M. Terry / El Sol

Lee Brandzel, Josh y Ethan Thomas Steinmehl están entre la bandada de seniors esperando para restaurar Taft baseball a la prominencia.

Será una semana interesante para el equipo de béisbol Toreadors de la secundaria Taft.

No tienen partidos por disputer. Pero, como programa, deben tomar algunas decisiones.

¿Esta listo este grupo de 18 estudiantes de último año para cambiar el rumbo? ¿Se acabo ya el periódo de gestación que empezó cuando muchos estaban en su primer año? ¿Esta Taft verdaderamente listo para dar la batalla en la Lilga West Valley, la más dura en la City Section, una liga que ha producido siete campeones de la División y en los últimos nueve años, incluyendo al campeón defensor Birmingham?

Los Toreadors de 2018 creen que sí, y creer es la mitad de la batalla. Han empezado relativamente bien – tienen marca de 6-4 en general antes de ir a un torneo en San Diego. Y ni siquiera las tres derrotas al hilo los desilusiona, aunque se dan cuenta que hay cosas para corregir en la práctica.

“Realmente necesitamos enfocarnos en la ofensiva”, indicó el receptor Ethan Steinmehl, de 17 años y de último año. “Necesitamos enfocarnos en lo que no tenemos, porque no hemos venido haciendo carreras. Necesitamos llenar esos pequeños huecos que hemos estado teniendo, encontrar la manera de prender la mecha. Porque hemos tenido partidos donde todo el mundo batea bien. Necesitamos encontrar la manera de ser más consistentes”.

“Nuestro equipo ha enfrentado problemas en los últimos partidos; y cuando caes en un bache, tienes que relajarte y ser tu mismo”, agrego el segunda base Josh Thomas, de 17 años y de último año. “O necesitas identificar el problema y hacer lo opuesto. Si estás tomando demasiados lanzamientos, necesitas ser agresivo. Son las pequeñas cosas combinadas con la naturaleza mental de cómo te desempeñas.

Esta semana será clave para que nosotros volvamos a la senda correcta y ganemos más partidos”.

Un obstáculo más grande – hacer que el programa se sienta relevante y competitivo de nuevo – ya ha sido superado.

Michael McNeely está ahora en su tercera temporada como entrenador del equipo titular. (Antes de eso pasó un año como entrenador del segundo equipo). En su primer año, los Toreadors tuvieron marca de 11-21, no tuvieron triunfos en la liga y perdieron en la primera ronda de los playoffs de la División I. El año pasado mejoraron a 18-15, tuvieron marca de 2-8 en la liga y fueron eliminados de nuevo en la primera ronda de la División I. 

Pero ahora, dijo McNeely, él y sus entrenadores están viendo el tipo de crecimiento y desarrollo que creen era posible cuando se hicieron cargo del programa.

“Donde estamos localizados (en el oeste del Valle) han tantas secundarias en una área muy pequeña. Recibimos muchos chicos de la Liga Infantil de Encino, y lo que no entra en Notre Dame, Crespi, El Camino Real y Birmingham”, dijo McNeely.

“Pero necesitábamos cambiar la postura mental. No creía que fueron suficientemente buenos…mi trabajo ha sido hacer que creyeran que sí lo eran. Fue un proceso gradual y al tener cierto éxito en contra de buenos equipos, ahora creen que pueden jugar al mismo nivel. Han cambiado su punto de vista”.

Los jugadores concuerdan con esto.

“Como equipo somos bastante hábiles”, dijo el shortstop y pitcher Lee Brandzel, de 18 años y estudiante de último año. “Tenemos herramientas, chicos que enfrentan las derrotas. No somos los mejores atletas, pero hemos crecido”.

“He pensado en esto por mucho tiempo”, dijo Thomas. “Desde que [McNeely] llegó al programa, ha cambiado nuestra reputación en el campo y en la escuela. Nos ha enseñado a ser mejores personas fuera del campo, que se ha transferido a nuestro desempeño en el campo”.

Esta es la razón por la que los Toreadors (que tenían un doble partido con la secundaria Dorsey de Los Angeles el sábado 17 de Marzo, el cual canceló debido al mal estado de la cancha debido a las lluvias recientes) no se preocupan de su reciente racha de baja efectividad que los ha dejado con apenas dos carreras en sus tres derrotas más recientes.

‘[Cuando empezó McNeely] su meta era escoger a personas en quienes confiaba y mantenerse con ellas, y generar esa relación que tenemos ahora. Y eso ha ocurrido”, dijo Steinmehl.

Esa conexión ha sido reforzada al ganar un par de partidos de liga el año pasado, incluyendo una victoria sobre Birmingham, y luego ganar un torneo de verano que incluyó victorias en contra de Poly, El Camino Real, Notre Dame y Chatsworth. Los Toreadors – que reanudarán sus encuentros el 26 de Marzo, abriendo en contra de Mater Dei Catholic High de Chula Vista en el torneo de primavera – sabes que es posible, especialmente esta temporada cuando la City Sectiion agregó la División Open (para los mejores ocho equipos designados) y tendrá una categoría separada de la División I. Eso significa que hay muchos espacios de playoffs disponibles. Y muchas oportunidades para tener un gran impacto para una escuela donde el football y el baloncesto han sido los atractivos por mucho tiempo.

“En el béisbol de Taft, tenemos un problema con eso”, dijo McNeely. “Ahora [los jugadores] creen que son buenos. Así que creo que quieren estar entre los mejores de los mejores. Lo que pasó en el pasado, no hablamos de eso. Pero queremos estar entre los mejores”.

Y no solo en béisbol.

“El entrenador McNeely no solo nos ha desarrollado como jugadores de béisbol, nos ha desarrollado como jóvenes adultos”, dio Brandzel. “Por el resto de mi vida, recordaré todas las conversaciones que he tenido con él. Como si tengo que pensar en algunas situaciones te preguntas ¿qué diría el entrenador? Eso es para todos, ya sea que tu relación con él sea de un año o cuatro años – no importa. Él está desarrollando a jóvenes adultos”.