La batalla dura, físicamente intensa entre la secundaria Van Nuys y King/Drew de Los Angeles el 2 de Marzo por el campeonato masculino de la División II de la City Section se decidió hasta sus últimos segundos.

 Los Wolves habían emparejado el partido, 60-60, con un disparo de tres puntos hecho por el sobresaliente Tyree Winborn con 22.5 segundos restantes en tiempo regular. Pero King/Drew tenía la bola una última vez. Después de llamar un tiempo fuera para armar una jugada final, los Golden Eagles hicieron lo que habían hecho toda la noche — llegar hasta la canasta para forzar la pelota contra la defensa de Van Nuys de menor tamaño. Hicieron un tiro con menos de cuatro segundos y fallaron.

 Pero Ethelbert Anum de King/Drew consiguió el rebote y lanzó la bola casi ciegamente hacia la canasta. La pelota rebotó dos veces a lo largo del borde, y luego cayó lentamente a través de la red mientras la chicharraba sonaba para terminar el juego.

 Así, los Golden Eagles (18-15) fueron los campeones, 62-60. Era el primer título de baloncesto masculino de la ciudad para un programa que comenzó a jugar a nivel varsity en 2008.

 El alboroto sobrevino mientras que los incrédulos fanáticos de King/Drew entraban a la cancha del Roybal Learning Center, envolviendo a su equipo y celebrando mientras que los aturdidos Wolves regresaban lentamente a su banco.

 Anum, un estudiante de último año, terminó con 17 puntos para King/Drew.

 “(Anum) es uno de los jugadores más subvalorados de la ciudad”, dijo el entrenador de los Golden Eagles, Lloyd Webster. “Tiene el corazón de un león… tiene un GPA (promedio académico) de 4.3. Es un verdadero estudiante-atleta, no un recluta. Ha estado en King/Drew desde el primer día, del noveno al grado 12”.

 El entrenador de los Wolves, Evan Porter, hizo todo lo posible para contener la decepción de su equipo. Eso significaba mantener sus respuestas cortas tras el partido.

“Una posesión “, dijo Porter, resumiendo el juego. “Un poco de defensa, y un rebote necesario. Eso era todo’.

La derrota le negó a Winborn y Van Nuys (21-12) una oportunidad de unirse a Sylmar y Bernstein de Hollywood como equipos de la ciudad capaces de ganar un campeonato en una división más baja la temporada anterior, y ganar un título en una división más alta la próxima temporada. Van Nuys ganó el campeonato de la División III de la ciudad en 2017.

El encuentro fue un contraste en estilos. King/Drew tenía longitud y altura sobre Van Nuys, y trabajó constantemente en tratar de conseguir la pelota a Billy Clark (20 puntos), un estudiante de 6-5 de altura, y Fidelis Okereke (12 puntos), otro joven de 6-6 de alto, donde podían dominar.

Los Wolves eran más rápidos, siempre empujando el ritmo y tratando de vencer a los Golden Eagles para abrir lugares en la cancha donde podían hacer disparos relativamente incontestables.

El enfoque de Van Nuys funcionó mejor al principio. Los Wolves abrieron una ventaja de 22-15 en el primer cuarto, y lo ampliaron a 29-19 temprano en el segundo cuarto. Winborn-que terminó con un 25 puntos-fue acosado y acosado por dos y a veces tres defensores, pero se sacudió lo suficientemente libre como para tener 17 puntos en la primera mitad.

“Le pusimos a todo el mundo. Teníamos que hacerlo, no teníamos otra opción”, dijo Webster sobre Winborn. “Es un jugador increíble, otro chico con el corazón de un león”.

Pero los Wolves también tenían la producción de Ethan Quiambao, que tuvo nueve puntos, y Matthew Sykes, que marcó ocho puntos antes de salir por exceso de faltas, que hizo la carga ofensiva de Winborn un poco más ligera.

“Hemos sido un grupo durante toda la temporada”, dijo Porter. “Te llevas a un tipo y otro se hace presente”.

Sin embargo, King/Drew recortaron la ventaja a 35-29 en el entretiempo y terminaron el tercer cuarto con marca de 44-43. Parecía que los Golden EAgles ahora imponían su voluntad física sobre los Wolves.

“Pensamos que los habíamos cansado. Pero también sabíamos que son un equipo rudimentario, y que sería una lucha hasta el final “, dijo Webster. “Pero tuvimos una ventaja en los rebotes ofensivos y defensivos”.

Porter, por su parte, estaba empujando a su equipo para un último impulso decisivo.

“Todos los equipos hacen una carrera. Tuvimos una carrera en la primera mitad; teníamos que hacerlo en la segunda mitad, también”, dijo el entrenador.

No hubo escapatoria de ninguno de los dos equipos en el último cuarto. En su lugar hubo dos empates y tres cambios de ventaja. King/Drew tuvo la mayor ventaja a 58-54. Pero Van Nuys se pondría a la par,  60-60.

Pero luego King/Drew tuvo la ventaja final.