M Terry / SFVS

Un par de aces - Michael Myrick y J.J. Hernández son el tipo de jugadores que el entrenador de Sierra Canyon, John Ellinghouse, espera sean los líderes del equipo de los Trailblazers en 2017.

La secundaria Sierra Canyon ha hecho un trabajo tan maravilloso armando su programa de football que tienes que recordar que ese programa no es tan viejo.

Desde sus comienzos en el football de ocho hombres en 2007, los Trailblazers se han convertido en una poderosa pequeña escuela (número de estudiantes en la secundaria: 400) que puede jactarse de ganar tres campeonatos de la Southern Section, dos juegos de tazón estatal CIF, y dos temporadas perfectas desde 2011.

La segunda temporada perfecta fue el año pasado: 16-0, que culminó con un triunfo en el Campeonato de la División IV de la Southern Section, y el partido del Campeonato Estatal de Football CIF 2A Bowl en Sacramento.

Eso fue después de haber saltado seis divisiones, de la División X a la División IV, como lo ordenaron los funcionarios de la Southern Section antes del comienzo de la temporada. Y Sierra Canyon ha sido movido de nuevo en 2017 a la División III, y ahora tiene un calendario que incluye partidos contra equipos fuertes que los Pioneers nunca han enfrentaron antes como son las secundarias Westlake de Westlake Village, y Calabasas.

El entrenador Jon Ellinghouse, que ha supervisado y desarrollado el programa de football desde su infancia, sin duda puede enorgullecerse de lo que Sierra Canyon ha logrado. Pero está más interesado en el desarrollo, la notoriedad y la expansión del equipo — y el programa.

“He tenido la suerte de ser el [entrenador] durante casi dos décadas. Así que me he acostumbrado a ello”, dijo Ellinghouse. “Recuerdo que cuando era un entrenador más joven, me gustaba pensar ‘¿cómo vamos a reemplazar a estos chicos?’ (después de una temporada de campeonato). Aprendes que es algo cíclico. Hay algunos chicos [nuevos] que tienen hambre y tienes que darles su oportunidad.

“Lo bueno del año pasado es que nuestro programa logró el mejor objetivo que hemos logrado. Pero también está ahora en la mejor posición para el futuro. Finalmente tuvimos un equipo completo de JV (segundo equipo). Tenemos un núcleo de jóvenes, talentosos jugadores … Hemos llegado a donde podemos ser un programa de calidad año tras año. Tenemos algunos chicos que creo que van a ser muy buenos jugadores de football, y tenemos un gran número de jugadores de primer año. Así que el programa está en buena forma para sostener eso”.

Una de las preguntas críticas de Sierra Canyon es quién podría o reemplazaría a Bobby Cole como running back. Cole tuvo una increíble temporada de 2016, acumulando 2,380 yardas y 34 touchdowns como jugador ofensivo del equipo en un sistema que promedió 394.4 yardas y 36.1 puntos por partido.

“No vamos a pedirle a nadie que sea ‘Bobby Cole’ porque eso sería una expectativa injusta e irreal”, dijo Ellinghouse.

Pero 17 jugadores tuvieron al menos un retorno terrestre para Sierra Canyon la temporada pasada y Ellinghouse tiene una plétora de candidatos a considerar, incluyendo Michael Myrick, Corey Jones, Trevor Howarth y Ronald Kamulali.

“Estamos teniendo esta charla antes de que realmente empiece el campamento. Ahí es cuando defines quién es tu running back porque es difícil de hacerlo en las ligas de pases y sin el equipo puesto”, dijo Ellinghouse.

“Ahora mismo tenemos un montón de chicos talentosos que están acostumbrados a cargar la pelota. Es más como un monstruo de cuatro o cinco cabezas ahora mismo. Vamos a trabajar en diferentes conjuntos de habilidades, capacidades diferentes y alterar nuestra ofensiva un poco”.

La posición del quarterback también es potencialmente una batalla apretada.

La temporada 2016 de los Trailblazers podría haberse ido de lado de no haber sido por el excelente juego del quarterback Johnathan Hawkins, estudiante de segundo año, que intervino cuando el titular Niko Harris perdió gran parte de la temporada con una lesión en la rodilla.

Hawkins terminaría con 100 de 185 pases completados para 1,856 yardas y 21 touchdowns (contra cinco interceptaciones) en 12 juegos y tuvo marca de 11-0 como arrancador.

“Cuando llegó aquí no conocía de coberturas”, dijo Ellinghouse sobre Hawkins. “No hay duda de que es un mejor quarterback de lo que era el año pasado. Está viendo el campo de manera diferente, pensando en lo que va a suceder antes de que suceda. El año pasado sólo era un estudiante de segundo año tratando de sacar la pelota de su mano y pasarla a un buen atleta. Ahora tiene la capacidad de procesar el campo, procesar la información que le he enseñado, y ser más un tipo para que sale y nos ayuda a ganar”.

Pero aún no hay garantías de que Hawkins sea el iniciador. Hay suficiente talento en el equipo que Hawkins podría compartir tiempo como titular con Mason Quandt, un estudiante de último año que también ha asistido a St. Bonaventure en Ventura y Chaminade.

Por primera vez, sin embargo, Sierra Canyon puede ser conocido más por la defensa que la ofensa. Ellinghouse señala que nueve de los 11 titulares del año pasado regresan.

“Tenemos un chico llamado J.J. Hernández que tiene todo tipo de marcas como estudiante de primer año y será un tipo que estamos poniendo como middle linebacker“, dijo Ellinghouse. “Howarth era nuestro principal atacante. MyRick era muy bueno como strong safety. Y … J.J. Hernández es un chico que probablemente debería haber mencionado primero. Es wide receiver y strong safety, el corazón y el alma de nuestro equipo”.

“Todavía somos jóvenes, pero somos talentosos y también experimentados. Tuve algunos novatos y estudiantes de segundo año que empezaron todos los partidos la pasada temporada. El año pasado trataron de mostrarse a sí mismos y ahora son los ‘veteranos curtidos’. Pero muchos de ellos son estudiantes de segundo año, lo cual es una sensación genial”.

Tanto J.J. Hernández como MyRick están disfrutando de los anillos de campeonato que obtuvieron al ganar el título la temporada pasada. Pero ambos están pensando en lo que viene este año.

“En este momento se trata de enseñar a los chicos más jóvenes, asegurándose de que sepan lo que están haciendo”, dijo J.J. Hernández. “Hacer que nuestro equipo se prepare en la sala de pesas y en el campo, asegurándonos de conocer todas las jugadas. Y esperando salir con una explosión, como el año pasado”.

“Tenemos que olvidar [el año pasado]. No somos el mismo equipo que el año pasado”, dijo MyRick. “Hemos encontrado nuestra identidad como un nuevo equipo, centrados en cada juego, no centrados en el año pasado”.

Pero también reconocen que como Sierra Canyon sigue mejorando, y los desafíos de la División y el calendario se vuelven más difíciles, los Trailblazers tienen la oportunidad de seguir creando un legado de football indeleble.

“Siempre hemos sido menospreciados”, dijo J.J. Hernández. “Se siente muy bien subir y jugar contra gente que se supone que debemos enfrentar desde el principio”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *