M. Terry / El Sol

La Agenda de los Patriots - (Izq.-der.) Devonaire Doutrive, Deschon Winston y Mark Boland, todos ellos jugadores del equipo de baloncesto de la secundaria Birmingham, creen que la escuadra puede competir por un campeonato.

Una charla singular en una sola tarde con el entrenador y varios jugadores no te dará una visión total sobre qué hace que vaya en ascenso un programa como el del equipo de baloncesto masculino de la secundaria Birmingham.

Pero hay algunos consejos bastante buenos.

Comienza con los números. Los Patriots ganaron 22 partidos el año pasado, y tienen un comienzo de 7-2 hasta el juego de hoy, 15 de diciembre, contra la secundaria Marshall de Los Angeles. Ya han conseguido triunfos en torneos contra la secundaria Narbonne de Harbor City, la secundaria Westchester de Los Angeles y Taft, rival de la Liga West Valley, tres equipos que podrían volver a ver en los playoffs de la City Section. Las únicas derrotas han sido ante el equipo de la secundaria Loyola de Los Angeles y Santa Monica, también en torneos, por siete puntos combinados.

Pero no están satisfechos, especialmente porque es sólo Diciembre.

“Los torneos estaban bien”, dijo Devonaire Doutrive, de 16 años. “Pero nuestros objetivos son ganar los campeonatos de la Ciudad y del estado. Es alcanzable”.

Ahora inserta un nivel de madurez. El año pasado los Patriots ganaron esos 22 partidos mientras la colección de varios jugadores de transferencia y los estudiantes de último año pasaban la mayor parte de la temporada conociéndose. El grupo central de esta temporada tiene una comprensión mucho más firme de la identidad de su equipo.

“El año pasado todavía estábamos incursionando en lo que somos como jugadores”, dijo el delantero Mark Boland, de 17 años. “Este año, en las ligas de verano y otoño, hemos podido encontrar nuestras fortalezas y progreso como equipo”.

Deschon Winston, de 18 años, un guardia que se trasladó aquí el año pasado desde El Camino Real, hace eco de la idea de una “mejor química”. “Somos un equipo de contendientes de campeonato”, declaró Winston.

El entrenador Nicholas Halic, que se hizo cargo del programa en 2012, sigue siendo cauteloso acerca de lanzar la palabra “especial” en la descripción del equipo. Pero es este grupo de Patriots quienes encarnan plenamente sus conceptos de jugar al baloncesto, sobre todo jugando a ritmo acelerado.

“Quería jugar más rápido y quería jugar de manera agresiva”, dijo Halic, quien jugó al baloncesto en Birmingham y se graduó de aquí en el 2001. “Teníamos unos cuantos chicos temprano que podían hacer eso, pero tuvimos muchas lesiones … que pusieron a nuestros otros jugadores en posiciones que estaban fuera de posición para ellos, y que hacían las cosas difícil. Pero esa era la primera cosa que quería cambiar; jugar más rápido, más agresivamente. Y creo que lo hacemos ahora”.

Halic tiene una escuadra flexible que varía en tamaño de 5-8 a 6-6. Todos pueden correr y saltar. Él tiene un talentoso guardia en Devante Doutrive (22.2 puntos) – hermano mayor de Devonaire – que puede marcar en y con cualquier persona. Pero los talentos de Devonaire (17.1 puntos), Winston (16.7 puntos) y Boland (8.0 puntos) evitan que los oponentes se enfoquen defensivamente sólo en Devonte.

La capacidad mental del equipo, de creer y querer desafiar a las mejores escuadras de la División I en la ciudad y el estado también está alineado con su capacidad atlética.

“Creo que ya están listos para esto”, dijo Halic. “Ellos juegan bien contra equipos realmente buenos. Ellos están listos para el desafío, pero se quedan muy sueltos y relajados. No sienten la presión de ‘tenemos que ganar cada juego’. Simplemente jugamos los partidos que están frente a nosotros”.

La atención temprana que ha creado Birmingham fue incluso evidente en las derrotas.

“La gente se metió contra nosotros debido a los oponentes”, dijo Halic. “Ahora tenemos que reajustarnos a eso. Creo que en el futuro, están listos para actuar. Y tenemos tres jugadores realmente buenos que pueden crear para otros. Eso hace que sea difícil para la gente averiguar lo que estamos haciendo.

“Si jugamos nuestro estilo de baloncesto, como nos gusta jugar, entonces estamos en buena forma”.

Los Patriots podrían llegar a ser aún más profundos. Otros dos transferencias – Erick Bushner y Jalen Bolden – están a punto de recibir permiso para jugar. Eso hace que Birmingham sea una amenaza aún mayor para acabar con la dominación que Taft y El Camino Real han disfrutado en la Liga West Valley durante una década y media.

Especialmente cuando Birmingham puede activar su juego de velocidad.

“Podemos estar un poco subdimensionados, pero podemos jugar a un ritmo más rápido que cualquiera que hayamos enfrentado”, dijo Boland.

“Es mejor que sepamos cuáles son las fortalezas de cada uno”, agregó Winston. Al mismo tiempo, dijo, “todo el mundo sabe quiénes somos ahora, y nos están explorando”.

Los únicos tres banderines de baloncesto masculino que cuelgan en el gimnasio de los Patriots son como subcampeón de la ciudad. Halic y sus jugadores momentáneamente dejarán que sus mentes se desvíen a lo que significaría tener una bandera del campeonato allí.

Pero no por mucho.

En este momento sólo se preocuparán por su próximo partido.

“Creo que tenemos la oportunidad de ser uno de los mejores equipos de aquí. Pero no lo sabes hasta que juegas. Y eso es lo que siento, tienes que jugar los partidos. No importa que los números están a tu lado, tienes que jugar los partidos”, dijo Halic.

“Si llegas con la actitud ‘tenemos que ganar esto’, puedes poner demasiada presión sobre ti. Al ir un partido a la vez llegarás al final eventualmente”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *