AP

Los sobrevivientes y las familias devastadas por la matanza en Las Vegas ocurrida el 1 de Octubre enfrentan más que obstáculos físicos y financieros en su camino a la recuperación.

El daño psicológico podría ser por sí solo — si no más — paralizante. Muchos podrían desarrollar lo que se conoce como Desorden de Estrés Postraumático (PTSD), una enfermedad mental causada por un evento traumático externo. No tiene que ser sólo un tiroteo mortal; el 

PTSD puede resultar en los sobrevivientes de terremotos o huracanes, incluso la pérdida de alguien en su vida. Los síntomas pueden consistir en, pero no son exclusivos, el desprendimiento emocional, un salto involuntario del cuerpo y recuerdos que se presentan en cualquier momento. Pueden manifestarse en la frecuencia cardíaca elevada y la audición aumentada.

La Dr. Maria Lymberis ha sido una psiquiatra certificada por más de 30 años y es una Miembro Distinguida de por Vida de la Asociación Psiquiátrica Americana. El PTSD es una de las aflicciones que ella ve regularmente en los pacientes después de haber sufrido o ser testigos de algún trauma significativo.

Ella dijo que uno de los traumas más significativos para la gente es la guerra, “ya sea una guerra organizada o actos de violencia al azar como el evento de Las Vegas”.

“No todo el mundo que estuvo presente en el sitio y sobrevivió, o es un pariente de una persona que estaba allí y o bien murió o resultó herido o vio estas cosas, es por definición probable que consiga PTSD. Pero las personas que ya estaban [psicológicamente] vulnerables por todo tipo de razones, pueden llegar a ser completamente sintomáticas y bastante enfermas”, dijo Lymberis.

“En nuestro mundo occidental se llega a la ‘edad de madurez’ a los 21 años. Pero el cerebro no lo sabe. Cada persona es diferente. No puedes decir ahora cuánto tardará alguien en recuperarse. Puede ser que tengas una resistencia tremenda, y resultas ser muy afortunado. Pero puedo decirles, si tienen vulnerabilidades preexistentes con la adversidad a lo largo de su desarrollo, incluyendo la adolescencia, sus probabilidades de recuperación podrían llevar años”.

Dijo que las personas con PTSD pueden desarrollar enfermedades somáticas si no consiguen una ayuda psicológica adecuada.

“El cerebro controla cada centímetro del cuerpo de todos. Si no puedes lidiar con tus sentimientos, ¿a dónde va a ir el estrés? En sus órganos. Podrías empezar a beber, comer en exceso, consumir drogas, o sentarte en el sofá viendo la tele y no hacer nada”, dijo la experta.

Al cierre de esta edición,  al menos 20 personas víctimas del tiroteo masivo durante un concierto en Las Vegas provenían del Sur de California, y el número sigue aumentando a medida que los parientes identifican a los muertos.

Entre ellos se encuentra Melissa Ramírez, de 26 años, una residente de Littlerock que se graduó de la Universidad Estatal de California, Bakersfield en 2014 con un título en Administración de Empresas. Según una página conmemorativa de Facebook, ella vivió en North Hollywood y trabajó para el Automobile Club of Southern California.

Ramírez era un aficionado a los deportes que amaba el equipo de football Philadelphia Eagles, Los Angeles Lakers, Dodgers y los Trojans de USC. Ella publicó una foto de sí misma y una amiga en el Festival de Música de Las Vegas en Instagram el sábado.

“Por favor, mantén a la familia Ramírez en tus oraciones”, escribió un pariente en una página de GoFundMe. “Mantenlos en tus pensamientos y celebra la vida de una mujer joven que ha ido a estar con el Señor”.

Otra víctima fue John Phippen, de 56 años y residente de Valencia, dueño de una empresa de remodelación conocida como JP Specialists. El asistió al Festival de música country con su hijo, Travis, que fue baleado en un brazo pero ayudó a más de una docena de heridos en la multitud.

“Era mi mejor amigo”, dijo Travis a Los Angeles Times sobre su padre. “El nunca hizo nada malo a nadie. Él era siempre amable y gentil”.

El atacante vivió en el Valle

El hombre identificado como el tirador, Stephen Paddock, roció a la multitud con cientos de balas desde el piso 32 del Hotel Mandalay Bay y Casino. La multitud asistía a un festival de música country al aire libre. El pistolero se suicidó cuando la policía entraba en su habitación del hotel. Todavía se desconoce el motivo de este ataque.

Paddock, de 64 años, fue un ex residente del Sur de California que se graduó de la secundaria Polytechnic en Sun Valley y la Universidad Estatal de California, Northridge. También asistió a la escuela intermedia Richard Byrd.

“Como compartió la Universidad Estatal de California, Northridge en una declaración escrita, nuestros corazones y pensamientos están con las víctimas, sobrevivientes, socorristas y seres queridos impactados por este horrible tiroteo masivo”, dijeron los funcionarios de CSUN en un comunicado publicado el martes, 3 de Octubre.

“A finales del lunes, funcionarios de CSUN supieron que Stephen Paddock, el autor del tiroteo en masa del domingo en Las Vegas, asistió a la Universidad, completando un título en Administración de Empresas”.

“Si bien ninguna palabra puede realmente expresar la pérdida y la tristeza que la nación siente hoy, la comunidad de CSUN ofrece sus profundas simpatías a los afectados por la atroz violencia que se produjo en Las Vegas”, dice la declaración.

El ex concejal de la ciudad de Los Angeles y senador estatal, Richard Alarcón, dijo a Los Angeles Daily News que conocía a Paddock en su adolescencia y reconoció su cara cuando su foto fue publicada después del tiroteo del domingo.

“Acabo de reconocer su rostro, su color de pelo, sus ojos”, dijo Alarcón. “Siempre tenía grandes ojos cuando era niño. La cara era reconocible”.

“… Era un niño normal, muy agradable”, dijo al periódico. “El no era autoritario. … No tenía la personalidad más abierta. Estamos hablando de cuando teníamos 8 a 12 años. Él era sólo un chico americano promedio”.

La Associated Press, citando a la Oficina Federal de Administración de Personal, informó el martes que Paddock trabajó como cartero entre 1976-78, presumiblemente mientras vivía en el sur de California y asistía a CSUN.

Luego trabajó como agente del Servicio de Recaudación de Impuestos hasta 1984, luego pasó 18 meses en un trabajo de auditoría de defensa, según el informe.