M. Terry / El Sol

¡De Fiesta! — El equipo de Sierra Canyon se junta para su foto de campeonato tras derrotar a Corona del Mar en el partido por la División IV de la Southern Section.

El éxtasis y la agonía de ganar campeonatos de football pueden venir con la planificación y ejecución. Pero también puede ser determinado por decisiones — como en el que las hace y cuando.

La secundaria Sierra Canyon (14-0) ganó el título de la División IV de la Southern Section el Viernes, 2 de Diciembre, derrotando a Corona del Mar de Newport Beach (12-2) en doble tiempo extra, 36-35, porque el entrenador Jon Ellinghouse voluntariamente tuvo un momento de estudiantes de último año.

Los Trailblazers acababan de anotar un touchdown en el segundo tiempo extra en un pase de 20 yardas de Johnny Hawkins a Michael Myrick, que puso a Sierra Canyon a un paso de alcanzar al rival, con marcador 35-34. Pero Ellinghouse estaba detectando verdadera fatiga en su equipo: “Con nosotros siendo un equipo con un montón de chicos jugando de ambos lados (defensa y ataque), sentí que estábamos casi desgastados”, dijo después — y pensó que él y sus jugadores debían tomar la batuta en ese momento.

Así que en lugar de colocarse para el punto extra y forzar un tercer tiempo extra, los Trailblazers se juntaron en un sistema ofensivo regular. Corona del Mar se alineó defensivamente. Entonces llamaron un fuera de juego.

“Mi pensamiento era ver cómo iban a alinear en una formación ofensiva”, dijo Ellinghouse. “Tuve mis dos mejores jugadas en mi cabeza para lo que queríamos hacer”.

Pero durante el tiempo fuera llamó a sus estudiantes de último año a juntarse, entre ellos el running back Bobby Cole. Cole recibiría el balón si pedía una jugada terrestre.

“El entrenador Ellinghouse tirado nos llamó a los estudiantes mayores y nos preguntó lo que debíamos hacer”, dijo Cole. “Colectivamente llegamos a la decisión que nos gustaría ir en grande o irnos a la casa. Incluso nos dejó llamar la jugada.

“Pensamos en un par de jugadas y las reducimos a tratar de aislar el medio del campo”.

Hawkins, estudiante de segundo año, había lanzado para cuatro touchdowns en el juego. Pero no iba a presionar para lanzar.

“Creemos que tenemos el mejor running back en California”, dijo Hawkins. “Todos nuestros estudiantes de último año estuvieron de acuerdo que debíamos ir por los dos puntos. Teníamos la fe y lo dimos todo”.

Después del tiempo de espera, Sierra Canyon volvió a alinearse en su juego ofensivo. Corona del Mar llenó la línea de confrontación con su defensa. Pero la línea ofensiva de los Trailblazers proporcionó suficiente espacio para que Cole corriera y pasara a conseguir la victoria.

“Íbamos a continuar con aislamientos porque conocíamos y confiábamos en nuestra línea ofensiva para lograrlo”, dijo Cole. “Y teníamos un zaguero de bloqueo hecho de plomo. No tenía ninguna duda de que íbamos a entrar en la zona de touchdown.”

La conversión puso fin a un partido muy entretenido en el que ambos equipos jugaron bastante equitativo, incluso en duras condiciones de frío y viento, en esencia, fueron en contra de sus puntos fuertes.

Sierra Canyon ha sido un equipo de jugadas terrestres casi todo el año, especialmente después que perdieron al quarterback Niko Harris, de último año, por una lesión de rodilla en el tercer partido. Y Cole tenía un juego fino, acabando con 115 yardas en 16 llevadas. Pero 59 de esas yardas se registraron en su touchdown en el primer cuarto que le dio a Sierra Canyon una ventaja de 7-0. De lo contrario, los Sea Kings mantuvieron a Cole con un promedio de menos de cuatro yardas por cargada en sus otros 16 intentos de correr.

“Tiramos la pelota mucho más de lo que pedía nuestro plan de juego”, dijo Ellinghouse. “Pero vimos algunas cosas en su defensa, y así queríamos atacar (con pases) en la segunda mitad. Y terminó funcionando para nosotros.”

Hawkins tuvo una gran noche, completando 17 de 30 intentos de pase para 282 yardas a pesar de perder balones sueltos en las dos primeras series ofensivas del equipo

“No sabía lo que estaba sucediendo, para ser honesto”, dijo Hawkins. “Después de esos errores, me dije que debía enfocarme. Y en el segundo cuarto, al entrar en calor, hice algunas jugadas y me metí en un ritmo.”

Su primer pase de touchdown fueron 10 yardas para J.J. Hernández con 2:22 en la primera mitad. Eso empujó a los Trailblazers a ponerse arriba 14-0, y Sierra Canyon se sentía bien sobre cómo iban las cosas.

Pero fue aquí donde Corona del Mar, uno de los mejores equipos pasando en el Condado de Orange, luchó para meterse en el campo de Sierra Canyon, y comenzó a correr la bola con gran efecto.

“Pensé que podíamos atacarlos (en el aire)”, dijo el entrenador de Corona del Mar, Dan O’Shea, “Pero el [cornerback Corey Jones] y el resto de la secundaria jugó realmente bien.”

Sierra Canyon había concentrado su esquema defensivo en quitar las líneas exteriores profundas de pases por carriles para contener los receptores abiertos de los Sea Kings, especialmente el receptor principal Ta Lé (a quien le retiraron un touchdown en el segundo cuarto por sanciones). Pero el esquema dejaba mucho del medio del campo abierto, y esa brecha sería explotada por el quarterback Chase Garbers y el running back J.T. Murphy.

Garbers anotó un touchdown empezando desde la yarda uno con 13 segundos por jugarse en la primera mitad para reducir la ventaja de Sierra Canyon a 14-7. Murphy, quien terminó con 240 yardas en 27 acarreos, emparejó la puntuación con una carrera de cinco yardas con 2:57 en el tercer cuarto.

Los Trailblazers parecían haber recobrado el impulso hacia el final del tercer cuarto cuando Hawkins deslizó un pase de touchdown de 33 yardas a Diaz entre dos defensores para una ventaja de 21-14. Pero Garbers, que dio pases por 196 yardas y corrió para 78 yardas, niveló las cosas otra vez con una carrera de dos yardas con 10:40 por jugarse en el tiempo regular.

“Definitivamente hicieron un buen trabajo encontrando nuestros agujeros,” dijo Ellinghouse.

Corona del Mar tuvo la oportunidad de ponerse adelante en el cuarto, al conducir desde su propia línea de 3 yardas hasta la línea de 8 yardas de Sierra Canyon con 1:47 segundos por jugar. Pero un gol de campo de 25 yardas se vio afectado por las ráfagas de viento y se desvió a la izquierda del poste de meta.

“Cuando alineamos para ese gol de campo, pensamos que podría ser la jugada del triunfo”, dijo O’Shea. 

Sierra Canyon tuvo la pelota primero en el tiempo extra, y Hawkins lanzó una bola de 14 yardas a Sam Shadorf, para poner a los Trailblazers al frente 28-21. Garbers le devolvió el favor, lanzando cuatro yardas a John Humphreys para su único pase de touchdown esa noche.

Corona del Mar inició el segundo tiempo suplementario, y Garbers y Murphy se turnaron para golpear la defensa de los Trailblazers hasta que Garbers anotó desde una yarda, dando a los Sea Kings su primer y única ventaja de 35-28.

Eso puso la escena para que Sierra Canyon hiciera su momento heroico.

“Pensé que tuvimos una ofensiva dinámica en la segunda mitad para conseguir la delantera”, dijo O’Shea. “Pero esos muchachos lucharon y resistieron. Son un muy buen equipo que esta excepcionalmente bien entrenado”.

“Fue mucho más de una batalla defensiva de lo que pensé que sería el partido”, dijo Ellinghouse. “Levanto mi sombrero a Corona del Mar. ¡Qué gran programa. Es una gran victoria para nuestro programa y un partido difícil para alguien debe perder. Me alegra que no fuimos nosotros.”

Sierra Canyon sigue adelante y jugará el partido de CIF State Regional 2A, donde dará la bienvenida al campeón de la División II de la City Section, Los Angeles High, en el estadio de Granada Hills el viernes, 9 de diciembre.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *