M. Terry / El Sol

Los Conquistadores - Myles Williams, Dupree Fuller Jr. y Matt Flynn (izq.-der.) esperan liderar El Camino Real a un tercer título de la liga West Valley. 

Construir una cultura, un programa, una identidad, como quieran definirla, usualmente no ocurre de forma rápida o aleatoria. Es una construcción pieza por pieza, no prefabricada.

Jeff Falgien está comenzando su cuarta temporada como entrenador en jefe en la secundaria El Camino Real. Antes de eso él pasó varios años como ayudante del entonces jefe entrenador Kevin Williams, que gozó de varios grados de éxito aquí. Falgien podría haber mantenido las cosas como estaban, incluyendo el sistema ofensivo doble Wing-T que Williams usaba. Pero Falgien y su personal han pasado mucho tiempo reconfigurando las filosofías y esquemas ofensivos de la ECR.

Y Falgien no cree que el trabajo se detiene cuando los jugadores salgan del campo de prácticas.

“El récord de triunfos-derrotas es importante”, dijo el entrenador. “Pero para mí… Si nos enfocamos en crear hombres de carácter, e inculcar una comprensión de la disciplina y la ética de trabajo, una vez que se logre que acepten eso— y se establezca ese nivel de confianza — las victorias-derrotas llegan por sí mismas”.

Algo ha funcionado. Los Conquistadores han ganado dos títulos consecutivos de la Liga West Valley — 2016 y 2017 — y han ido invictos en los partidos de la Liga en ambos años. El equipo del año pasado tuvo que balancear mucho, perder los cinco juegos fueran de liga, ganar los cinco partidos de la liga, a continuación, ganar su primer partido de ronda contra la secundaria Hamilton de Los Angeles en los playoffs de la División de la City Section antes de caer ante la secundaria Garfield de Los Angeles en los cuartos de final, y terminar el año con marca de 6-6.

“Por primera vez en la historia de la escuela hemos tenido campeones consecutivos de la Liga”, dijo Falgien. “Esos éxitos son divertidos para celebrar y disfrutar. Pero honestamente, lo que están haciendo fuera del campo — en cuanto a devolver a la comunidad, trabajar en los bancos de alimentos y las misiones de rescate — eso también establece un programa de fútbol bien redondeado”.

Una cosa que ha generado ganar la Liga West Valley para El Camino Real es crear un nivel de confianza silencioso pero evidente que impregna a lo largo del programa. El equipo es colectivamente más joven esta temporada; la lista estará dominada por jugadores de primer y segundo años, algunos de ellos todavía crecen en sus cuerpos y algunos de ellos con poca experiencia en el primer equipo. Dicho esto, el nivel de talento es aparente, y los jugadores esperan plenamente competir por un tercer campeonato de West Valley, y tal vez más.

“Es como dice el entrenador, un grado más para los tres. Quiere decir dar un por ciento más [de trabajo]“, dijo Dupree Fuller Jr., de 16 años y estudiante de último año, que mide 6-3, y pesa 215 libras, y esta preparado para jugar múltiples posiciones.

“¿Sabes cómo hierve el agua a 212 grados? A las 211 es muy caliente. Pero si añades un grado más, se hierve. Añadir un grado más nos hace trabajar más duro.

Matt Flynn, de 17 años y estudiante de último año que está en mide 6-2 de alto y pesa 225 libras, encabeza la lista de linebackers que será la unidad más experimentada en el equipo. “Todos tenemos más o menos tres años en el primer equipo”, dijo. Se espera que no sólo lideren la defensa, sino que también establezcan un estándar de ética de trabajo y juego de conjunto para el resto del equipo.

“Sentimos la responsabilidad [de liderar] pero también confiamos en todos los que nos rodean”, dijo Flynn. “Siento que [mezclar] a los chicos más jóvenes con los que tienen experiencia puede ayudarnos a conseguir ese empuje para esperar una carrera de playoffs más profunda”.

Myles Williams es uno de esos “chicos más jóvenes” a los que Flynn se refiere. Con 6-3 de alto y pesa 200 libras, Williams — que se está preparando para jugar tight end y defensive end — ya tiene la capacidad física para el primer equipo. Pero el estudiante de segundo año de 15 años de edad, sólo recibió un pequeño muestreo el año pasado, apareciendo brevemente en los dos juegos de playoff del equipo después de pasar su primer año principalmente en el segundo equipo.

“Me han dicho (otros jugadores) que espere un nivel más alto de fuerza y un ritmo más rápido del juego”, dijo Williams. Él planea incorporar el mantra del equipo en su juego. “no nos rendimos fácilmente. No renunciamos a la pelea. Si quieres algo, tienes que tomarlo de nosotros. Siempre ha sido [de esa manera] aquí, por lo que he visto”.

Un tercer campeonato de liga consecutivo será un reto para El Camino Real. Birmingham es un competidor perenne. Las secundarias Cleveland y Granada fueron trasladadas a la División I de la ciudad esta temporada y se espera que tengan un impacto definitivo. Taft (División II) y Chatsworth (División III) son capaces de arruinarle los sueños a cualquiera.

Y el calendario fuera de liga – comenzando con San Buenaventura de Ventura el 17 de Agosto, seguido por Reseda, Sylmar, Agoura y Crespi-pondrá a prueba a los Conquistadores temprano y a menudo.

Pero también es el tipo de calendario, con los resultados apropiados y un poco de suerte, que puede hacer de la ECR un competidor legítimo en los playoffs en Noviembre.

“Creo que podríamos ser algo realmente grande”, dijo Flynn. “Se ha estado construyendo los últimos dos años”.

Falgien, como suelen hacer los entrenadores, no ve demasiado lejos por el camino.

“Nuestro objetivo es ganar siempre la liga primero. Pero creo que es una realidad“, dijo. “Tenemos un montón de buen talento. Seremos jóvenes este año, y eso trae su propio conjunto de obstáculos y desafíos. West Valley va a ser una liga fuerte. [Pero nuestras] esperanzas están ahí. Y si podemos estar sanos y mantener las calificaciones en la dirección correcta, deberíamos estar bien”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *