La Policía de San Fernando Dispara a Sospechoso después de una Llamada de Violencia Doméstica Este Domingo Pasado

Una apacible mañana de domingo en un edificio de apartamentos sobre la Avenida Harding en la Ciudad de San Fernando es perturbada por una escena caótica. Policías golpean fuertemente una puerta pidiéndole al hombre que vive ahí que abra. Vecinos escuchan a la persona que se rehúsa a abrir lanzarle improperios a la policía y los reta a entrar. Incluso llega a decir ‘Maténme. Estoy listo para morir”. Después de embestir y romper la puerta, los oficiales rocían espray de pimienta dentro de la unidad y al entrar se dan cuenta que el hombre sostiene supuestamente un cuchillo y le disparan varias veces.

Albert García, de 58 años, el hombre que vive en el apartamento, cae herido justo a la entrada de su dormitorio.

Parece que mientras la policía golpeaba a la puerta, la novia de García esta dentro de la ducha, sin darse cuenta – aparentemente – de lo que está pasando. Luego del tiroteo se escucha a la mujer gritar. Llorando dice “le dispararon…lo perdí”.

Luego del tiroteo, le ordenaron que saliera del apartamento solo cubierta por una toalla, todavía mojada, y les dice a los policía que la ducha sigue prendida.

Tony Vairo, Jefe del Departamento de Policía de San Fernando (SFPD) le dijo al San Fernando Valley Sun/El Sol que sus agentes entraron al apartamento después que escucharon a una mujer gritar adentro, pero vecinos que viven al lado de la unidad dice no haber escuchado esos gritos antes de que los policías entraran.

Se le escucha a la mujer decir algo como “no debió hacer lo que hizo” y que García la agarró del cabello y que ella lo amenazó que llamaría a la policía, pero recalcó a varios vecinos después que ella no fue quien llamó al 9-1-1.

García yace en un charco de sangre en el suelo hasta que llegan los paramédicos y lo llevan de emergencia al Centro Médico Holy Cross donde es declarado muerto.

Eso, en pocas palabras, es cómo testigos y autoridades describen el tiroteo fatal policial que tuvo lugar en la Ciudad de San Fernando el pasado domingo 8 de Octubre cuando oficiales del Departamento de Policía de San Fernando (SFPD) respondieron a una llamada de violencia doméstica que se tornó mortal, la segunda vez este año que agentes de la policía de la ciudad abren fuego y matan a un sospechoso.

El tiroteo del domingo – que está bajo investigación de la Oficina de Homicidios del Departamento del Sheriff del Condado de Los Angeles y la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado – ocurrió en un edificio de apartamentos de tres pisos en el 124 de la Avenida Hardin a las 11:02 a.m.

Los detectives del Departamento de Sheriff dijeron que los oficiales de policía estaban respondiendo al edificio de apartamentos con respecto a una llamada de violencia doméstica reportando gritos que venían de una de las unidades en el tercer piso.

“Los oficiales intentaron hacer contacto con los ocupantes adentro. El sospechoso le negó la entrada a los oficiales e hicieron una entrada forzada al apartamento. Al entrar, los oficiales usaron espray oleoresina Capsicum (OC) para tratar de obtener el cumplimiento del sospechoso. El sospechoso estaba armado con un cuchillo grande y se produjo un tiroteo policial”, informó el Departamento del sheriff.

“El sospechoso de 58 años de edad, un hombre hispano fue impactado por lo menos una vez en el cuerpo. Fue trasladado a un hospital local donde fue declarado muerto”, continúa el reporte de las autoridades.

Amigos y otras personas han identificado a el difuntos como Albert García, un veterano militar. La víctima de la violencia doméstica era – al parecer – la novia del hombre, a quien los amigos han identificado como Christina Gandara.

El informe del Sheriff indica que una mujer hispana de 55 años de edad fue víctima de un asalto de violencia doméstica por el sospechoso con quien vivía en el apartamento. “La víctima recibió lesiones menores en el ataque”.

Tres oficiales dispararon al sospechoso. Ninguno resultó herido.

El tiroteo

Un vecino del sospechoso, quien se negó a dar su nombre, le dijo al San Fernando Valley Sun/el Sol que escuchó a la pareja involucrada en el tiroteo discutiendo ruidosamente durante unos 10 minutos antes de que la policía apareciera.

Dijo que tres oficiales aparecieron junto con el gerente del edificio de apartamentos y el hombre no abrió la puerta, así que lo oficiales trajeron una barra para romper la puerta y cuando entraron oyó los disparos.

“Solo entraron y empezaron a disparar”, dijo el hombre.

“Él (García) debe haber estado haciendo algo para recibir un disparo así”, agregó el vecino. “Tal vez tenía algo en sus manos o algo así”

Otro vecino describió a García como un tipo amistoso y dijo que nunca había oído discusiones entre la pareja.

“Siempre fueron amistosos”, dijo el vecino.

“Él era un hombre tan suave. Era como un gran oso de peluche. Esto es tan fuera de carácter “, observó.

El incidente ocurrió en un apartamento del tercer piso. La cinta amarilla de la policía cubría las escaleras y la entrada a la unidad el domingo por la tarde, mientras residentes de la zona acudían a la escena – muchos de ellos con teléfonos celulares en la mano – tratando de capturar la conmoción a su alrededor: patrullas alineadas a lo largo de la Avenida Harding, camiones de televisión y cámaras apostadas frente a la cinta policial amarilla que bloqueaba la calle. Hoy, la puerta de la unidad de apartamentos tiene grandes maderos.

Carlos Calderón, quien vive al otro lado de la calle del edificio de apartamentos donde se produjo el tiroteo, capturó todo el incidente en un video.

Él dijo que estaba en su patio delantero hablando con un vecino que tenía una fiesta de cumpleaños ese día cuando vio dos autos de policía estacionarse frente al edificio de apartamentos.

“Llegaron muy rápido. Los oficiales salieron y subieron al edificio de apartamentos “, recordó. “Otros dos patrulleros se detuvieron y uno de los oficiales fue y consiguió una barra de metal”.

Calderón dijo que le tomó a los oficiales un tiempo para que alguien abriera la puerta para entrar en el edificio de apartamentos y que rápidamente subieron al tercer piso.

A continuación – en el vídeo capturado por Calderón – se pueden oír “golpes” fuertes cuando la barra de metal golpea la puerta de la unidad y más tarde como la puerta se rompe. Segundos más tarde se oyen tres o cuatro disparos en rápida sucesión.

Pero según vecinos del occiso, por largo tiempo los oficiales trataron de convencer a García para que abriera la puerta, mientras que el hombre en el interior contestaba con malas palabras y parecía retarlos.

“Dispárame”, “Vamos, mátame hijo de p…, ” “Patea (la puerta), estoy listo para morir hijo de p…”, “te voy a matar, hijo de p…”, testigos dicen haber escuchado decir a García desde adentro de su unidad. 

Mientras la policía golpeaba la puerta, su novia, Gandara, estaba supuestamente tomando un baño dentro de la ducha, al parecer sin darse cuenta de lo que sucedía. Un vecino dijo que después del tiroteo, ella estaba simplemente cubierta por una toalla, la ducha todavía corriendo.

Se le oyó decir algo en el sentido de que “no debió hacer lo que hizo” y que García la había agarrado por el pelo y ella le había advertido que llamaría a la policía, pero señaló a varios testigos después de que ella no fue la que llamó al 9-1-1.

Gandara también hizo referencia a lo que uno sólo puede interpretar como que García tenía algunos problemas mentales.

“Él pensaba que la gente iba a ir tras él”, “Empezó a hablar consigo mismo otra vez”, se le oyó decir a la mujer.

“Él comenzó a enloquecer”, “él acababa de perder (el sentido)”, “no ha sido el mismo últimamente”, eran también cosas que los vecinos la escucharon decir a Gandara.

Un vecino que vio a García la noche anterior al tiroteo también observa que el fallecido parecía “extraño”.

“Parecía desorientado, paranoico, diferente”, dijo el vecino. “Definitivamente había algo malo con él.”

Anthony Vairo, jefe del SFPD, dijo al San Fernando Valley Sun/El Sol que “nuestros oficiales hicieron todo lo posible dada la situación, la cercanía, y el área permitida. Hicieron todo lo posible para minimizar cualquier tipo de lesiones a cualquiera de las partes, trataron de hablar con él, usaron otros dispositivos para someterlo, desafortunadamente las acciones del sospechoso finalmente obligaron a los oficiales a usar la fuerza letal y, desafortunadamente, sucumbió a sus heridas”.

Vairo también indicó que García tenía un cuchillo en la mano.

“Estaba armado en el momento del tiroteo”, dijo Vairo.

Cuando se le preguntó al Jefe Vairo si los policías consideraron el estado mental de García cuando respondieron al incidente, dijo que sus agentes reciben más entrenamiento del que se requiere, pero que “cada situación es diferente. Ya sea que haya estado drogado o tenía alguna condición médica no lo sabremos hasta que se completen los reportes.  Agregó que las llamadas sobre violencia doméstica son “potencialmente muy violentas”.

En total, seis agentes participaron en el incidente y tres de ellos han sido puestos en licencia administrativa. Se espera que vuelvan al trabajo en un par de días, pero mientras tanto, recibirán consejería antes de volver a sus labores normales.

“Duele en ambos lados del espectro. Cuando descargan su arma, es bastante dramático para un oficial”, dijo Vairo.

La oficina del forense hará una autopsia y exámenes toxicológicos a García. La autopsia estaría lista en unos días, pero los resultados toxicológicos podrían tomar varios meses.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *