M. Terry / El Sol

Listos para correr -- El quarterback de los Mustangs, José Tejeda (izq.) y el offensive lineman Jonathan Macías quieren que su último año de secundaria termine en un juego de campeonato.

El sistema atlético actual de recompensa/fracaso en deportes de la City Section que puede realinear a equipos con sus diversas divisiones competitivas sobre una base anual puede ser una bendición y una maldición para los programas de football como el de la secundaria Arleta.

Los Mustangs sólo han estado jugando football de 11 hombres en el nivel Varsity desde 2007. (La escuela abrió por primera vez en 2006.) Pero comenzando con su primer entrenador en jefe Jeff Engilman, continuando bajo Dan Kelley y actualmente bajo Bill Coan, Arleta ha acumulado una reputación de “jugar más grande de lo que somos”, dijo el quarterback José Tejeda con un toque de orgullo.

Eso puede ser genial para que una super temporada o participación en los playoff, cuando hay suficientes jugadores que también tienen los grandes cuerpos para ir con los grandes corazones. Pero puede ser difícil de sostener en la División I de la ciudad; sólo unos pocos programas – en particular el campeón defensor División Open Narbonne de Harbor City – pueden mantener una corriente constante de alto nivel y talento listo para la Universidad que fluye cada temporada.

Arleta ha pasado las últimas siete temporadas en la División I, y ha tenido buenos, justos, y casi grandes equipos.  Pero los Mustangs no han ganado un título desde que ganó el campeonato de la Invitational de la Ciudad (ahora División II) en 2009. El año pasado fue un buen año — 8-4 en total y siendo invicto en la Liga East Valley (6-0-0). Sin embargo, la derrota de 54-0 ante San Fernando en los cuartos de final de los Playoffs de la División I fue aplastante, al menos en el marcador.

El año anterior, los Mustangs tuvieron marca de 12-0 entrando en las semifinales, pero no pudieron mantener el ritmo de la secundaria Crenshaw de Los Angeles, perdiendo 26-17.

Esa semifinal marcó lo más lejos que cualquier equipo de Arleta ha ido en los playoffs de la División I. Es como si hubiera un punto hasta donde puede ir Arleta, pero no puede ir más allá contra los mejores equipos de la División I de la ciudad.

Esta temporada los Mustangs están de vuelta en la División II. Es un movimiento que, si nada más, le da a Arleta un respiro para reconfigurar la profundidad y la fuerza de su programa, y luego pedir (o ser automáticamente) trasladado de nuevo cuando sea capaz de competir bastante contra los chicos más grandes.

El movimiento también podría dar a Arleta una oportunidad legítima de aparecer en el juego de campeonato de la ciudad 2018 a finales de Noviembre.

“En la División I, estábamos bien”, dijo Coan, que está entrando en su quinta temporada. “No era como si nos estuvieran sobrepasando cada año; solo tuvimos un mal año. Así que vamos a ver cómo nos va… en cuanto a los números, será interesante ver lo que hagamos.

“Me gustó la División I. Pero no importa. En Chatsworth, gané en la División II. Todavía vamos a jugar contra un equipo de División I (Venice), así que vamos a tener una probadita. Y también jugamos contra Rock Eagle… son como nosotros. Van a realinear cada año como nosotros, ser buenos en la División II y tal vez luchar un poco en la División I”.

 Desafortunadamente para los Mustangs, su jugador ofensivo más explosivo, el running back E.J. Gable — que corrió para 1,465 yardas y 25 touchdowns — decidió trasladarse a la secundaria Sierra Canyon.

Pero hay otros talentos. Tejeda, quien compartió los deberes de quarterback en la temporada pasada con Víctor Espinosa, tiene el trabajo para sí mismo. (Espinosa también decidió trasladarse, y ahora está en la secundaria Cleveland). Tejeda tiene objetivos probados a lanzar al wide receiver Damien Sanchez y al tight end Gio Gonzalez. Y Tejeda, más que un quarterback corredor, está tomando el verano para convertirse en un mejor lanzador.

Él dijo que aunque los jugadores eran inicialmente tibios a la idea de volver a la División II, ahora hay una emoción genuina sobre lo que es posible esta próxima temporada.

“Tenemos mucha confianza”, dijo Tejeda, de 17 años de edad. “Tenemos la mayoría de nuestros titulares ofensivos que regresan. Hay algunos en la línea ofensiva que se fueron porque eran estudiantes de último año. Pero conocemos el sistema; podemos salir corriendo ofensivamente”.

Nutriendo esa confianza en Tejeda y otros es el centro Jonathan Macias, un titular del primer equipo por tres años, que ve que el equipo continúa mejorando.

“Recuerdo mi primer año de Varsity. Ese no era el mejor equipo”, dijo Macias, de 17 años de edad. “Tuvimos algunos problemas; simplemente había demasiados problemas. No era un talento, pero no estábamos en lo mejor. El año pasado fue mucho mejor, yo lo llamaría reconstruir, pero éramos un equipo mucho mejor que hace dos años.

“Creo que este grupo tiene mucho potencial. Hay un montón de jóvenes talentos que vienen desde el año pasado. Hemos perdido un montón de personas de último añp, pero veo un montón de talento en los chicos más jóvenes. Y es el momento para que ellos den un paso adelante”.

Todo comienza para Arleta en la cancha de la secundaria Los Angeles el 17 de Agosto. Los partidos de la Liga comienzan en Septiembre contra la secundaria Grant, que se espera que sea la principal competencia de los Mustangs para el título de la Liga East Valley, aunque Coan ciertamente no descuenta a Chávez- “realmente nos dan pelea”-Monroe, North Hollywood, Poly y Verdugo Hills.

Diez juegos para dar forma a un destino y establecer credibilidad.

“Nuestra temporada [fuera de liga] sigue siendo tres escuelas de la División I y una escuela de la División II”, dijo Coan. “Grant sigue siendo de la División I… para nosotros cada juego es un juego de playoffs, porque dicta lo que hacemos en los playoffs y donde estamos sembrados”.

Y si los Mustangs llegan a la postemporada, no debería haber obstáculos obviamente imposibles para tratar de navegar.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *