M. Terry / El Sol

Es una gran oportunidad -- (Izq.-der.) Oliver Cárdenas, Diego Robles y Mason Van Kempen están ansiosos de traer un título de football municipal a la secundaria Verdugo Hills.

Cuando Sean Jackson dejó la secundaria Fulton Prep para convertirse en entrenador en jefe del equipo de football de la secundaria Verdugo Hills, pensó que estaba heredando una buena camada de jugadores que estaban a punto de competir por un campeonato. 

Pero apenas y sobrellevó su primer año.

“Fue caótico”, dijo Jackson sobre la temporada 2015, que terminó con marca de 3-7.

“El problema era un cambio de generación, con una filosofía y expectativa diferente. Creo que algunas cosas que no se les señalaba antes, no se las permitía ahora. Casi me dieron ganas de irme”.

Las cosas no mejoraron mucho en 2016. Los Dons volvieron a ganar apenas 3 de 10 partidos y varios jugadores se mostraron abiertamente críticos con varios entrenadores asistentes. De hecho, algunos de ellos consideraron seriamente no regresar al año siguiente. Jackson se dio cuenta que había que hacer cambios.

Así que aparte de cambiar entrenadores, Jackson también decidió ser el coordinador ofensivo, instalando un sistema que le gustaba, sin importar las consecuencias.

Afortunadamente para todos los involucrados, los Dons cambiaron su fortuna en 2017.

Un buen cambio

El equipo ganó ocho partidos, el mayor margen de victorias desde la temporada 2006. Y han sobrepasado los playoffs para llegar a la final en contra de la secundaria Marshall de Los Angeles en pos del campeonato de la División III de la City Section, partido que está pactado para las 11 a.m. este sábado 2 de diciembre en El Camino Real College de Torrance. 

Verdugo Hills no es el único equipo del Valle que busca un título este fin de semana. Cleveland se enfrenta a la secundaria Huntington Park por el campeonato de la División II a las 2 p.m. y San Fernando hace lo mismo contra Dorsey de Los Angeles por la División I a las 7 p.m. Esos partidos también serán en El Camino Real College.

Los Dons están tratando de ganar su primer título municipal de football. El equipo de 2006  – que terminó con marca de 12-1, fue el último en alcanzar una semifinal – esa vez en la División III – donde perdieron ante la secundaria Garfield.

 Su desempeño en la División III este año le ha quitado un peso de encima al equipo, cuyos entrenadores y jugadores sienten que – finalmente – pueda ser su momento.

“Este es el año que todos nos unimos”, dijo Jackson. “Para ser honesto los dos primeros año, en mi opinión, el equipo tenía más balance. Pero el problema era el cambio de generación, con una filosofía y expectativa distinta. Este año todo se unió – desde los jugadores hasta los entrenadores”.

Diego Robles, un offensive y defensive tackle, concuerda con eso.

“Creo que es un equipo completamente diferente de lo que era hace un par de años”, dijo Robles.

“Siento que la ofensiva ha cambiado mucho. Hemos madurado y crecido juntos. La mayor parte del equipo son estudiantes de último año que tienen experiencia…este año quizá no habría ocurrido hace uno o dos años. Siento que este año estaba destinado a ser esto siempre y cuando creyéramos en lo que nos decían los entrenadores”.

Robles, de 17 años, admitió que era uno de los que se sentía ambigüos en cuanto a jugar. Se transfirió a Verdugo Hills de la secundaria Poly después de su primer año en la secundaria. No jugó en su segundo año y estuvo restringido a dos partidos en su tercer año debido a una lesión. Pero no estaba contento con la dirección que llevaba el programa, hasta que conversó con el quarterback Mason Van Kempen. 

“Mason decía que estaba bastante seguro que íbamos a tener un buen año, así que empecé a cambiar de parecer”, dijo Robles. “Vi el potencial. Así que decidí jugar”.

Pero el mismo Van Kempen, de 18 años, tenía dudas si regresar. No le gustaba el sistema ofensivo del equipo en 2016 – “simplemente lanzábamos el balón para que alguien lo tomara”, dijo – pero cuando Jackson mostró cómo las cosas cambiarían durante los entrenamientos, sus dudas se evaporaron. 

“Este año vimos patrones, esquemas, más opciones de jugadas”, dijo Van Kempen. “Es una de las razones por las que hemos estado marcando tanto. Y este aquí tuvo mucha química, pero no lo pudimos juntar todo hasta este año. El entrenador Jackson encontró la forma de que todo funcionara, desde correr hasta pasar – un balance”.

Los Dons definitivamente han sido potentes en la ofensiva, promediando casi 39 puntos por partidos. Han marcado 40 o más puntos en nueve de sus 13 partidos previos.

“Creo que todavía podemos mejorar”, dijo Oliver Cárdenas, de 17 años y quien juega como tackle y linebacker y se transfirió a Verdugo Hills este año procedente de la secundaria Blair.

Ha habido partidos en que los Dons han necesitado de todos esos puntos.

“Somos, de hecho, los chicos cardiacos”, dijo Jackson. “Tan impredecibles – no siempre sé lo que voy a obtener semana tras semana. Ahora tenemos marca de 8-5, pero hubo tres otros partidos que debimos haber ganado. Pero a ellos les encanta jugar a la ofensiva. Así que nuestra filosofía es, el que llegue primero a 40 puntos gana. Jugando le digo a nuestra defensa que su límite es 39 puntos”.

El partido de semifinal de la semana pasada contra la secundaria Monroe fue una imagen de lo que pueden ser los Dons. Permitieron a los Vikings saltar rápido en el marcador para tener ventaja de 20-7, pero luego marcaron 41 puntos para terminar 48-28.

Van Kemp tuvo – para sí mismo – un partido increíble y muy malo al mismo tiempo. Lanzó cinco intercepciones. Pero también dio pases para cuatro touchdowns. 

“Para ser honesto, nos sorprendieron (en la defense) con diferentes coberturas”, dijo. 

Si Verdugo Hills tiene cinco intercepciones – y seis pérdidas de balón en general – en contra de Marshall como lo hicieron contra Monroe, el resultado pudiera ser desastroso, dijo Jackson.

“Ellos son muy balanceados”, expresó sobre los Barristers (10-3). “Tienen a un gran quarterback con (Daniel) Soto. Tienes que cuidarte de él, toma grandes decisiones. Por lo que he visto hasta ahora, Marshall debió haber sido el número uno. Será un partido difícil. Son muy buenos en la ofensiva, corriendo y pasando. Tenemos que estar muy pendientes”.

 

Partidos de Campeonato de la City Section

Sábado 2 de Diciembre

División I

Dorsey vs. San Fernando, 7 p.m.

 

División II

Cleveland vs. Huntington Park, 3 p.m.

 

División III

Verdugo Hills vs. Marshall, 11 a.m.

 

Todos los partidos se juegan en El Camino Real College, del 16007 Crenshaw Boulevard en Torrance. Se puede llegar al estadio viajando por la autopista 405 y 91. La entrada general cuesta $12 para adultos, $10 para estudiantes con identificación y $10 para personas mayores. La entrada te permite presenciar los tres partidos. Los niños menores de 4 años entran gratis. El estacionamiento cuesta $3  por carro y hay acceso en los lotes H & F con entrada por el Bulevar Redondo Beach, o el Lote C con acceso desde el Bulevar Manhattan Beach.