieran intentar intimidar o menospreciar a Washington, olvídenlo. El ya enfrentó y sobrellevó grandes desafíos.

Nacido en Watts hace 51 años, Washington tenía una visión pobre del futuro al ir creciendo y sobreviviendo en el Centro Sur de Los Angeles. Su padre los abandonó cuando él tenía dos años. Su madre perdió la custodia de él cuando tenía cuatro años, y sus abuelos se convirtieron en sus guardianes legales.

Es una historia de vida de la que no se averguenza, y ahora la cuenta con libertad.

“Soy un chico de la calle. Soy un producto de la calle. Soy una historia de la calle”, dijo Washington. “Crecí con drogas, prostitución, con muchas cosas que hay en la calle. Pero la lección que aprendí es que eso no es lo que quiero. Y la calle me enseñó eso”.

Contó que sus abuelos, a pesar de no  tener mucha escuela, “se aseguraron que yo tuviera cariño, estuviera limpio y no me faltara nada”.

Su abuelo también le inspiró un código de vida. “Sé respetuoso. Nunca le faltes el respeto a las mujeres y asegúrate de hacer un trabajo honesto todos los días”.

El football me dio identidad. En la secundaria Joedan reconocieron su habilidad atlética. El entrenador de ahí, Henry Washington, pulió a Washington y lo puso en el camino a la universidad.

“El ha tenido el mayor impacto en mi vida hasta ahora”, dijo Washington. “De ahí salió esta motivación para ser entrenador. Lo vi cambiar tantas vidas, cuanta gente afectó. Pudo haber seguido y ser entrenador en cualquier lado. Pero él decidió permanecer en la comunidad y ayudar a chicos como yo”.

Después de graduarse, Washington aceptó una beca de UCLA donde jugó como “safety” por cuatro años (1984-87). Jugó en dos Rose Bowls — cinco partidos de “bowls” en total — y fue co-MVP en el Fiesta Bowl de 1985. Igual de importante para Washington, obtuvo un diploma universitario de Historia.

Los Angeles Rams lo seleccionó en la quinta ronda del “draft” de la NFL en 1988. Jugó en dos temporadas. Debido en parte a sus lesiones, Los Rams lo dejaron ir y Dallas lo firmó. Con los Cowboys Washington desarrolló una reputación como un “defensive back” aguerrido. Ganó dos anillos de Super Bowl con los Cowboys en 1993 y 1994.  Jugó ocho temporadas en la NFL, hasta que los Washington Redkins en 1996.

 Washington sí tuvo problemas y confrontaciones durante su carrera. Pero con la edad ha madurado. En Dallas era el director honorario de la campaña Easter Seals Back-A-Fighter, que incluía visitas regulares a los hospitales de niños y apariciones nacionales en Teletomed y anuncios de servicio al público. En 1993, él fundó SHELTER 37, Inc., una organización no lucrativa que enseña objectivos de vida a niños en riesgo en el sur de California.

 Washington obtuvo su maestría en educación en la Universidad Azusa Pacific en 1998. Regresó a UCLA en 2010 como asistente del director de Donaciones de Alumnos. Un año después, fue nombrado director de de becas — para Deportes Intramuros — es decir recaudando dinero para becas deportivas para los 24 equipos masculinos y femeninos de la escuela.

 No te contratan a personas para esos cargos si los consideran impulsivos o aburridos.

 También trabajó como analista de partidos de UCLA para Fox, y luego en partidos de football a nivel de secundaria.

La principal experiencia como entrenador que tiene Washington viene de ser asistente bajo Henry Washington en L. A. Southwest College. Pero “ahora soy el entrenador en jefe, y creo la filosofía que él inculcó en mi como jugador de secundaria, lo que me llevó a UCLA y la NFL.

Los jugadores de Alemany no sabían mucho sobre Washington, aparte de verlo en televisión. Pero desde la primera reunión, en grupo e individualmente, hay una confianza que va en aumento, saber que él los cuida y ellos a él.

El “linebacker” Lamin Touray, de 17 años, recordó el primer día que Washington lo llamó a su oficina para platicar.

“¿La primera impresión? El se enfoca en lo que hay que hacer”, dijo Touray. “Pero también le gusta asegurarse que todo el mundo la pase bien, que todo el mundo saque lo que quiere de jugar football para Alemany. Él no es mucho de chistar y jugar, pero tiene sus momentos. Es un hombre suave”.

Cayden Dunn, de 17 años, un “running back”, inicialmente no estaba seguro de qué esperar, pero ahora cree en la dirección do equipo. “Estoy muy emocionado. Creo que lo que esta pasando aquí es algo muy especial…es diferente y bueno”.

El mariscal de campo Miles Bryant, de 17 años, se transfirió a Alemany de St. Francis en La Canada. El dijo que Washington es “una de esas personas de las que has escuchado, especialmente sus partidos de Super Bowl (retornar un “fumble” para un “touchdown” en el partido de 1994. Conocerlo en persona fue una revelación.

“Me di cuenta que era un buen hombre, así como un buen entrenador”, dijo Bryant. “Realmente le tiene cariño a sus jugadores y va a pelear por nosotros. Y ama el deporte así como a sus jugadores”.

Washington debería tener tiempo para diseñar el programa de Alemany en su imagen. Cuánto tiempo tendrá en estos tiempos, nadie lo sabe; la División Pac-5 es la más competitiva en la Southern Section.

Pero ya tiene principalmente a un grupo de ex jugadores universitarios y de la NFL para desarrollar sus equipos ahora y en el futuro.

Y él tiene presencia.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *