A. Garcia / El Sol

Jim Davis 

33 y contando.

El residente de Sylmar Jim Davis continuó consolidando su presencia entre los Legacy Runners, el élite y selecto grupo de hombres y de mujeres que han participado y han completado los 33 maratones de Los Angeles hasta la fecha, después de que cruzó la línea de meta otra vez el pasado domingo 18 de Marzo.

Y como con el vino, Davis mejora con la edad. 

Esta vez, el hombre de 77 años redujo en 22 minutos su tiempo en la competencia en comparación del año pasado cruzando la línea de meta en 7 horas y 19 minutos.

Y, lo más importante, sin incidentes. El año pasado, mientras caminaba hacia el coche que lo recoge después de la carrera, Davis se desmayó y se golpeó la cabeza, terminando en el hospital esa noche y con una desagradable herida de recuerdo.

Pero admite que este año “entrené un poco más”.

“El último mes y medio estuve caminando todos los días”, le dijo al San Fernando Valley Sun Sun/El Sol, que ha estado haciendo un seguimiento de sus esfuerzos durante los últimos tres años.

“Me siento bien, estoy caminando bastante bien”, dijo Davis, que comenzó a correr después de que un amigo lo invitó a tomar el deporte hace varias décadas. Y vaya que lo hizo, corriendo continuamente durante la mayor parte de su vida adulta y mayor. 

Racha de ejecución

Así fue como entró en la carrera inaugural de la Maratón de Los Angeles en 1986. Terminar esa primera competición, recordó, fue sorprendentemente fácil. Lo hizo en poco más de cuatro horas sin entrenar para ello, ya que decidió participar porque un amigo lo había interesado en correr dos años antes, aunque no lo hacía consistentemente.

Más tarde se volvió adicto al atletismo, corriendo todos los días por la mañana, tarde o por la tarde, en el calor o el frío. En sus años más activos, llegó a correr en cuatro maratones cada año -incluso participó en el desafiante Maratón de Boston, al que clasificó después de terminar el Maratón de Portland abajo de tres horas.

También se unió a los clubes que corrían a larga distancia, desde el Valle hastar el mar o en recorridos de 31 millas a través de Santa Clarita, Placerita Canyon y el Valle. 

Durante varios tramos de su vida, corría hasta 70 millas por semana. 

A pesar de los problemas de salud de los últimos años, ha continuado participando y – lo que es más importante – terminando las 26.2 millas de la Maratón de Los Angeles cada año, convirtiéndose en un Legacy Runner, un selecto grupo de 144 individuos que no se han perdido de cruzar el final línea en más de tres décadas.

“Es impresionante ver el esfuerzo que la gente hace para mantener su legado. Algunos de ellos están cojeando y todo”, dijo Davis de sus compañeros Legacy Runners, algunos de los cuales sobrepasan ya los 80 años.

Davis también está llegandoa esa edad, pero no lo disuade, ni lo retrasa. “Durante la carrera, me sentí muy bien, me sentí muy fuerte, no arrastraba mucho los pies. Estuve caminando durante siete horas y todavía me siento bien en este momento”, dijo.

Después de terminar la carrera, dijo que estaba temblando por el frío, así que “llegué a casa y tenía una manta eléctrica y estaba encendida, pase la mayor parte del tiempo en la cama”.

La tembladera puede haber sido debido al clima.

Un aire fresco-59 grados-  con cielos nublados y humedad moderada fue lo que enfrentaron los 24,000 corredores de la Maratón de Los Angeles que desafiaron el recorridos que los lleva del Estadio de los Dodgers hasta el Muelle de Santa Monica.

Los bomberos atendieron a 72 personas por problemas médicos durante la carrera. De esos, 10 personas fueron hospitalizadas, cuatro de ellas con problemas médicos inmediatos y potencialmente mortales.

En West Hollywood, un autobús de Metro en un desvío causado por el Maratón raspó dos coches estacionados en una estrecha calle lateral. 

Corriendo fuerte

Pero Davis no sufrió ningún contratiempo.

“Nada me está doliendo”, dijo el lunes por la noche mientras se recuperaba del desafío agotador.

Pero igual tomará las cosas con calma. Descansará durante una semana.

Todo esto a pesar de tener una cirugía para reemplazar su rodilla izquierda y derecha – esa última en Mayo del año pasado.

Esa rodilla le estaba dando problemas justo el viernes pasado cuando fue a recoger su paquete de marathon.

“Apenas podía caminar. Tuve que bajar las escaleras caminando al revés”, dijo Davis. “Lo mismo me pasó hace un par de semanas cuando no podía caminar sin un bastón. Fue doloroso. El domingo me desperté y me sentí bien. El dolor nunca empeoró. 

“Mantuve un ritmo bueno, fuerte y era emocionante “, dijo de la carrera.

Y está listo para mantener la racha.

No hay más cirugías de rodilla en el futuro, por lo que espera que esto le permita entrenar aún mejor y tal vez incluso hacer un mejor tiempo el año entrante.

Pero el plan sigue siendo el mismo que ha sido durante los últimos 33 años, competir y terminar la carrera. 

“Estoy listo para el próximo año. Planeo estar allí”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *