M. Terry / El Sol

Listas para jugar -- (De izq.-der.) Anicia Hidalgo, Jessica Tomas y Jacqueline Urquidez tienen al equipo de baloncesto femenino de San Fernando cerca de conseguir el campeonato de la Liga Valley Mission.

Aproximadamente 25 pelotas de baloncesto están golpeando el piso del gimnasio de la secundaria San Fernando al mismo tiempo, un goteo rítmico de las jugadores de equipo varsity y júnior al comienzo de su práctica diaria. Pero lo que parecería ser un ejercicio de calentamiento sin sentido es algo más: un recordatorio de que nunca es demasiado temprano – o tarde – en una temporada para reforzar la forma correcta de hacer las cosas.

Ricardo Gutiérrez está parado al lado de la sinfonía de regateos, dando instrucciones con calma. Una de las cosas que Gutiérrez quería hacer al convertirse en el entrenador principal del equipo de baloncesto femenino aquí es reenfocar a las jugadores en la forma correcta de hacer las cosas – o al menos cómo quería que lo hicieran.

Nadie está fingiendo interés. ¿Por qué deberían hacerlo? Gutiérrez, ahora en su segunda temporada, tiene a San Fernando jugando su mejor baloncesto en varios años.

El equipo femenino de basquetbol de San Fernando tiene marca de 17-5 en total y ha ganado la mayoría de sus partidos desde que tuvieron un registro de 17-8 en la temporada 2012-13. También están en una carrera muy disputada por el título de la Liga Valley Mission con Sylmar; ambas escuelas iniciaron la semana con registros de 9-1en la liga y cada una tiene dos partidos de temporada regular restantes. (Han dividido su serie de encuentros, ganando cada equipo en su casa.)

“No puedo tomar el crédito”, dijo Gutiérrez. “Muchas de las chicas que son las piezas principales de nuestra mejora ya estaban aquí. Pero … sin quitarle nada de lo que otros entrenadores hicieron antes, pero cuando llegué aquí, yo y mi ayudante (Roy Koh) sentimos que teníamos que volver a lo básico. Y no lo hemos dejado. Siempre estamos volviendo a lo básico, ya sea regatear, disparar, bloquear “.

Las Lady Tigers quizá no sean el equipo más obviamente talentoso en la División de City Section. Pero aprecian el valor del trabajo duro y hasta dónde ha llegado esta temporada. Y podrían terminar en una de las cuatro primeras casillas cuando se anuncien las posiciones de la postemporada el sábado 11 de Febrero.

¿Gutiérrez lo vio venir?

“Justo cuando empecé, no puedo decir que lo vi”, dijo el entrenador. “Pero parte de esto era, era completamente nuevo para mí; es mi primer trabajo en la escuela secundaria, aunque he sido entrenador durante 20 años. No sabía qué esperar. Entré optimista, pero al mismo tiempo conocía el historial aquí. Mi primera cosa fue intentar tener registro de .500. Así que no esperaba esto de inmediato. Pero después del año pasado”- cuando San Fernando terminó con registro de 10-5 después de ir 4-10 la temporada anterior – “Tenía la sensación de que tenía un grupo especial de chicas aquí “.

El equipo se apresuró a abrazar las ideas tanto de Gutiérrez como de Koh, sintiendo que ambos eran honestos y directos.

“Hemos recorrido un largo camino desde los últimos dos años”, dijo Jessica Tomás, de 17 años, quien juega como junior guard y forward. “Siento que Ricardo y Roy han sido una ayuda muy buena para nosotros. Nos dan su mejor apoyo siempre; ellos nos miran de maneras muy diferentes. Si necesitamos ayuda, nos ayudan personalmente. Sólo tenemos que preguntar. Y son entrenadores muy responsables “.

Jacqueline Urquidez, de 16 años, está de acuerdo con Tomás. Dijo que las jugadoras están comprometidas con los entrenadores porque sienten que los entrenadores están comprometidos con ellas.

“Los entrenadores que teníamos en el pasado, eran buenos entrenadores”, dijo Urquidez, que promedia 9.9 puntos, 4.5 rebotes y 3.2 asistencias como guard. “Pero desde que Ricardo entró … veo que las chicas están más decididas a ganar. Se sienten más motivadas cuando Ricardo o Roy les dicen algo “.

Aun así, la buena fortuna es parte de una buena temporada. Para San Fernando, esa buena fortuna fue el regreso de la center Anicia Hidalgo.

Hidalgo, de 16 años, inicialmente no quería jugar y dejó el equipo antes de que comenzara la temporada. Pero después de un par de partidos – incluyendo una derrota ante Arleta, que también figura entre las cuatro primeras posiciones en la División II – ella tuvo un cambio de corazón.

“Ella lo pensó, habló con sus padres, luego vino a mí diciendo que quería jugar”, dijo Gutiérrez. “Al principio la hice practicar y no jugar. Tuvimos que hacer que se ganara su lugar. Pero tuve que dejarlo a ella [el querer jugar]. Por mucho que me encantaría que ella estuviera con nosotros, no iba a tratar de convencerla. Estoy agradecido de que regresó. Pero tenía que venir de ella”.

Hidalgo, que promedia 14.6 puntos y 9.4 rebotes por partido, dijo que no fue una cosa en particular la que la hizo abandonar el equipo. Pero definitivamente había una cosa que la hacía querer volver.

“Extrañé estar en la cancha”, dijo Hidalgo, quien había jugado baloncesto infantil para Gutiérrez en el Parque Recreativo Ritchie Valens. “También extrañé a las chicas. No fue una frustración. Era mi propia decisión no jugar. Pero al verlas jugar al principio, quería volver. Y agradezco la oportunidad de volver.

Ser parte de un equipo ganador es “algo genial”, dijo Hidalgo. “Pero no es sorprendente porque trabajamos duro por ello. Y nos tomamos nuestro tiempo para llegar a donde estamos. Así que no fue fácil”.

El resto no será fácil. Eso incluye no perder en los últimos dos partidos de la temporada regular, para al menos tener parte del título de la liga. O llegar lejos en la postemporada donde tendrán oponentes como Belmont, Cleveland, Hollywood, South Gate y Animo South Los Angeles, aparte de Arleta en la División II.

Pero cuando se trata de jugar baloncesto esta temporada, las Lady Tigers son más que un juego.

Son parte de éste.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *