A. Garcia / El Sol

Un par de patinetas, docenas de velas, arreglos florales, globos y una cruz de madera rodean un árbol sobre la cuadra 13200 de la Avenida Bromont, justo al oeste de la Calle Maclay en Sylmar.

Este es el lugar donde el pasado jueves 1 de Febrero, alguien disparó dando muerte a Jorge Nario. El joven de 17 años de edad murió en el acto y amigos y familiares ahora están destrozados por un asesinato sin sentido.

“¿Cómo puedo explicar a mi corazón, cómo puedo tratar de entender por qué se llevaron su vida tan pronto, cómo me gustaría que fuera un sueño terrible, pero no lo es. Descansa en paz mi Georgie, mi dulce ángel, siempre vivirás en nuestros corazones ahora estás con la abuela y el abuelo en el cielo Dios te bendiga mijo, te amo”, lee un mensaje de su tio, Jorge Antonio Nario, en Facebook.

Jorge era un aspirante a cantante de rap conocido como “Jshmoke” que ya había lanzado una canción llamada “What You Thinking? (¿Qué piensas?”)  y le gustaba la música, dijo su amigo Dilan Torres, quien se presentó en el altar creado sobre la Avenida Bromont el lunes por la mañana. 

“Era bastante bueno”, dijo Torres de sus atributos musicales, mientras tocaba la canción en su teléfono celular.

Las expresiones de cariño no se detienen allí.

“Descansa en el paraíso. Te has ido, pero no te olvidamos”, se lee en un J y una N colocadas frente a una foto en el altar improvisado.

“Siempre te echaremos de menos”, lee otra tarjeta en el lugar.

Marcos Bonilla, un peleador de Artes Marciales Mixtas que es dueño de Defiant MMA and Fitness Academy en Burbank, vio otro lado de Nario. Dijo que el joven había estado llegando allí “desde que era un niño” y mostraba promesa como boxeador.

“Ha estado aquí desde que puedo recordar. Creo que empezó a venir cuando tenía nueve o 10”, dijo Bonilla. “Era un buen chico. Y en el último año vimos una evolución en su boxeo. Sentía que estaba haciendo una transición de chicho a hombre.

“Estaba floreciendo. Estábamos muy impresionados con su técnica y su ética de trabajo. Estaba encontrándose. Siempre tenía a su hermano pequeño con él en el gimnasio y lo cuidaba. Siempre tenía un sonrisa y buen espíritu. Nunca tuvo problemas; un buen chico”.

Aunque reportes iniciales indican que el joven se rehusó a entregar sus pertenencias en un intento de robo, la policía no confirmó esta información ni ningún otro detalle. Los detectives solo dijeron que la investigación continúa.

Según el Departamento de Policía de Los Angeles (LAPD), el tiroteo ocurrió alrededor de las 7:35 p.m. Cuando llegaron los oficiales, descubrieron al adolescente herido de muerte tirado en el suelo.

“La investigación preliminar reveló que la víctima tuvo una discusión con los ocupantes de una camioneta blanca”, indicó una declaración del LAPD. “La víctima intentó abrir la puerta del pasajero del SUV cuando el conductor saco una pistola y disparó un solo tiro a la víctima”.

El SUV fue descrito como un Chevrolet Tahoe color blanco con rines hechos a encargo. El pistolero fue descrito sólo como un hispano con piel oscura y bigote. Llevaba una gorra negra con una P amarilla en el frente.

Jorge había asistido a la secundaria Sylmar, pero ahora estaba en una escuela de continuación, explicó el amigo. Él también se había mudado recientemente a Van Nuys y tenía un trabajo. Jorge tenía una hermanastra, un hermano menor y una hermana mayor, también.

“Solía andar en patineta antes. Quería ser un artista de rap. Le gustaba la música”, dijo Torres.

“Siempre era positivo, dispuesto a ayudar a un amigo. Él me ayudó”, agregó Torres.

Su amigo Oswaldo Gonzalez creó una cuenta en GoFundMe (https://www.gofundme.com/Long-Live-Jorge-nario) con el objetivo de recaudar $10,000 para ayudar a la familia de Jorge.

“Intentaron robarle y sacaron un arma y lo mataron con un solo disparo”, declara Gonzalez en la página de GoFundMe.

Torres corrobora esto.

Dijo que Jorge había estado departiendo con sus amigos ese día y que estaba listo para irse a casa. Él estaba sentado en la acera con un amigo cuando el SUV se detuvo junto a ellos y alguien trató de robarle. 

“Trataron de robarle sus cosas y no se dejó y le dispararon”, dijo Torres.

“Realmente odio ver a un amigo irse, especialmente una buena persona como él”, agregó Torres. “Es triste ver a la gente hacer cosas como esta”.

Cualquier persona con información sobre el crimen se le pide que llame a la oficina de homicidios de la División del Valle de LAPD al (818) 374-9550, o (877) LAPD-247.