M. Terry / El Sol

Sí, son número 1 -- El equipo de softball de la secundaria Chatsworth celebran al ganar el campeonato de la División Open de la City Section.

Las rachas ganadoras son más frágiles que las telarañas. Y cuanto más duran, más frágiles se hacen.

Es por eso que lo que el equipo de softball de la secundaria Chatsworth hizo para ganar la División Open de la City Section de Los Angeles 2018 es bastante impresionante y sólo crecerá en leyenda a través de los años.

Al derrotar a la secundaria San Pedro 4-1 en el juego de campeonat disputado en la Universidad Estatal de California Dominguez Hills el sábado, 19 de Mayo, Chatsworth hicieron algo impresionante en el camino a su segundo campeonato de softball de la ciudad en los últimos cuatro años.

En resumen, las Chancellors (22-5), después de caer 2-0 ante Ventura Santa Paula en un partido de un torneo el 17 de Marzo, se negó a perder el resto de la temporada. Ganaron sus últimos 18 partidos, incluyendo la final.

El título 2018 se coloca muy bien con el título de la División I cuando el equipo de 2015 ganó el primer campeonato para Chatsworth. 

“Ni siquiera sé cómo describirlo ahora mismo. Es tan surrealista”, señaló Ruby Salzman, jugadora de las Chancellors, quien pegó home run contra San Pedro en la final del sábado.

Salzman, una alumna de último año que asistirá a la Universidad West Texas A&M en Canyon, Texas el próximo otoño, era una estudiante de primer año en el equipo 2015 que tuvo marca de 30-5 en general. (El equipo de 2015 no tuvo la oportunidad de coincidir con ese récord porque varios de sus juegos de la temporada regular fueron cancelados y no reprogramados.) El equipo de 2015 tenían una gran confianza y rebosaba en talento. Era también un equipo que probó constantemente al entonces entrenador de primer año John Forgerson, pero también aceptó en su círculo a estudiantes con los nervios de primer año como Salzman.

Forgerson dijo que los niveles de talento de los dos equipos eran similares.

“Pero había una gran diferencia entre ellas”, dijo el entrenador. “[El equipo de 2015] había estado en el juego de campeonato otras dos veces. Estaban especialmente hambrientas y sabían que algo necesitaba cambiar [para ganar].

“[El grupo de 2018] pensaba que podían llegar a la final y querían estar allí. Ese grupo [de 2015] sabía que podía llegar allí. Eso es una gran diferencia en la forma en que enfrentaron la temporada. Como estudiante de primer año, Ruby estaba asombrada de ese grupo — ellas eran el equipo más talentoso con el que había jugado. Y ella era una chica que intentaba encajar. Cuando hablamos de metas para esta temporada, el punto clave de esa conversación era ‘ahora tienes que ser una de esas personas a las que admirabas’”.

Salzman, capitana del equipo de 2018, aceptó. Ella hizo lo que pudo para ayudar a la novata  Amber Toven, y jugadoras que se transfirieron a la escuela como Isabella Paganini, y las hermanas Emily y Ava Justman para que se sintieran aclimatadas en Chatsworth y cómodas con sus nuevas compañeras de equipo. Y aceptó con voluntad cualquier papel que Forgerson le pondría en esta temporada, incluyendo batear en el novena lugar.

Las hermanas Justman llegaron a Chatsworth desde diferentes escuelas — Ava, una estudiante de segundo año y una lanzadora, estaba en Granada Hills mientras que Emily, una estudiante de tercer año y catcher, estaba en Oaks Christian. Querían asistir a la misma escuela y jugar con el mismo equipo. Granada Hills no pudo inscribirlas a ambas, pero Chatsworth sí. Y ambas hermanas fueron las principales colaboradoras del éxito de las Chancellors el sábado.

Ava, lanzando a Emily, se fue invicta esta temporada (13-0). Ella fue una roca sólida contra San Pedro (19-15-1) el sábado, permitiendo apenas tres hits mientras ponchaba a 10 y permitía una base por bolas en un juego completo. Las Pirates consiguieron su única carrera en la sexta entrada, después de que las Chancellors habían construido una ventaja de 4-0.

“Me sentí increíble. Yo estaba tan feliz”, dijo Ava después del juego. “Su equipo realmente luchó. Pero estoy orgullosa de mi equipo; realmente cumplimos a base de hits”.

Emily fue más necesaria por sus habilidades de captura esta temporada que con su bate. Sin embargo, pegó un par de dobles y anotó dos carreras el sábado.

Su primer hit llegó en la parte baja de la primera entrada, y ella anotó en una bola pasada para darle a Chatsworth una ventaja rápida de 1-0. Y Emily estaba en medio de una explosión de tres carreras de las Chancellors en la parte baja de la quinta entrada. Después del home run de Salzman con un out – el novena suyo en la temporada, y su séptimo en los últimos cinco juegos de Chatsworth – Emily pegó otro hit para llegar a dos bases.

Toven, que estaba en la primera base con el segundo de sus dos hits, pasó a la tercera base y anotaría en un hit de sacrificio de Paganini. Emily llegó al home con la última carrera de Chatsworth momentos después con un doble de Jasmine cuando había dos outs.

Briana Velázquez, la lanzadora inicial de San Pedro y una estudiante de segundo año que ponchó a seis y caminó tres, mientras permitía ocho hits en seis entradas, lanzó de forma creíble y en un día diferente podría haber disfrutado de un mejor destino. Ella fue una de varias jugadoras que brilló en los cuatro juegos de campeonato jugados aquí el sábado, lo que sugiere que el softball de la ciudad en el Valle podría estar en un lugar muy bueno los próximos años – dependiendo, por supuesto, con qué frecuencia el Valle (y otras) zonas deportivas se ven alterados por transferencias de jugadores. Las Pirates son un equipo joven, y esperan ser contendientes en las próximas temporadas.

Así también lo espera Chatsworth, que sólo tenía cinco alumnas de último año en el equipo de este año.

Hay que recordar, esa racha ganadora aún no ha terminado.