Los llamados “Baby Boomers”, aquellos que nacieron entre 1944 y 1964, reciben muchos beneficios al ejercitarse, pero después de la Navidad, muchos quizá estén desganados o aburridos. 

Pero con el arribo del Año Nuevo, muchas personas hacen promesas, y aunque al principio les va bien, pronto se dan por vencidos.  Ejercitarse suele estar entre los primeros lugares de estas promesas.

“En nuestra sociedad, todo el mundo quiere tener un cuerpo espectacular”, dice Jaime Brenkus, un experto en ejercicios y vocero de Evergreen Wellness (www.myevergreenwellness.com), un sitio de Internet que provee videos y artículos de bienestar y salud para personas mayores de 55 años. “El problema es que nadie quiere sufrir para lograrlo”.

En algunos casos también las personas de la tercera edad quizá creen que están demasiado “viejos” para empezar un régimen arduo de ejercicios.

Pero no necesitas entrenar para un triatlón, dice Brenkus. Hasta personas que se encuentren fuera de forma y que tengan 50, 60 o 70 años pueden lograr grandes avances y beneficios para su bienestar general.

“El éxito en la vida no tiene que ver con pulgadas y libras”, dice Brenkus. “Es cuando empiezas a tomar los primeros pasos hacia un objetivo realista y alcanzable”.

Para personas mayores que quieren perder peso, sentir y verse mejor, y ponerse en forma en 2018, Brenkus ofrece un par de ejercicios simples para empezar:

• Siéntate y ponte en forma. Cuatro pasos fáciles que puede hacer en una silla le darán una cintura más delgada, fuerte y al mismo tiempo flexible. Haz al menos 120 repeticiones de cada ejercicio. Para el primero, ponga sus manos detrás de tu cabeza, inclínese hacia adelante y luego reclínese hacia atrás lo más lejos que pueda mientras mantiene los pies en el suelo. Para el segundo, puede flexionarse lateralmente. Ponga las manos detrás de la cabeza otra vez, pero esta vez alterne doblando de un lado al otro. Para el tercero, gire su cuerpo de lado a lado con más torceduras. Por último, muévase hasta el borde de la silla. Ponga ambas rodillas en el pecho y luego baje las piernas hasta la posición inicial.

• Lunges (Desplantes) alrededor del mundo. Hará uno hacia adelante, a un lado y uno más reverso. Haga cada uno en un movimiento. (1.) Desplante delantero. Párese con los pies juntos y la espalda recta. Coloque su mano izquierda en una silla para el equilibrio y el apoyo. Lentamente de un gran paso adelante con el pie derecho. Baje su cuerpo hasta que el muslo derecho esté paralelo al piso y la espinilla derecha esté vertical. Luego vuelva a la posición inicial. (2.) Desplante lateral. Tome un paso lento hacia el costado con el pie derecho unos 3 pies y en cuclillas para que sus muslos estén paralelos al suelo. Vuelva a la posición inicial. (3.) Desplante reverso. Lentamente, tome un paso atrás con el pie derecho unos 3 pies. Doble ambas rodillas y baje hasta que el muslo izquierdo esté paralelo al suelo. Vuelva a la posición inicial.

• Rituales mañaneros. Brenkus dice que empieza cada mañana con movimientos de ejercicio que trabajan todo el cuerpo. Lo primero son lagartijas (pechadas). Empiece con una cantidad adecuada. Por ejemplo, si hace 10 todos los días, eso significa 300 al mes. Si es un principiante, está bien empezar a hacerlas contra la pared. Las siguientes son sentadillas. Sus pies deben estar separados al ancho de los hombros. Con los abdominales apretados y la espalda recta, baje lentamente hasta la posición de asiento hasta que su trasero toque un asiento. Asegúrese de que sus rodillas no pasen los dedos de los pies y estén alineadas. Si acaba de empezar, intente hacer sentadillas a medias, donde no se incline hacia abajo tan lejos.

“Cuando se trata de ejercicios, la gente piensa que más es mejor”, dijo Brenkus. “Eso no es cierto. Hacerlo es mejor”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *