La excitación de las autoridades de la Ciudad de San Fernando sobre la posible llegada de un tren ligero de Metro al noreste del Valle de San Fernando se desmoronó después de darse cuenta de la cantidad de dinero que deben invertir para que se complete el proyecto.

Según las reglas de la Medida M para proveer fondos a la línea de tránsito desde Van Nuys hasta Sylmar, que fue aprobada por los votantes el año pasado, la ordenanza requiere fondos locales equivalentes a 3% para proyectos designados. Eso significa que la ciudad de San Fernando debe proveer cerca de $4 millones o no retener esos fondos de otras cosas.

Esas cosas incluyen dinero para limpieza de calles, poda de árboles, y mantenimiento municipal, indicó Nick Kimball, Director de Finanzas.

La ciudad recibe cerca de $1.8 millones al año de impuestos y fondos. Kimball dijo que si ese dinero se utiliza para el proyecto de Metro, la ciudad podría enfrentar dos años sin esos serviciosa a menos que se llegue a un acuerdo con Metro. 

“Todos estamos emocionados, y nos gusta el tren ligero, y creo que será un proyecto grandioso, y queremos que venga aquí. Pero ahora que los fondos llegan al Valle de San Fernando, tenemos que poner tres por ciento. Eso va impactar significativamente a la Ciudad de San Fernando y nuestra habilidad para proveer servicios básicos para mantener nuestra infraestructura”, dijo Kimball.

El descontento por ese tres porciento también se expresó en la reunión del Concilio del 16 de Octubre, porque ese costo no era un requisito cuando se construyó la Expo Line a Santa Monica, y la extensión de la Gold Line a Azusa. (Ambos proyectos se construyeron con fondos de la Medida R, antecesora de la Medida M).

Kimball calificó el tema como un asunto de justicia social. 

“Somos una ciudad de menores ingresos que Culver City o Pasadena. Sin embargo nos piden que paguemos nuestra porción del tres porciento cuando no se le pidió lo mismo a esas comunidades”, dijo Kimball.

“Y ellas estaban siendo subsidiadas por impuestos que estaba pagando el noroeste del Valle. Ahora que somos nosotros los que finalmente tenemos un proyecto — y estamos emocionados con el –  esto es decepcionante”.

Representantes de Metro dijeron que los fondos locales se añadieron a la Medida M para que las ciudades participen y “tengan un poco de piel en el juego”, como dice Karen Swift, de Relaciones Comunitarias.

Ella dijo que retener fondos para agencias que no lleguen a un acuerdo a tiempo adecuado con Metro es de “última instancia”, pero agregó que no estaban preocupados de que este fuera el caso con la ciudad de San Fernando porque la municipalidad es un “socio” activo dispuesto a trabajar con Metro.

Ella dijo estar segura que la ciudad y la agencia pueden acordar un “calendario” de pagos, sugiriendo que se puede pagar en un periodo de tiempo. También sugirió que las autoridades municipales soliciten fondos adicionales de Metro.  

Pero también asi dejó en claro que el tres por ciento no es negociable y la ciudad lo debe pagar.

El Gerente Municipal Alexander Meyerhoff dijo que San Fernando “buscará agresivamente fondos de transporte”, algo que no están haciendo actualmente.

El Vice Alcalde Antonio López dijo estar optimista, y sugirió que la ciudad quizá pueda cumplir con ese requisito con contribuciones en especie.

“Debemos ver esta asociación con mas detalle por parte de nuestro personal porque creo que hay muchas mejoras que podemos proveer a nuestra ciudad durante este proyecto, y no solo entregar el tres porciento inmediatamente”, dijo. 

“Funciona para ambas partes porque si empezamos a revitalizar ese corredor, es bueno para Metro, para los pasajeros, y para nuestra ciudad. Debemos verlo de esa manera y no verlo como si nada mas entregas $4 millones. Creo que debemos ser creativos y, como plan futuro, destinar dinero también para este proyecto”.

Pero la Alcaldesa Sylvia Ballin no estaba contenta.

“Estoy muy desilusionada que una vez más las comunidades ricas reciben regalos, un privilegio que no se le concede a las comunidades de bajos recursos”, dijo, poniendo fin a la discusión.

El Concilio también decidió el lunes ser más duros al revisar una carta que será enviada a California Public Utilities Commission, pidiéndoles que revisen la propuesta de Southern California Edison para aumentar las tarifas en 2018.

La carta menciona que esto sería una carga extra para los residentes de clase Trabajadora en la ciudad, y la Ciudad de San Fernando que también es cliente. El Concejal Jaime Soto sugirió que la carta lleve palabras más fuertes, y que le pida a la Comisión que lo considere y recomiende otras opciones en vez de elevar las tarifas para Los consumidores. Dijo que la carta debería preguntar sobre programas o incentives para los que pueda calificar la ciudad, considerando su tamaño y capacidad financiera.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *