Policía de San Fernando Sigue en la Búsqueda de Sospechoso que Disparó a Tres Personas; Mató a una y Dejó a Dos Heridas

El Departamento de Policía de San Fernando (SFPD) continuaba su investigación esta semana sobre un tiroteo que dejó un hombre muerto y otras dos personas heridas el pasado viernes 23 de Diciembre.

Germán Servin, de 37 años, que recientemente se mudó a San Fernando, murió en el patio trasero de una casa en la cuadra 400 de la Avenida Harps alrededor de la 1 p.m., lo que provocó que el SFPD y el Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles – que los asistió en la investigación del caso – acordonaran la zona y comenzaran una búsqueda por el atacante que fue infructuosa después de varias horas más tarde.

“Esperamos tener un sospechoso identificado en los próximos días”, dijo el jefe de la SFPD, Anthony Vairo, al San Fernando Valley Sun / El Sol esta semana.

Parte del problema para identificarlo es que los únicos testigos oculares de los trágicos acontecimientos -un hombre y una mujer que recibieron disparos también- permanecen en el hospital y no han podido proporcionar mucha información a la policía.

El hombre herido, “que es el hermano de la víctima, ha estado en un coma inducido y no hemos podido hablar con él”, dijo Vairo.

Una vez que puedan hablar con él, planean mostrarle algunas fotos de posibles sospechosos.

Del mismo modo, la mujer, que fue tiroteada afuera de la casa, parece ser simplemente una amiga de las víctimas.

“Simplemente salía de la residencia, estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado”, señaló Vairo.

Sin embargo, dijo que a pesar de que ella ha estado cooperando con la policía, “su información es limitada”.

EL TIROTEO

Cuando los agentes llegaron a la escena, se pusieron en contacto con la mujer herida frente a la residencia. Ella sufrió una herida de bala en la parte baja del abdomen, informó Juanita Navarro-Suárez, del Departamento del Sheriff.

La mujer dirigió a los oficiales al patio trasero de la casa donde también encontraron a las dos víctimas masculinas con heridas de bala.

Uno de ellos, más tarde identificado como Servin, murió en la escena.

Casi simultáneamente, se recibieron informes de un hombre con un arma que fue visto saltando cercas residenciales en la zona, dijo Navarro-Suárez.

Se estableció un perímetro y se inició una búsqueda exhaustiva por la zona con la ayuda de múltiples agencias para dar con el posible sospechoso, la cual concluyó poco antes de las 9 p.m. del viernes, sin que se encontrara al atacante, dijo Navarro-Suárez.

La otra víctima fue transportada al hospital con una herida de bala en la parte superior del cuerpo y estaba en estado crítico, dijo Navarro-Suárez.

La mujer también fue transportada a un hospital local y se encontraba en condición estable.

Todavía no se revela la identidad, ni se da una descripción del atacante. Tampoco se ha recuperado el arma utilizada en el ataque, dijo Navarro-Suárez.

NO ES UN ATAQUE AL AZAR

Vairo dijo que cree que el sospechoso “permanece en el condado de Los Ángeles”.

“Tenemos algunas buenas pistas y esperamos tener algunas actualizaciones pronto”, dijo.

El Jefe de Policía también señaló que “esto no fue un ataque al azar, creo que fue ataque específico”.

Sin embargo, dijo que debido a que la investigación está en curso, no podía proporcionar más detalles sobre esa hipótesis.

“A pesar de que esta persona no está bien, no tenemos una persona loca disparando a las personas al azar”, dijo Vairo, agregando que cualquier persona que sepa algo sobre el caso puede ponerse en contacto con ellos y permanecer en el anonimato si lo desean.

El tiroteo y la operación policial tras el incidente sacudieron a una ciudad no acostumbrada a este tipo de violencia.

El último deceso violento reportado en la ciudad de alrededor de 23,000 personas fue el de Alan Paul Bartley en mayo de este año, a quien oficiales de policía le dispararon después de que el hombre de 56 años golpeó su vehículo contra el coche patrulla y luego huyó de la escena. Después de una corta persecución corta, golpear un vehículo y estrellarse en un poste ligero, fue muerto a tiros por oficiales cuando se fue a la parte trasera del coche y los agentes pensaron que estaba buscando una pistola.

Anteriormente, el último incidente violento registrado ocurrió el 24 de agosto de 2014, cuando Mariana Franco, de 23 años, fue asesinada en la cuadra 1400 de la calle Celis.

Franco iba en el auto con sus padres y dos hermanos cuando recibió disparos alrededor de las 5:50 a.m. Ella murió en el lugar. La familia se dirigía a una misa temprano cuando ocurrió la balacera. Ambos padres también resultaron heridos en el ataque.

Ese tiroteo fue parte de una serie de ataques fatales supuestamente perpetrados por Alexander Hernández el mismo día en Sylmar y Pacoima. El residente de Sylmar continúa tras las rejas. 

Si sabe algo sobre el tiroteo en la Calle Harps, llame al (818) 898-1267.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *