Los Californianos se Preparan Para el "Grande"

Los estudiantes en los cinco campus de las escuelas Vaughn en Pacoima y San Fernando – desde Kinder al grado 12 – estarán haciendo una versión de “Drop, Cover and Hold” (Agacharse, Cubrirse y Sujetarse) en sus aulas este jueves 19 de Octubre. Algunos sitios incluso realizarán simulacros a gran escala que involucran a maestros, personal y padres para que imiten y se preparen para una emergencia.

Las escuelas, el gobierno y negocios privados estarán haciendo lo mismo, así como miles de otras personas que participan en el California Shakeout, el simulacro anual de terremoto que busca ayudar a la gente a practicar cómo mantenerse más seguros cuando el suelo tiembla. El año pasado participaron más de 10.6 millones de californianos y más de 55 millones personas en todo el mundo.

“En Vaughn Next Century Learning Center, nos hemos comprometido a participar también en este simulacro, para que estemos mejor preparados para una situación de emergencia. Nuestra comunidad escolar estará representando situaciones, de manera que nuestros estudiantes, personal de rescate y los padres practiquen para el evento de un terremoto “, dijo Roxane Romero, Directora de Operaciones de Vaughn Next Century Learning Center en la ciudad de San Fernando.

“Al hacer esto, le da a nuestra comunidad escolar la oportunidad de evaluar lo bien que estamos preparados. Es un valioso simulacro que lleva a mantener a muchas personas seguras, así como a tranquilizar al personal, estudiantes y padres que tenemos un plan en marcha, que nos ayudará a recuperarnos de una situación de emergencia”, agregó.

El riesgo de terremoto es real en California. La Encuesta Geológica de California ha encontrado miles de fallas en California y considera que más de 500 de ellas son activas y peligrosas. Y el Proyecto de Pronóstico de Ruptura por Terremotos de California más reciente pronostica “rupturas de múltiples fallas” — rupturas simultáneas de múltiples fallas, un fenómeno que libera más energía y puede crear temblores más poderosos.

“California es la tierra de temblores”, dijo Glenn Pomeroy, CEO de la Autoridad de Temblores de California (CEA). “Tenemos que preguntarnos si estamos preparados para sobrevivir y recuperarnos cuando llegue el próximo terremoto perjudicial – y si no lo estamos, necesitamos tomar medidas ahora para cambiar eso”.

“Punto Álgido” de Terremotos

 

Los recientes terremotos devastadores en México son un recordatorio de la posible destrucción de estos fenómenos naturales. Y la región de Los Angeles – justo en medio de la “región de terremotos” – está preparada para una “grande”, según un profesor de la Universidad de California, Davis.

John Rundle es parte de un equipo de científicos que trabajan en la EPS “puntuación potencial de terremotos”, un indicador para evaluar la probabilidad de un temblor destructivo.

Según la investigación de Rundle, la región de Los Angeles ha superado el nivel asignado al terremoto de Northridge de magnitud 6.7 ocurrido en 1994. La puntuación actual de EPS en la región es de 80.3%. Antes del terremoto de Northridge era de 77.8%.

El terremoto de Northridge – que ocurrió el 17 de enero de 1994 es el último temblor de gran magnitud en la región de Los Angeles. Mató a docenas, lesionó a más de 8,000 personas y alteró la vida en Los Angeles y los condados circundantes durante meses.

La investigación de Rundle indica que – en promedio – un gran terremoto tiene lugar cada 1,000 temblores de 3 y 4 de magnitud. Así que, después del terremoto de Northridge, empezaron a contar todos esos pequeños sismos.

Él señala que “podría ser varios años o más antes de que usted tenga ese terremoto de magnitud 6.0, pero ese es el nivel ahora”.

Aún así, advierte que “si vas a vivir en una zona de temblores, necesitas estar preparado. Usted necesita tener comida y agua a mano para 72 horas. Necesita hacer un simulacro como el ShakeOut para practicar qué hacer en una emergencia”.

Es la misma recomendación de Pomeroy, de la Autoridad del Temblores de California.

“Tomar las medidas apropiadas durante un terremoto puede salvar vidas y reducir el riesgo de lesiones”, dijo Pomeroy. “ShakeOut es una oportunidad perfecta para practicar — y para revisar otros aspectos de los planes de emergencia y los preparativos financieros para asegurar que esté listo para lo inesperado”.

“Cada desastre es local, y las personas necesitan tomar el control personal de su propia preparación, así como ayudar dentro de su lugar de trabajo y comunidad”, dijo el Dr. Kenneth Hudnut, asesor científico de reducción de riesgos en la Encuesta Geológica de los Estados Unidos. “Los recientes incendios, las tormentas y los terremotos nos recuerdan lo importante que es ser autosuficiente y ayudar a los demás cuando el desastre ataca. Porque la pregunta no es si, sino cuando”.

Para más información, visite www.ShakeOut.org