El proyecto de $1.3 billones está financiado por la medida R y la medida M, esta último un impuesto de medio centavo a las ventas que los votantes del Condado de Los Angeles aprobó en Noviembre, así como SB1, el impuesto de 12 centavos en la gasolina que entró en vigor el año pasado y proporciona fondos para los proyectos de transporte a través de el estado. SB1 es ahora el objetivo de una medida para revocarla, que estará en la boleta electoral de las elecciones generales de Noviembre.

Varios funcionarios en la ceremonia realizada en la estación Van Nuys de la Línea Orange aprovecharon la oportunidad para pedir a los votantes que mantuvieran la medida, diciendo que la derogación pondría en peligro este y otros proyectos. 

La ley de Reparación y Rendición de Cuentas de 2017 (SB 1) impone un impuesto de 12 centavos a cada galón de combustible y aumenta los costos de matrícula de automóvil de $25 a $175, dependiendo del valor del vehículo. Entró en vigencia el año pasado y fue aclamado por funcionarios del estado como una manera de ayudar a pagar por un estimado de $67 billones de atraso en la reparación de carreteras y puentes. 

Pero los republicanos han ridiculizado la medida, argumentando que simplemente añade dinero a las arcas del estado para ser utilizadas por el gobierno como le plazca.

Su oposición condujo a un esfuerzo para llevarlo a la boleta electoral, y el mes pasado, el Secretario de Estado Alex Padilla anunció que una iniciativa para revocar el llamado impuesto de gasolina de California estará en la boleta electoral general del 6 de Noviembre.

Los candidatos republicanos para gobernador salieron en contra del impuesto y trabajaron para reunir firmas.

John Cox, candidato a gobernador y presidente del esfuerzo para revocar el impuesto sobre la gasolina emitió la siguiente declaración con respecto a su calificación para la boleta electoral. “Este es un mensaje a los millones de californianos olvidados ignorados por la élite política de Sacramento, la ayuda está en camino”, dijo Cox. “Que esto también sea un mensaje a cada interés especial en Sacramento, vamos a por ti. Puedes gastar más que la gente, pero no puedes vencer a la gente, porque hay más de nosotros que de ti”.

Mientras tanto, el Gobernador Jerry Brown anunció que lo defenderá, mientras se prepara para dejar el puesto.

“Esta medida defectuosa y peligrosa impulsada por los aliados de Trump en Washington pone en peligro la seguridad de millones de californianos al impedir que las comunidades locales reparen sus caminos y puentes en ruinas. Sólo di no”, dijo Brown en Twitter.

En la reunión del viernes pasado en Van Nuys, donde funcionarios de la Agencia Estatal de Transporte del estado de California presentaron al alcalde y otros líderes de la ciudad con un cheque gigante por $407 millones en fondos provenientes de la SB 1 para apoyar el proyecto de tren ligero, varios funcionarios estatales pidieroon al público decir no a la derogación del impuesto sobre la gasolina, diciendo que esto pondrá en peligro este y otros proyectos.

“Necesitamos derrotar la medida que va a estar en la boleta de Noviembre”, dijo el miembro de la Asamblea Estatal de California, Adrin Nazarian.

“SB 1 cuesta al ciudadano promedio alrededor de $50 al año. Son $4 dólares al mes, dos tazas de café de Starbucks. Esto es lo que tiene preocupada a la gente”, dijo para su parte el concejal de la ciudad de Los Angeles, Paul Krekorian. “SB 1 es una medida de transporte de vital importancia”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *