AP

SAN SALVADOR, El Salvador (AP) _ En uno de los países más violentos del mundo, una organización sueca está tratando de usar las armas para combatir la violencia. 

La Humanium Metal Initiative fue lanzada en El Salvador en noviembre. La idea es reciclar el metal de las armas, venderlo y con los ingresos que genera financiar programas contra la violencia, según IM Swedish Development Partner, la organización que está detrás del proyecto. “Humanium” es el nombre que se le da al metal producido con armas recicladas. 

Hans Blix, ex director de la Agencia Internacional de Energía Atómica y quien apoya la iniciativa, dijo que cuando alguien ve un lingote de metal de armas recicladas, comprende que puede tener otros usos. 

“Puedes hacer un revólver, que es algo letal”, expresó. Pero el mismo metal “se puede usar con buenos fines”. 

La violencia de las pandillas hizo que la tasa de homicidios llegase a 103 asesinatos por cada 100,000 residentes en el 2015 en El Salvador. En la vecina Honduras esa tasa fue de 64 por cada 100,000 el mismo año. Un informe del 2012 de las Naciones Unidas indicó que el 77% de los asesinatos ocurridos en América Central eran llevados a cabo con armas de fuego. En el 83% de los 6.071 asesinatos registrados en El Salvador el año pasado estuvieron involucradas armas, de acuerdo con el gobierno. 

Las armas tienen distintos orígenes. Algunas están legalmente registradas pero terminan en manos del bajo mundo. Otras son de la época de la guerra civil y hay algunas que son traídas de contrabando de Estados Unidos. 

La Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos dijo que en el 2015, el 48% de las 4.068 armas que las autoridades salvadoreñas confiscaron y rastrearon su origen provenían de Estados Unidos. 

IM Swedish Development Partner dice que tiene varias toneladas de metal acumuladas en El Salvador y Guatemala. En la última tanda fueron destruidas 1.825 armas en El Salvador. La organización planifica intensificar su trabajo a medida que aumenta la demanda del metal. 

La agrupación sueca no recolecta ella misma las armas ni las funde. Las armas son confiscadas o entregadas por sus dueños a las autoridades, que las funden y las convierten en lingotes, cable o perdigones, dependiendo de las necesidades del comprador, según explicó la organización. 

Lo que sí garantiza la agrupación es que el metal proviene de armas recicladas, se vende en lingotes a empresas con conciencia social y usa los ingresos para costar programas de prevención de la violencia y ayudar a las víctimas de la violencia en el país donde se originó el metal. Básicamente se trata de crear un mercado para metal procedente de armas. 

“Esperamos que la Humanium Metal Initiative sea un incentivo para que los líderes mundiales promuevan el programa de destrucción de armas como parte de sus compromisos en el marco de la Agenda de Desarrollo Sustentable para el 2030”, dijo en un correo electrónico Peter Brune, asesor de IM. 

La organización dice que mantiene negociaciones con varias marcas de proyección mundial. El metal puede ser usado para cosas que van desde joyas hasta estuches para teléfonos. En principio, el metal no será vendido en el mercado abierto sino a socios específicos interesados en la iniciativa. 

“Estas son las armas que matan gente todos los días”, dijo Blix. “En la Biblia, se dice que se pueden transformar las espadas en arados. Esta es una premisa sabia, famosa, que tiene miles de años, y es lo que debemos hacer”. 

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *