M. Terry /El Sol

Beba el agua.

De hecho, beba todo lo que pueda, en lugar de refrescos carbonatados y bebidas con azúcar.

Ese fue uno de varios mensajes que se presentaron durante la exhibición “Rethink Your Drink” (Repiensa tus Bebidas) en la clínica de la Corporación de Salud del Noreste del Valle (NEVHC) en San Fernando, durante una feria de salud en esas instalaciones el miércoles 16 de Mayo.

Materiales para un estilo de vida más saludable — incluyendo comer mejores alimentos, reducir la ingesta de azúcar — se presentaron junto con agua que fue condimentada con ingredientes naturales en lugar de azúcar procesada.

La ingesta regular de sodas azucaradas puede causar estragos en el cuerpo, según Kimberly Prezioso, MS, RDN y CLE que trabaja como coordinadora de relaciones públicas para Champions for Change, organizadora de la exposición. 

“En una soda puede haber entre 14 a 22 cucharaditas de azúcar”, dijo Prezioso. “No comes tanto azúcar, ¿por qué bebes tanto?

Prezioso también proporcionó algunos otros datos.

Según el reporte LA County: A Cities and Communities Health Report, las enfermedades crónicas relacionadas con la obesidad continúan clasificadas entre las diez primeras causas principales de muerte prematura, incluyendo enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y diabetes.

Mientras que la epidemia de obesidad sigue impactando prácticamente a todos los grupos étnicos, alrededor del 27.6 por ciento de los niños y 24.9 por ciento de los adultos en el Distrito 6 del Concejo Municipal de Los Angeles; el 29.1 por ciento de los niños y el 26.1 por ciento de los adultos en el Distrito 7 — ambos distritos del área del Valle — y el 27.4 por ciento de los niños en la Ciudad de San Fernando son considerados obesos.

“En comparación”, dijo Prezioso, “los niños en Calabasas tienen una tasa de obesidad de alrededor de cuatro por ciento. La disparidad es masiva”.

Para los Latinos en el condado, la situación es mucho peor. Tienen el índice más alto de la obesidad para los adultos con 29.4 por ciento y el segundo más alto para los niños en edad escolar con 27.5 por ciento.

California tiene la tasa más alta de obesidad entre los niños de 2 a 4 años. Y a nivel nacional, 1 de cada 3 adultos y 1 de cada 6 niños (de 2 a 19 años) se considera sobrepeso.

“La obesidad es un gran problema para nuestra nación”, dijo Prezioso. “Y la obesidad infantil está también entre los problemas más graves. A pesar de que hemos hecho algunos progresos en la reducción de la tasa de obesidad, sigue progresando”.

Dijo que las comunidades de bajos ingresos a menudo se encuentran en el ojo de las compañías de mercadeo para bebidas azucaradas y comidas rápidas “porque esas poblaciones están aumentando y tienen más dinero para gastar”.

La investigación también muestra que las compañías de alimentos gastan millones de dólares y años de estudios creando un gusto por los alimentos y bebidas que realmente pueden anular la señal del cerebro al cuerpo que ya ha consumido lo suficiente.

“Hace que sea más lucrativo para las empresas ir tras esos dólares”, dijo Prezioso. “Usted puede tener un ‘pantano de alimentos’ y un ‘desierto de alimentos’, que significa que no hay acceso a productos saludables, frescos y alimentos saludables, mientras que está inundado por comidas rápidas — en los mismos vecindarios”.

Esas campañas de mercadeo pueden hacer esfuerzos paralelos con los esfuerzos de la industria tabacalera para atraer a jóvenes y adultos jóvenes a fumar cigarrillos.  

“En otros países de todo el mundo se ha promulgado legislación para disminuir la eficacia de la comercialización de los niños y las personas de bajos ingresos. Pero nuestro país no ha hecho eso”, dijo.

Prezioso sí indicó que hay esfuerzos últimamente para agregar impuestos a las bebidas azucaradas y sodas, pero insiste, “la publicidad es todavía un problema masivo. Los niños pequeños no pueden diferenciar entre fantasía y realidad. Ellos ven algo en la televisión y no piensan ‘están tratando de conseguir algo de mí’. 

“Son vulnerables y altamente susceptibles al mercadeo. Y el gran volumen de comercialización en estos días muestra que las empresas están vertiendo miles de millones de dólares en el objetivo de los niños y familias de bajos ingresos. Y no sólo en la televisión, sino en los medios sociales, a través de celebridades… está en todas partes”.

Monsi Portillo, quien estaba presentando literatura y dando bebidas a la gente, dijo “queremos que nuestros miembros de la comunidad aprendan más sobre bebidas y bebidas saludables, y no opten por las bebidas azucaradas. Es una gran lucha… [las sodas] ciertamente están arraigadas en la cultura. Pero estamos tratando de darle a la gente diferentes opciones para que puedan tomar mejores decisiones”.

NEHVC está patrocinando Champions for Change a través de una subvención de tres años y $880,000 otorgada por el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Angeles con fondos del Departamento de Salud Pública de California y del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Los esfuerzos clave bajo la iniciativa incluyen la enseñanza de habilidades fundamentales tales como cocinar, leer etiquetas de alimentos, comprar con un presupuesto, cultivar frutas y verduras, e introducir maneras de bajo costo y divertidas para ser físicamente activo. Además, las comunidades en todo el Condado serán identificadas para ayudar a mejorar el acceso a alimentos más saludables y aumentar las oportunidades de ser físicamente activos en una variedad de entornos, incluyendo centros de cuidado infantil temprano, escuelas, organizaciones basadas en la fe, tiendas de la esquina, parques, obras, y ciudades.

Rosa Rodríguez, que estaba visitando la clínica, escuchó atentamente la presentación de Portillo, y bebió una muestra del agua del aromatizada con menta y fresas.

“El agua es mejor para ti. La soda tiene azúcar. El agua no” dijo Rodríguez, que mencionó que tiene diabetes tipo 2. “Apoyo trabajar en la salud juntos”.