AP

CIUDAD DE MEXICO (AP) _ Cinco personas fueron detenidas en el occidente de México después de un enfrentamiento con las autoridades mientras éstas investigaban el asesinato de seis personas cuyas cabezas fueron halladas el día de Navidad. 

Según un comunicado de la fiscalía del estado de Michoacán, donde ocurrieron los hechos, los detectives se trasladaron a la localidad de Sahuayo porque en ese municipio vivían cuatro de los seis decapitados. 

El hallazgo de las cabezas tuvo lugar en Jiquilpan, una ciudad cercana a la frontera con el estado de Jalisco y terreno en liza entre distintos grupos del crimen organizado. Los agentes fueron atacados por los ocupantes de un inmueble cuando iban a inspeccionar una camioneta y una motocicleta cerca de esa casa pero lograron repeler la agresión y detener a los atacantes, dos mujeres y tres hombres. 

En el interior de la camioneta encontraron dos cuchillos con manchas de sangre que fueron embalados para su análisis y averiguar si estaban vinculados a las decapitaciones. Los investigadores también requisaron varias armas de fuego, entre ellas dos rifles, y dos vehículos.

En total, trece personas murieron en dos eventos distintos ocurridos el día de Navidad en el occidente del México. En Michoacán se encontraron las cabezas de seis hombres y en el vecino Guerrero, en un solo evento, murieron siete personas. Cinco de las víctimas pertenecían a una misma familia _entre ellos tres policías_ y un matrimonio. 

Las autoridades del estado occidental de Michoacán encontraron la mañana del domingo las seis cabezas en el municipio de Jiquilpan, una zona fronteriza con el estado de Jalisco, según indicaron en un comunicado. 

Esa región ha sido escenario de violencia vinculada al crimen organizado desde hace años, generalmente protagonizada por la lucha por el control del territorio que libra el cártel de Jalisco Nueva Generación y grupos criminales enemigos presentes en Michoacán. 

También en la mañana de Navidad y en el vecino estado de Guerrero, se localizaron siete cadáveres en una comunidad del municipio de Atoyac de Álvarez, informó el portavoz de seguridad del estado, Roberto Álvarez Heredia, en un comunicado. 

Cinco de los fallecidos pertenecían a una misma familia: dos de ellos eran policías municipales y otro un agente estatal. En el mismo lugar fue asesinado también un matrimonio que estaba con ellos. 

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública estatal, los hechos se registraron aproximadamente a las tres de la mañana en la localidad de Puente del Rey, municipio de Atoyac de Álvarez, cuando varias personas armadas con escopetas y pistolas atacaron a una familia que se encontraba festejando la Navidad. 

Según las primeras indagatorias, los criminales querían vengarse de una de las víctimas pero acabaron matando a tiros a todos. 

Guerrero es uno de los estados con mayor nivel de violencia de todo el país y donde distintos grupos criminales también se disputan el control del territorio. 

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *