Cynthia Walsh y su hijo Becket.

Hace más de un año, el mundo de Dayana Carrillo se dio un vuelco cuando su hijo, Aaron, de casi dos años de edad, fue diagnosticado con leucemia.

Con la ayuda de la quimioterapia y los medicamentos, Aaron se recuperó. Ahora tiene tres años y durante los muchos días y noches que pasó en el hospital, e incluso hoy que va cada semana para chequeos y tratamiento, su familia ha confiado y depende del personal de la Unidad de Oncología Pediátrica de Kaiser Permanente Woodland Hills.

Es por eso que Carrillo y muchos otros padres están molestos y preocupados por el cierre de esta unidad para el final del año, algo que han venido escuchando, aunque todavía no han recibido confirmación oficial del hospital.

“Hemos oído a las enfermeras hablar de ello, les pregunté a ellas y a los médicos sobre eso y lo confirmaron”, dijo Carrillo, una residente de Winnetka.

Cynthia Walsh, madre de Becket, un niño de 3 años y medio que fue diagnosticado con leucemia a los 10 meses de edad, también ha escuchado el mismo rumor de enfermeras y su médico.

Pero ella fue más lejos y habló con Gregory Kelman y Robert Riewerts, jefe de Kaiser Permanente Woodland Hills y jefe de Pediatría para Kaiser Permanente región del Sur de California, respectivamente. Mientras Kelman negó que estuvieran cerrando la unidad, Riewerts indicó que el plan es para un cierre progresivo.

“El plan es intentar mantener a alguien en Woodland Hills, tal vez uno o dos días a la semana, pero planean cerrarlo”, dijo Walsh, una residente de Ventura.

Y esa unidad no sería la única en cerrar en el Valle de San Fernando. Otra similar en el hospital de Panorama City sufriría el mismo destino. Todo se consolidará en el hospital Kaiser Permanente del bulevar Sunset en Hollywood, según han escuchado los padres.

Para Walsh, aparte de la distancia, su experiencia recibiendo tratamiento en ese nosocomio no ha sido buena.

“Como padres de niños con cáncer, tratamos de mantener las cosas lo más normales posible. Ahora puedo llevar a mi hijo a la escuela por la mañana e ir a Woodland Hills en la tarde. Si tenemos que ir todo el camino hasta Sunset, perderemos todo el día”, dijo Walsh.

Pero no es sólo el inconveniente de la distancia. “El cuidado que mi hijo recibió allí (en Sunset) fue horrible, el oncólogo casi dijo que no mi hijo no sobreviviría la primera vez que lo conocimos, es un hospital muy negativo y tenemos algo positivo en Woodland Hills”, añadió Walsh.

“Para mi hijo, su médico y las enfermeras son su familia, y en Sunset nos convertimos en solo un número”, dijo.

Carrillo dijo que, según el hospital, “estos niños son caros para ellos por la quimioterapia que reciben, la sangre que les extraen y todo lo demás, quieren centralizar todo, el problema si eso sucede es la distancia. Yo vivo en Winnetka, pero hay padres que vienen desde Camarillo, Santa María, Valle del Antílope, todos tendremos que viajar hasta allá”.

Además, Carrillo indica que el diseño de las operaciones en el hospital Kaiser Permanente Sunset son diferentes a las de Woodland Hills.

En este último, cada procedimiento, desde laboratorio hasta tratamiento se lleva a cabo en el mismo edificio.

“En Kaiser Sunset, todo es diferente, hay que ir a un edificio para oncología, a otro edificio para el procedimiento (su hijo recibe una punción lumbar cada tres meses).

“Ya conocemos a nuestro médico, a nuestras enfermeras aquí, e ir de esto a eso, va a ser un caos para ellos (los niños)”, dijo Carrillo.

“Esta medida sería devastadora para nosotros y para todos los niños que reciben atención aquí”, agregó.

Según Walsh, al consolidar los servicios en un solo lugar, Kaiser Permanente “quiere ser el próximo hospital de niños” y le preocupa que hayan centrado sus recortes en los menores.

“Ellos están eligiendo a la población más frágil, los niños que combaten el cáncer”, dijo.

Preocupados por esto, los padres se han movilizado. Han iniciado una petición por Internet instando a Kaiser Permanente a no cerrar la unidad en Woodland Hills.

“Es con gran tristeza que escribo esto y mi única esperanza es que nunca tengas que pasar por el dolor de ver a alguien a quien amas tener cáncer y luego descubrir que la clínica a la que van se va a cerrar. Tengo mucho miedo. Le estoy pidiendo a todos y cada uno de ustedes por ayuda, que firmen esta petición para que la Dra. Susan Storch (la directora de la unidad de oncología en Woodland Hills) pueda continuar su práctica sin el temor de ser cerrada”, escribió Anna Rosales, quien lanzó la petición, que ha recibido el apoyo de casi 3,000 personas (el objetivo es 5,000).

En un correo electrónico al periódico San Fernando Valley Sun/El Sol, Kaiser Permanente negó que estén cerrando alguna unidad.

“Entendemos que ha habido alguna información errónea que creemos que es importante abordar. Tenemos la intención de continuar ofreciendo servicios de oncología clínica pediátrica de alta calidad en el Woodland Hills Medical Center.

“No hay planes para dejar de proporcionar estos servicios en este lugar. Puede que prestemos servicios de citas en otro lugar cercano de Kaiser Permanente en algún momento futuro. Estaremos compartiendo estos detalles en los próximos meses directamente con las familias que pueden verse afectadas cuando se finalicen los planes”, escribió Peggy Hinz, Directora Principal de Comunicaciones Regionales de Kaiser Permanente, Región del Sur de California.

“Enviaremos cartas a los padres asegurándoles que la atención pediátrica no se está cerrando en este centro médico”, agregó Hinz.

Tanto Carrillo como Walsh dijeron que no lo creían. En parte porque han oído hablar del cierre por parte de las enfermeras y sus propios médicos en el hospital.

“Están tratando de hacer que parezca que nada va a cambiar, pero sí cambiará”, dijo Carrillo.

Para apoyar la petición, visite https://goo.gl/hXWQEo

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *