M. Terry / SFVS

Campeones del equipo masculino de lucha de San Fernando en la City Section: Trevor Gill (152 libras), Eric Rocha (138 libras), Matthew García (132 libras), Kobe Lepe (115 libras), y Joe Reyes (220 libras).

El gimnasio repleto del Centro de Aprendizaje Roybal en el centro de Los Angeles rugía rugiendo constantemente y en voz alta durante las finales de lucha de la City Section. Y era una metáfora bastante adecuada.

Porque este sábado por la noche, 18 de febrero, el gimnasio – y las finales – pertenecían a los Tigres.

El equipo masculino y femenino de San Fernando ganaron los campeonatos de 2017, y lo hicieron de manera diametralmente opuesta. El equipo femenino dominó la competencia desde el principio, mientras que el título de los muchachos, no se consiguió hasta la disputa final de San Fernando.

Mujeres primero

La lucha femenina de la escuela secundaria todavía está en su infancia como un deporte sancionado por la City Section. Pero San Fernando ha desarrollado el primer gran programa para chicas. El equipo ha ganado tres de los primeros cuatro campeonatos – sólo Birmingham, en 2016, interrumpió la racha – y este año las Lady Tigers dejaron sus huellas en las esteras, colocando a 12 luchadoras en los 14 partidos finales y produciendo ocho campeones.

Ambos números son asombrosos. Las Lady Tigers han establecido un estándar muy alto para otros equipos, incluyendo San Fernando.

El entrenador Fernando Gonzáles, que regresaba como entrenador en jefe después de un paréntesis de cuatro años para pasar más tiempo con su familia, sabía que el equipo femenil de 2017 “tenía la oportunidad de ser especial”. Tuvieron marca de 11-0 en los encuentros, y siempre quedaban en los primeros lugares en las posiciones de equipo.

“[Los entrenadores] decían ‘cualquier cosa más fuerte que un susurro podría desbaratar esto’. Pero sabíamos que teníamos un buen grupo, sólido”, dijo Gonzáles.

La fe fue más que justificada en las finales de la ciudad. La competencia comenzó el viernes, 17 de Febrero, e involucró a 35 equipos femeninos. Pero después de las rondas preliminares, San Fernando tenía una ventaja casi insuperable de 36 puntos sobre el segundo lugar, Birmingham. La pregunta noera si los Tigres ganaban, sino por cuánto.

“Incluso nos sorprendió”, admitió la co-capitana Trinity Duarte.

París Valencia fue la primer campeona individual, derrotando a Verónica Machain de Birmingham en puntos, 6-5, en la división de 106 libras. Alexandra Cota ganó el título de equipo al derrotar a Hannah Tanap de la secundaria Carson en la división de 116 libras.

Otras campeonas fueron Samantha Muñoz, quien derrotó a Salma Morales, 6-4, en la división de 121 libras; Duarte, que venció a Jessica Juárez de la secundaria Bell en la división de 131 libras; Yea-Gi Sarabia, que barrió a Chloe DeSousa de Granada Hills en la división de 137 libras; Gianna Anaya, que derrotó a Zyana Cabrera de Birmingham, 8-2, en la división de 143 libras; Adelina Parra, que venció a Alex Messing de la secundaria Poly en la división de 160 libras; y Sandra Castrejon, quien derrotó a Adela Chávez de Poly, 11-4, en la división de 170 libras.

Las Lady Tigers terminaron con 306.00 puntos de equipo, superando ampliamente a Birmingham, que totalizó 252.00 puntos.

“Espero que otras personas puedan subir la barra a medida que avanza el tiempo. Pero creo que hicimos historia”, dijo Muñoz.

Gonzáles estaba asombrado y orgulloso.

“Había algunos equipos que he tenido donde competíamos por medallas y trofeos. Pero este fue el mejor equipo, en la corta historia de la lucha libre femenil, que se ha producido en la City Section”, dijo.

 El éxito del equipo masculino fue completamente diferente

A pesar de que los Tigers fueron 11-3 en sus encuentros duales, Gonáales rara vez tuvo un equipo completo durante la temporada. La mayoría de los luchadores que Gonzáles podría recordar llevando a un duelo o torneo era nueve.

“Los chicos tenían a seis muchachos que sabíamos que eran buenos. Luego tuvimos que seguir llenando otros pesos”, dijo Gonzáles. “Pero seguíamos diciéndole a todos los chicos cuánto los necesitábamos, que cualquiera de ellos podía ser el factor ‘X'”.

Sin embargo, la situación inicialmente parecía sombría en las preliminares. Un luchador de San Fernando no pudo lograr el peso en la división de 184 libras. Otro fue sorprendido en la primera ronda. Gonzáles, luchando contra el reflujo ácido, se preguntaba si San Fernando estaría tan lejos en la clasificación por puntos de equipo que no tenían ninguna oportunidad de ganar.

 

Pero al final de los preliminares, los Tigers estaban en segundo lugar, detrás del equipo masculino líder de Birmingham por cinco puntos.

 

“Al principio estaba devastada, luego estupefacta”, dijo García.

Tanto San Fernando como Birmingham tuvieron seis finalistas. Cuatro de los primeros cinco luchadores de los Tigers ganaron su lucha de campeonato – Kobe Lepe en 115 libras; Matthew García en las 134 libras; Eric Rocha en las 140 libras; y Trevor Gill en 154 libras.

Pero el título de equipo parecía estar en manos de José Reyes, quien fue el último luchador de San Fernando en la noche.

Reyes estaba en duelo con Oliver Feagin de la secundaria Carson en la división de 220 libras. Si Reyes ganaba, le daría a los Tigers suficientes puntos para ganar el campeonato por completo. Si perdía, San Fernando y Birmingham estarían empatados, y entonces se utilizarían criterios de desempate.

Uno de estos criterios sería el número total de duelos ganados. Fue ahí donde San Fernando tuvo la ventaja, con 40 encuentros ganados a 39 por Birmingham. Eso habría dado a San Fernando el título. Pero nadie lo sabía en ese momento.

 Reyes y Feagin lucharon a un empate de 3-3 en tiempo regular. Quien anotara primero en la prórroga ganaría. Feagin – que parecía cansado – fue amonestado por estancamiento. Un punto fue concedido a Reyes, haciéndolo el ganador.

Los primeros momentos después de la decisión del árbitro fueron caóticos mientras la gente, en particular un Feagin que salió furioso del gimnasio, trataba de averiguar qué sucedía. En la confusión y los gritos, el equipo de Birmingham recibió una amonestación de castigos flagrantes, lo que les quitó 16 puntos del total de su equipo.

Resultado final: San Fernando había ganado el campeonato con 236.50 puntos. Birmingham terminó con 216.50 puntos.

“Ya lo he visto antes”, dijo Gonzáles. “Nada en contra del chico de Carson, pero no tuvo muchos movimientos ofensivos. Él estaba bloqueando…sus resultados sólo surgieron de nuestros [intentos de derribarlo]. Era atlético y fuerte, y capitalizó nuestra agresividad. Pero mantuvimos la presión y se desgastó.

“Fue desafortunado que pasó, pero el árbitro hizo la decisión correcta”.

Reyes estuvo de acuerdo. “Yo sabía lo que estaba pasando … él solo estaba retrasándose y me estaba haciendo disparos falsos. Siempre estaba haciendo eso”.

Todavía hay campeonatos estatales por delante. Las chicas competirán esta semana en Visalia, los chicos la próxima semana en Bakersfield. La competencia, tanto del norte como del sur de California, se pone fuerte.

Pero también lo hace San Fernando.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *