La oficina del procurador municipal de Los Ángeles anunció una serie de acciones contra los propietarios y asociados de una pandilla de supremacía blanca supuestamente involucrada con dos casas del valle de San Fernando.

Las viviendas en Canoga Park y Granada Hills han servido como “base de operaciones” para miembros de la pandilla Peckerwoods del valle de San Fernando, indicó Mike Feuer, procurador de Los Ángeles.

Las autoridades dicen que los hogares “han sido los sitios de rampante criminal actividad, incluyendo venta ilegal de armas y drogas, así como lugares para hacer bombas, almacenar bienes robados y reclutar y entrenar a nuevos miembros, así como el robo de identidad”.

Feuer dijo que ha presentado demandas que piden a los dueños de las propiedades, quienes viven en estas casas, “cambiar las condiciones radicalmente en esas propiedades o que las desalojen”.

Esos cambios implican asegurar que “las personas que representan una amenaza para el vecindario no estén autorizados a estar en esa propiedad”.

“Estamos luchando para evitar que las pandillas de la supremacía blanca amenacen nuestros barrios con su tóxica fuente de violencia, delincuencia y odio”, señaló Feuer. “Mi oficina continuará tomando todas las medidas posibles para combatir todo lo que representan”.

Feuer presentó una demanda de restricción contra Johnny Reed, un supuesto miembro de la banda y “líder para la pandilla Aryan Brotherhood (Hermandad Aria) que opera en las cárceles”, quien vive en una residencia del 16440 de la Calle Index en Granada Hills. La demanda también incluye a Monica Lewis, dueña de la propiedad, así como a sus dos hijos adultos, Norman y Robert Lewis.

La propiedad se encuentra a menos de 1000 pies de las secundarias John. F. Kennedy y Jane Adams y tiene una reputación en la comunidad y entre las fuerzas del orden como un supuesto centro para los miembros de pandillas de la supremacía blanca y de distribución de metanfetamina y heroína, dijo Feuer.

El procurador también presentó una demanda contra Erik Cutshaw, a quien llamó un “conocido socio de la pandilla SFV Peckerwoods, y quien vive en una vivienda del 7244 de la Avenida Loma Verde en Canoga Park. También se acusa a su hermano, Kenneth Cutshaw, el dueño de la propiedad, que está a 500 metros de la biblioteca de Canoga Park.

Erik Cutshaw ha sido arrestado por lo menos tres veces desde 2012 en conexión con actividades delictivas en la propiedad, dijo la oficina de Feuer.

Una tercera casa del 7756 de la Calle Farralone en Canoga Park, fue “informalmente restringida” por la oficina de Feuer después de que Erik Cutshaw fuera arrestado por supuestamente plantar una bomba debajo de un vehículo estacionado afuera de la propiedad, una residencia donde vive un supuesto miembro de una pandilla rival. La bomba explotó en ese lugar, que está directamente al otro lado de la calle de la escuela intermedia Columbus. Los residentes de esa casa ya fueron desalojados, y la propiedad está actualmente en venta.

Las demandas presentadas en relación con la propiedad del 16440 de la Calle Index en Granada Hills y la propiedad del 7244 de la Avenida Loma Verde en Canoga Park buscan una medida de prohibición que impida a las pandillas operar ahí, así como remoción de fortificaciones y estructuras que inhiben hacer valer órdenes de registro y la instalación de cámaras de vigilancia. Las querellas también prohibirían a cualquier miembro o socio conocido de la pandilla en cuestión o cualquier otra banda criminal, de acceder a las propiedades en cualquier momento.

Feuer mostró fotos en la conferencia de prensa del martes tomadas adentro de la propiedad de Farralone donde se veían esvásticas pintadas en las paredes, una bandera de los confederados, cuchillos y parafernalia de drogas.

Aunque ninguno de los arrestos en las propiedades estaban directamente vinculados a crímenes de odio, Feuer dijo: “Ustedes pueden decir que nuestra oficina cree muy fuertemente, y yo creo firmemente, que necesitamos ser especialmente protectores de la gente, especialmente ahora. No hay duda de que vivimos en una nación con mucha tensión “. 

Agregó que su oficina” va a estar vigilante en contrarrestar cada centímetro, cada momento en que alguien se sienta amenazado. Es un momento en el que necesitamos llegar para asegurar que serán protegidos “.

Feuer también estableció recientemente un método por Internet a través del cual los residentes pueden reportar propiedades con actividad de pandillas y / o narcóticos en sus vecindarios.

Los residentes pueden reportar estas propiedades llamando a la oficina de Feuer al (213) 978-8340, o visitando www.lacityattorney.org. Todos los informes pueden hacerse anónimamente.

 

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *