A. Garcia / El Sol

Marcos Martínez, Presidente de la Liga de Béisbol Infantil de Santa Rosa

“Todos los registrantes deben haberse pagado en su totalidad en el momento de la inscripción! ¡sin excepciones!”, lee un afiche de la Liga de Béisbol/Softbol infantil de Santa Rosa que se distribuye a los padres interesados en que sus hijos se unan a la organización deportiva con sede en la Ciudad de San Fernando.

Pero mientras que la liga exige el pago del registro en su totalidad, parece que no están siguiendo esa regla cuando se trata de las cosas que compran.

Varias tiendas de trofeos, desde San Fernando a Northridge y North Hollywood, dicen que Marcos Martínez, Presidente de la Liga de Béisbol Infantil de Santa Rosa les debe dinero por  trofeos ordenados que compró de ellos, en algunos casos varios años atrás y que se niega a pagar.

“Debí haber corrido hacia el otro lado”

Hace tres años, Martínez llegó a Gold Crest Engraving en Northridge, remitido por un amigo del propietario, Israel Peña, después de haber hecho algunos trofeos para un equipo de fútbol infantil.

La compañía de Peña realmente no hace ese tipo de trofeos, porque “hay tanto trabajo, pero debido a que vino a mí referido por un cliente, y había niños involucrados, hice el trabajo”, cuenta. 

“Siempre pido un 50% de anticipación y me dio el 50% y el saldo restante al recogerlos”, refiere Peña.

El primer año, Martínez pagó la orden en su totalidad, aunque muy lento. 

“Siempre fui indulgente con él porque eran niños”, dijo el comerciante.

El segundo año “yo tuve más problemas con él para que pagara”, agregó Peña, pero Martínez todavía se las arregló para hacerlo.

El tercer año, “ya que no estaba contento con él, le dije que tenía que pagar dinero por adelantado”, dijo Peña.

Martínez, en cambio, le escribió un cheque por $5,000 hecho a “cash”, diciéndole a Peña que lo retuviera y una vez que terminara los trofeos, los recogería, pagaría por completo lo que debía y recogería su cheque.

Aunque Martínez siempre pagó en efectivo, Peña decidió aceptar el acuerdo.

“Debí haber corrido hacia el otro lado”, dice Peña ahora, lamentando el trato.

Después de eso, “me dio todas las excusas en el libro, ‘mi abuela estaba enferma’, ‘mi abuela murió'”, dice Peña – quien todavía tiene ese cheque y le proporcionó una copia al San Fernando Valley Sun/El Sol.

Ha intentado contactar de todas maneras a Martínez desde entonces, pero ha sido en vano.  Peña incluso ha dejado mensajes enojados en la página de Facebook de la Liga de Béisbol de Santa Rosa, donde Martínez publica regularmente comentarios y responde a las preguntas de los padres. 

Aún así, sigue debiendo $1,400 de la orden. Peña también tiene todavía algunos trofeos que Martínez nunca recogió después de haberle dado la espalda por el dinero en Mayo de 2016.

“Este hombre está robando a la gente en nombre de los niños. No sé cuánto más bajo puedes caer”, dijo Peña.

“Este hombre tiene que parar”

Algo parecido le pasó a Gilbert Echeverria de AG Sports en la Ciudad de San Fernando.

En Mayo de 2017, poco después de la apertura de la tienda, Martínez vino y ordenó más de 300 trofeos para la liga, a un costo de $1,208.

“Se suponía que pagaría el 10 de Junio. Incluso le di un plan de pago”, dijo Echeverria. 

Cuando Martínez llegó a recoger los trofeos, “me dice: ‘Olvidé mi talonario de cheques, después de la ceremonia ven conmigo y me encargaré de esto”.

Martínez aún no ha llegado para pagar.

“No ha devuelto ninguna llamada telefónica, correos electrónicos o mensajes de texto”, dijo Echeverria. “Siempre hay una excusa. Yo lo enfrenté y él me dijo ‘tienes un problema’, es lo que me dijo”.

“Confié en él”, dijo Echeverria. “El vio a un tonto, escrito en letras grandes, y me agarró”.

Como un nuevo negocio tratando de construir una clientela, la factura que Martínez no pagó “me retrasó ese mes. Fue difícil recuperarme”, dijo Echeverria. 

“Me dejó un mal sabor de boca”, añade, y señala que también le enseñó una lección. “Ahora no comprometo ningún trabajo hasta que se haya hecho el pago”.

Tribunal de reclamos menores

Mientras que ni Echeverria ni Peña han tomado acción legal contra Martínez por sus deudas pendientes, Wesley Starnes de la compañía Anderson Trophy en North Hollywood sí archivó un caso en la corte de reclamos menores.

En 2014, Martínez ordenó $9,000 en trofeos hechos a medida del negocio.

“Pagó la mitad. El saldo debía cancelarlo al recogerlos”, dijo Starnes. “Envió a otras personas a recoger la orden y llamó y dijo: ‘el cheque está en el correo’. No queriendo herir una relación con un buen cliente, acepté”.

Starnes – que dice que ha llamado numerosas veces y ha intentado contactar a Martínez de otras maneras —todavía no le ha pagado el $4,800 restante.

Después de varios meses de tratar de colectar el dinero, él presentó un caso de pequeños reclamos, pero “él no estaba en la dirección que nos había dado y no podíamos servirle”.

Por eso “el juez no pudo darnos un veredicto por ausencia”, dijo Starnes, aún amargado por el asunto.

“Este tipo es una mala noticia. Probablemente está poniendo el dinero en su propio bolsillo “, dijo Starnes.

Lo niego

El pasado sábado 10 de Marzo se suponía que sería el Día de Apertura de temporada de la Liga de Béisbol Infantil de Santa Rosa. Pero la lluvia canceló el desfile y las festividades. 

Sin embargo, varios padres se presentaron al parque Las Palmas en la Ciudad de San Fernando, donde Marcos Martínez estaba en el snack bar, distribuyendo uniformes. 

Todos los padres de la liga habían pagado $225 por la inscripción y recaudación de fondos; $175 para TBall.

Hay 12 equipos en la Liga de este año compuestos por niños y niñas de 3 a 12 años. 

La Liga ha estado en existencia por más de dos décadas y es bien conocida; varios equipos han avanzado a títulos regionales y estatales. 

Cuando el San Fernando Valley Sun/El Sol cuestionó a Martínez sobre estas deudas pendientes, su tono jovial repentinamente se volvió amargo y negó estas afirmaciones.

“Ni idea de por qué están diciendo eso”, dijo. “Si hay un problema, ellos saben cómo arreglarlo. Pueden llevarlo a la corte”.

“¿Quién dice que no estropearon la orden de los trofeos?”, agregó, antes de señalar que no comentaría más.

“Prefiero dejarlo así”, expresó.

Los padres con niños en la Liga alaban el trabajo que se hace en el campo de béisbol.

“Me encanta allí. Muy orientado a la familia! Se llega a conocer a todo el mundo y se llega a conocer su entorno! Mis hijos jugaron allí mis sobrinos y ahijados jugaron aquí”, escribió Lupe Acevedo-Aguilar en la página de Facebook de la Liga de Béisbol de Santa Rosa.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *