Foto Cortesia de CHIRLA

Si su permiso del programa de Acción Diferida Para los Llegados en la Infancia (DACA) expira entre ahora y el 5 de marzo de 2018, usted debe renovarlo antes del próximo jueves 5 de Octubre.

Y eso es lo que miles de los llamados “soñadores”- aquellos que se benefician con el programa de inmigración lanzado por el Presidente Obama hace cinco años – han estado haciendo desde que el Presidente Trump anunció el fin del programa a principios de este mes.

La terminación del alivio migratorio está prevista para el 5 de Marzo del próximo año, y miles de beneficiarios se apresuran a renovar sus permisos de trabajo con la esperanza de que puedan permanecer empleados incluso más allá de ese plazo.

El programa DACA – que permite a algunos indocumentados que vinieron a los Estados Unidos antes de los 16 años trabajar e ir a la escuela sin el temor de ser deportados – ha beneficiado a más de 750,000 personas. Uno de cada cuatro, o cerca de 215,000, vive en California.

Después que la administración Trump anunció el final del programa, California y varios estados presentaron demandas contra el gobierno con la esperanza de detener la acción del Presidente Trump.

Varias organizaciones han donado fondos para ayudar a costear el costo de $495 de las renovaciones de DACA. El Consulado de México en Los Angeles está ofreciendo pagar por esto en parte o totalmente para los mexicanos, pero deben encontrar primero el dinero para luego recibir un cheque de reembolso.

Jessica Murrieta, residente de Pacoima, pagó de su bolsillo por su renovación.

La joven de 22 años llegó a los Estados Unidos en 2004 y solicitó DACA poco después que se anunció el programa en 2012. Ella trabaja en una escuela primaria en San Fernando y asiste a la Universidad Estatal de California, Northridge (CSUN).

Su permiso de DACA iba a caducar en Enero de 2018. Su nuevo permiso termina en Septiembre de 2019.

“Lo renové porque voy a la universidad y porque tengo un empleo”, dijo sobre su decisión de pagar por el permiso, a pesar de la incertidumbre y preocupación sobre lo que venga en Marzo próximo.

Como muchos en su situación, tiene esperanzas de un resultado positivo.

“Espero que el gobierno vea nuestro lado, el lado de los dreamers, y nos de la oportunidad de trabajar legalmente en Estados Unidos y ayudar a la economía, así como darnos la oportunidad de graduarnos de la universidad y ser mejores personas.

“Solo espero que vean los beneficios económicos de tenernos aquí cómo quitarnos DACA afectará la economía de Estados Unidos de manera negativa a la larga. Además, que no somos criminales, solo personas en busca de una oportunidad”, expresó.

Solicitan prórroga

Algunos legisladores piden que se de una prórroga al plazo del 5 de Octubre para cumplir con las renovaciones de DACA..

A raíz de tres tormentas masivas que han interrumpido la vida cotidiana de millones de personas en los Estados Unidos, la Senadora de California, Kamala D. Harris, y un grupo de 37 Senadores pidieron a la administración Trump que hiciera justamente eso.

El grupo hizo la solicitud en una carta enviada al Secretario Interino de Seguridad Nacional, Elaine Duke.

“Estos grandes huracanes interrumpieron significativamente la vida cotidiana y las operaciones en estos estados y territorios”, escribieron los legisladores. “Sería apropiado que el gobierno prorrogara la fecha límite del 5 de Octubre de 2017 en todo el país para permitir a las personas el tiempo adecuado para satisfacer la reciente petición del gobierno”.

Los legisladores temen que las recientes interrupciones causadas por los huracanes Harvey, Irma y Maria podrían hacer casi imposible que algunos “soñadores” elegibles cumplan con la fecha límite.

“Texas, Florida y Puerto Rico siguen trabajando para recuperarse y estarán así durante algún tiempo”, escribieron los legisladores. “Una prórroga de la fecha límite proporcionaría a los beneficiarios de DACA más tiempo para recopilar la cuota de solicitud de $495 y reunir los documentos necesarios para completar con precisión la solicitud de renovación”.

Según el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS), decenas de miles de beneficiarios de DACA viven en áreas impactadas por las tormentas.

Lucha por el Dream Act

Pero los “soñadores” no sólo están renovando su DACA. También están luchando por una solución permanente a su incertidumbre migratoria.

A principios de esta semana se anunció un esfuerzo de un mes llamado “Sí al Acta de los Sueños” para hacer llamadas, enviar correos electrónicos y llamar a las puertas de los Congresistas para pedirles que apoyen la última versión del Dream Act, una propuesta que daría a los soñadores legalización no sólo temporal, sino permanentemente.

“Lo que pasó con DACA fue desafortunado, pero debemos ver esto como un nuevo comienzo para todas las familias y jóvenes e inmigrantes para seguir luchando por una solución permanente”, dijo Melody Klingenfuss, que nació en Guatemala y fue traída a los Estados Unidos a los 9 años.

“Crecí sin saber que estaba indocumentada”, dijo Klingenfuss, quien observó que “DACA abrió tantas puertas para mí”, permitiéndole asistir a USC y realizar muchos de sus sueños.

Diana Colin, Directora de Participación Cívica en la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA), señaló que “necesitamos un camino para la ciudadanía”.

Esta semana, una delegación de “soñadores”, activistas y miembros de CHIRLA se dirigió a Washington D.C. tratando de reunirse con los Congresistas y presionarlos para llevar el Dream Act a un voto o adjuntarlo a una legislación que deba aprobarse, dos de las formas de que la medida se convierta en ley. 

“Vamos a hacer llamadas telefónicas, llamar a las puertas y pedir a los electores que llamen a sus representantes y que pidan una legislación limpia”, dijo Colin.

Para los soñadores, la cuestión es de suma importancia por la incertidumbre que arrastran.

Mayra Mejía, de 23 años y nacida en Michoacán y quien llegó a Estados Unidos cuando tenía 7 años, lo explica claramente.

“Ahora como estudiante de último año (en la universidad), estoy a punto de graduarme y no sé lo que va a pasar o si voy a ser capaz de seguir mi carrera”, dijo.

Paulina Ruiz no sólo teme perder su trabajo, sino el seguro médico que lo acompaña.

La joven de 26 años tiene parálisis cerebral y se mueve con la ayuda de una silla de ruedas. Ella fue una de las primeras en conseguir DACA en 2012.

Asistió a UCLA donde obtuvo un título en español y literatura.

Ruiz, que trabaja en CHIRLA, dijo que tener seguro médico le ayuda a pagar los medicamentos que necesita y puede visitar a un médico con frecuencia, en lugar de tener que depender de las visitas a la sala de emergencias.

Debido a que ella es indocumentada, Ruiz no califica para ningún programa de salud del gobierno.

“Yo creo que nos merecemos el Dream Act y la oportunidad de estar aquí, respetuosamente, para que podamos seguir trabajando y no voy a parar hasta que tengamos una solución permanente en esta lucha que será larga, pero en última instancia, si nos mantenemos juntos, podemos ganar”.

Esta semana, tanto CHIRLA como el Consulado Mexicano en Los Angeles están ofreciendo ayuda gratuita con las renovaciones de DACA. CHIRLA tiene clínicas los martes, jueves y sábados. Para obtener más información, puede llamar al (213) 353-1333. El consulado mexicano tiene una clínica este sábado 30 de septiembre, de 9 a.m. a 2 p.m. en sus oficinas, 2401 West 6th Street en los Ángeles. Para obtener más información, llame al (213) 368-2731.

 

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *