Wolverines, Golden Knights Intentan Mantenerse en la Lucha por el Título de la Liga Angelus

Imagínese ser un entrenador de football de secundaria que llega a una nueva escuela donde tiene que convencer a jugadores acostumbrados a ver partidos en video y momentos en YouTube que pueden competir y tener éxito usando una ofensiva cuyos conceptos datan a los tiempos de Jim Thorpe y Pop Warner.

Scott Hurst tenía ese tipo de misión cuando se hizo cargo del programa de football de la secundaria Heritage Christian en 2014. No solo tuvo que reconstruir un programa que había tenido malas temporadas en los últimos tres años, sino que quería hacerlo con una ofensiva West Coast wing-T, a triple-option terrestre (que incluye pases) en una era donde casi todos primordialmente optan por los pases aéreos.

Ahora en su cuarta temporada Hurst, sus entrenador, y su metodología están disfrutando de los frutos de esa siembra.

El equipo de Warriors 2017 tiene récord de 7-0 antes de su partido contra la secundaria Maranatha de Pasadena, que se juega en la secundaria Granada Hills el viernes 27 de Octubre a las 7 p.m. Ya es la temporada más ganadora bajo la tutela de Hurst, y el equipo de Warriors más triunfador desde 2004.

Pero es más que un simple montón de triunfos. Para Hurst y los jugadores, también se trata de crear algo fuerte y duradero para el programa de football aquí, que lo que están creando no sea una anomalía o algo pasajero en el radar deportivo del Valle. 

“Cuando te haces cargo de un programa que ha tenido problemas, la parte más difícil es desarrollar una cultura de trabajo arduo y dedicar mucho tiempo y esfuerzo”, dijo Hurst. “Estos chicos han hecho un gran trabajo comprometiéndose. Ahora han estado bajo los mismos entrenadores por cuatro años. Esta es mi primera clase de jugadores que se van a graduar y entienden bien lo que estamos haciendo”.

Aunque los Warriors han alcanzado los playoffs de la División XI de la Southern Section en cada temporada bajo Hurst, “este año realmente tomamos un paso al frente”, dijo el entrenador.

“El equipo todavía es joven — seis estudiantes de último año. Pero mejoran cada semana; es divertido verlos. Y no ‘trajimos’ a ningún jugador…es fácil cambiar un programa si tienes a los chicos contigo, pero queríamos mostrarles que podemos hacerlo con los jugadores que tenemos”.

Al ser un equipo primordialmente enfocado en las acarreadas por vía terrestre no ha afectado a los Warriors, aunque sus oponentes hacen más y más para detenerlos. Aunque Hurst dice “vamos a pasar el balón”, Heritage Christian tiene cuatro running backs con al menos 300 yardas, liderados por Nasir Marshall, con 1,070 yardas. Y han estado sin su mejor running back, Luke Ramos, debido a una lesión que tuvo contra Verdugo Hills el 15 de Septiembre. Quizá podría retornar antes que termine la temporada.

Los estudiantes de último año como el offensive lineman Adrián Chacón admiten que al principio necesitaron convencerse de que el sistema de Hurst funcionaría. Pero fue duro no dejarse cautivar por el entusiasmo y enfoque de Hurst.

“El primer día que conocí al entrenador Hurst, supe que estaba loco”, dijo Chacón, riendo al recordar eso. “Pero ha tenido sistemas en otros programas que han funcionado. Así que se trató de que los chicos compraran lo que él traía para nosotros”.

Y ahora, ¿qué piensa al mirar hacia atrás?

Honestamente, con el paso de los años nos hemos convertido en un equipo mejor, más fuerte. Antes, [los oponentes] nos veían como ‘es solo el football de Heritage’. Ahora los equipos no quieren enfrentarnos. Se siente bien. Nos da más confianza saber que el trabajo que hemos hecho esta siendo reconocido”. 

El receiver y slot back Garrett Clark, también tuvo dudas acerca de cambiar a una ofensiva wing-T que tiende a dar pases de manera infrecuente  — especialmente cuando esta funcionando el juego terrestre.

“Definitivamente es un sistema viejo que muchos equipos ya no usan, pero nos da una ventaja”, dijo Clark. “Cuando empezamos era un poco raro porque era viejo. Tuvimos que confiar en esto y creer en nuestro entrenador y que nos llevaría al lugar correcto”.

Con 6 pies 3 pulgadas de alto y 185 libras de peso, Clark tiene el tamaño que lo harían atractivo para muchos programas de football del área que le darían mayores oportunidades de recibir pases que en Heritage Christian. Como receiver, Clark ha atrapado nueve pases para 209 yardas y cuatro touchdowns, mientras que ha corrido para 506 yardas y seis and touchdowns.

Pero Clark dice que no ha pensado en transferirse.

“Vi el fuego que el entrenador tiene para el juego y me gustó”, dijo. “[Hurst] no imponía nada, él tiene una gran pasión por el juego”. 

Ningún jugador esta más agradecido con las demandas y la disciplina que ha impuesto Hurst que Jason Parraz, quién se convirtió en quarterback casi por accidente.

“Cuando llegué aquí apenas y podía lanzar el balón”, dijo Parraz, quien ha dado pases por 621 yardas y siete  touchdowns mientras se recupera de una lesión que sostuvo en el partido contra Kennedy el 25 de Agosto. Ya esta al 100 por ciento.

“Iba directo a ser wide receiver. Pero uno de los linemen titulares me empujó a ser quarterback, y pensé, ‘¿por qué no? lo peor que puede pasar es que me muevan a wide receiver’. Pero me dieron ese trabajo, y seguí haciéndolo”.

Si pudiera regresar en el tiempo y encontrarse consigo mismo en su primer año, Parraz dijo que le daría el siguiente consejo.

“Me diría ‘estudia el libro de jugadas’’”, dijo. “Y una vez lo aprendes, ya lo tienes. Lo que nos están enseñando allá afuera, está bien”.

Todavía hay metas de equipo como ganar el campeonato de la Liga Olympic e ir a los playoffs, que incluye equipos tan cercanos como la secundaria St. Genevieve en Panorama City, y tan distantes como la secundaria Victorville en el desierto.

Están siendo cuidadosos de no mirar más allá de Maranatha o ver hacia la final de temporada – la semana entrante – contra Valley Christian. Pero los Warriors, colectivamente, piensan que están listos y tan preparados para la postemporada como lo van a estar.

“No siento que estemos yendo a los playoffs como el equipo que nos han conocido antes, aquel que solo tenía un partido y afuera”, dijo Chacón.

“Todo el mundo va a saber quienes somos para cuando terminen los playoffs”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *