M Terry / SFVS

Donde vuelan los Eagles - (Izq. - der.) Andrew Van Buren y Michael Wilson, ambos estudiantes de último año en Chaminade, así como Ryan Stevens, estudiante de tercer año, se preparan para un calendario difícil de football esta temporada.

Es apenas agosto, y no se han jugado partidos ni se ha practicado mucho football.

Pero uno casi quiere avanzar rápidamente a Diciembre y ver cómo resulta la temporada 2017 resulta para Chaminade.

El entrenador Ed Croson está dando a los Eagles – en su mayoría estudiantes de último año –  una oportunidad asombrosa de ser grandes.  Él ha organizado uno de los calendarios más difíciles que cualquier equipo del Sur de California vaya a disputar esta temporada.

La parte de juegos fuera de liga es, sencillamente, brutal. El partido inicial televisado contra Oaks Christian de Westlake Village es el 25 de Agosto. A ese encuentro le siguen duelos contra Mountain Point de Phoenix, Arizona, para luego verse frente a frente contra el campeón defensor del Open Division Bowl. San Juan Bosco de Bellflower, y después contra la secundaria Bakersfield.

De los cuatro equipos, Oaks Christian fue el único que no ganó un campeonato de sección y/o jugó en un partido de State Bowl el año pasado. Pero los Eagles y los Lions tuvieron un inolvidable inicio de temporada el año pasado, con Oaks Christian ganando, 65-55.

El calendario de la Liga no es más fácil. No el de la Liga Mission de la Southern Section, que incluye a los contendientes perennes como son Alemany, Bishop Amat de La Puente, Crespi, Loyola de Los Angeles, Notre Dame y Serra de Gardena.

Todo esto incluso antes los playoffs de la Southern Section Division I/Pac-5, donde los esperan otros gigantes históricos como St. John Bosco, Mater Dei de Santa Ana, Long Beach Poly, Centennial de Corona y Mission Viejo.

Esta no es la temporada para ser tímidos o tener un complejo de inferioridad. Pero Croson hizo este tipo de programación exigente cuando él era el entrenador en jefe en Birmingham. Y fue un éxito.

“[En 2004] comenzamos 1-4 en Birmingham y ganamos el título de la ciudad.  El año siguiente estábamos 2-3 y ganamos el título de la ciudad”, dijo Croson. “Esta es una edad de desarrollo en la vida de los chicos. Creo que tienes que ser capaz de enfrentarte a la adversidad. Creemos que tenemos un equipo bastante bueno este año. Así que necesitábamos programar algunos desafíos para que nuestros chicos pudieran mejorar”.

A Croson y sus compañeros entrenadores también les gustaría una mirada más cercana a St. John Bosco, un equipo que ha arrasado en la División I en los últimos años. Los Eagles seguían siendo eliminados en los playoffs antes de tener la oportunidad de enfrentarlos.

“Prefiero ver lo que es en la temporada [fuera de liga]”, dijo. “El año que ganamos el título estatal, perdimos contra Serra 36-0 en el juego de la liga, y terminamos batiendo en las finales del CIF. Así los chicos mejoran”.

“Algunos chicos quieren tener un gran récord. No tengo ni idea de cuál es mi récord general, porque para mí no importa. Lo que importa es cómo terminas, y el desarrollo de los jugadores. Así que vamos a desafiarnos a nosotros mismos”.

Los Eagles se prepararon para esta temporada aguantando las dificultades de crecimiento y hubo varias. El récord general fue de 8-4 e incluyó un empate por el segundo lugar en la Liga. Eso los metió en los Playoffs de la División I de la Southern Section; derrotaron a Long Beach Poly en la primera ronda, pero fueron noqueados en la postemporada por Centennial – por segundo año consecutivo.

Los jugadores dicen están ansiosos de empezar a jugar de verdad. “Tienes que enfrentar lo mejor para ser el mejor” es un mantra repetida a menudo en Chaminade. Pero los jugadores también dicen que ahora están en un lugar como un equipo donde podían tomar un calendario como éste sin entrar y sentirse abrumados.

“Siento que el año pasado me va a ayudar este año”, dijo el quarterback Ryan Stevens, que comenzó cinco partidos el año pasado, mientras dividió tiempo en esa posición con Brevin White, que se trasladó después de la temporada a Paraclete en Lancaster.

“He crecido y superado mis errores del año pasado … Siento que si jugamos a nuestra plena capacidad, podemos vencer a cualquier equipo. Si todos trabajamos juntos como una unidad y perfeccionamos nuestro juego esta próxima temporada, creo que podemos vencer a cualquiera. Así es como me siento. Si ponemos el trabajo duro antes de los partidos … podemos ganar el viernes”.

Ese grado de confianza es compartido por otros.

“Tenemos un año de madurez y experiencia de juego bajo nuestro cinturón”, dijo el wide receiver Michael Wilson, de 17 años, que se ha comprometido verbalmente con la universidad Stanford. “El entrenador Croson dice que la mayor diferencia es que nuestra línea ofensiva entera regresa. Cada lineman es un estudiante de último año. Y casi todos nuestros titulares igual. Eso va a ser de gran ayuda para nosotros. Todo el mundo tiene experiencia de Varsity bajo su cinturón, así que no va a ser nada nuevo.

“[Esta temporada] es algo que Chaminade ha estado construyendo desde el año después de que entré en la escuela. Aquí es exactamente donde queremos estar ahora mismo”.

La temporada más grande de la historia de Chaminade vino en 2013, cuando los Eagles ganaron 14 de 16 partidos, el juego de título occidental (División IV) de la sección, y el juego del Campeonato de la División II del tazón estatal del CIF. Eso los hizo subir a la División I’s PAC-5 la temporada siguiente, y han querido validar esa promoción con un campeonato desde entonces.

El running back Andrew van Buren, de 17 años y estudiante de último año, que se ha comprometido verbalmente con la universidad Boise State, dijo que este es el tipo de desafío necesario para lograr esa validación.

“Tenemos mucho más estudiantes de último año que han estado aquí los últimos 2-3 años. Estamos definitivamente más preparados, físicamente, así como mentalmente”, dijo van Buren.

“Quiero mostrar a la gente que estábamos destinados a estar en el PAC-5.  Y nos enfrentamos a la competencia, y salimos a jugar duro todos los viernes por la noche”.