M. Terry / El Sol

El Día de los Patriots - La secundaria Birmingham celebra su primer campeonato de baloncesto masculino de la Ciudad después de derrotar a Westchester por el título de la División Open. 

Ya había sido una de las mejores semanas para los equipos del Valle que juegan en el baloncesto masculino y femenino de Los Angeles City Section. Las chicas de la Valor Academy ganaron el campeonato de la División V el 28 de Febrero. Los chicos de la Chavez Learning Academy ganaron el campeonato de la División IV el 1 de Marzo, dando una buena noticia muy necesaria a una comunidad que se recupera de la pérdida de un adolescente de 14 años quien se ahogó en el río de Los Ángeles en medio de una fuerte tormenta. Los chicos de la secundaria Van Nuys ganaron el campeonato de la División III el 2 de Marzo. Y las chicas de la secundaria Cleveland ganaron el campeonato de la División II el 3 de Marzo.

Pero la mayoría de los ojos estaban puestos en la secundaria chárter Birmingham Community, que intentaba ganar la División Open masculina, que enfrenta a los ocho mejores equipos entre sí en un torneo eliminatorio. No es la última fase de baloncesto que se juega esta temporada; todavía están los playoffs estatales. Pero sigue siendo un torneo significativo para los equipos de la ciudad, porque los playoffs estatales pueden ser un bolado.

Birmingham nunca había ganado un campeonato de baloncesto masculino de ninguna clase, pero todas las señales indicaban que este era su año. Los Patriots sólo tuvieron tres derrotas en sus 29 partidos anteriores, siendo el último en Mater Dei High de Santa Ana el 27 de Diciembre. Eso fue hace 17 partidos, antes de llegar a la final del campeonato el sábado 4 de Marzo contra Westchester de Los Ángeles – un equipo que Birmingham derrotó en un torneo de vacacional del Día de Acción de Gracias.

Westchester tiene el tipo de currículum que aspira a tener Birmingham. Los Comets han ganado 13 campeonatos masculinos de la ciudad bajo el legendario entrenador Ed Azzam, el primero en 1991 y el 13o el año pasado. También fueron sido subcampeones siete veces. Cada año, parece, son parte de la conversación sobre el campeonato.

Pero – de nuevo, como el entrenador Nicholas Halic ha venido diciendo esta temporada – este fue el turno de Birmingham. Los Patriots no iban a ser etiquetados como uno de los grandes equipos que no ganaron un título de la Ciudad. Y eliminó cualquier duda de su pedigrí 2016-17 -incluyendo cualquiera que todavía abrigaba en privado- con una victoria 85-80 sobre Westchester en un gimnasio repleto en Cal State Dominguez Hills.

El nivel de satisfacción para Birmingham (27-3) después fue inmenso.

“Es genial para la escuela. Es genial para aquellos que jugaron antes de estos chicos”, dijo Halic. “Sabían lo que estaba en juego, poner una pancarta de campeón en el gimnasio por primera vez. Y respondieron a la campana”.

A Halic se le preguntó cuántos escenarios de Birmingham consiguiendo la victoria corriendo a través de su mente este año, Halic respondió: “Realmente no puedo contar. Más temprano en el año, no muchos. Pero a medida que se acercaba, no puedes evitar dejarlo entrar en tu mente. Intenté mantenerlo fuera de sus mentes”.

Los jugadores tampoco tuvieron ningún problema en expresar su alegría.

“Significa todo”, dijo el forward Mark Boland. “He estado en el programa cuatro años, y este momento es genial. Poder entrar en ese gimnasio y apuntar a ese estandarte, entonces miro mi dedo y sé que veré un anillo … “.

“Es una locura. Es como mi sueño favorito “, agregó Desmond Winston.

Birmingham iba perdiendo 20-13 después del primer cuarto, y todavía estaba abajo 34-28 con cerca de tres minutos y medio por jugar en los segundos cuartos. The Patriots luego pasaron a una de las grandes carreras en la historia del campeonato de baloncesto de la Ciudad, anotando 18 puntos consecutivos para liderar 40-34 en el descanso.

Seguían encendidos en el tercer cuarto, extendiendo la carrera a 22 puntos consecutivos antes de que Westchester finalmente anotó y Birmingham eventualmente acrecentó su ventaja a 57-37, un déficit impresionante para un equipo de Comets en un escenario de campeonato.

Por supuesto Westchester (24-9) no iba a dejar de jugar. Cortaron la ventaja de Birmingham a 63-50 para el final del tercer cuarto, y debajo de 10 puntos – 64-57 – dos minutos más adelante. Entonces vino lo que parecía ser un giro desastroso de los acontecimientos. Devante Doutrive, el mejor reboteador del equipo, el mejor encestador y líder emocional, fue expulsado.

Westchester podría haber esperado que Birmingham explotara por dentro.

Pero no este grupo..

“[Westchester] pensó que el juego había terminado cuando Devante fue expulsado”, dijo Hurlic. “Pero estos chicos han pasado por eso antes. Ha sido expulsado un par de veces, y ellos han tomado la batuta”.

“Cuando Devante fue expulsado, tuvimos que ajustar lo más rápido que pudimos porque sabíamos que harían un empujón”, dijo Winston. “Fue entonces cuando realmente tuvimos que permanecer juntos como equipo, y jugar una defensa sólida porque no tuvimos nuestro reboteador más grande. Eso es lo que hicimos”.

Sí, lo hicieron.

Los Comets, que obtuvieron 16 puntos cada uno del forward Harold Moore y el guard Chris Simmons, se pusieron 83-80 con 26 segundos restantes en el juego y tenían la pelota. Pero equivocaron el tiro, los Patriots consiguieron un rebote, y Winston encestó con 13 segundos restantes, lo que le dio a Birmingham todo el espacio que necesitaba.

“Puso un signo de exclamación en lo que hemos hecho todo el año”, dijo Winston.

Devante, que tuvo 26 puntos en el partido (su hermano menor Devonaire Doutrive añadió 24) seguía prendido de emoción después del partido.

“Es una locura”, dijo, mientras estaba rodeado una y otra vez por los aficionados. “Sabíamos que íbamos a llegar al partido del campeonato, después de haber luchado y perdido en la primera ronda del año pasado. Sabíamos que teníamos que venir más fuerte esta vez. En este juego realmente jugamos defensa, e hicimos lo que era necesario para ganar “.